5 motivos para ir a trabajar en bicicleta

Descubre una manera divertida y sana de ir al trabajo

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 13/03/2018

Continuando con mi saludable apología a la bicicleta, en esta entrega quiero ofrecerles algunas razones importantes por las que ir al trabajo en bicicleta es una excelente idea. Son solo cinco, pero cada una vale un millón.

1. Es divertido: al contrario del estrés que sentimos cuando vamos en transporte público, taxi o nuestro propio auto, andar en bicicleta brinda una enorme sensación de libertad, felicidad y tranquilidad. Lo anterior nos permite empezar el día siendo más productivos, teniendo una sonrisa en el rostro, mucha energía y motivación a borbotones, sumando así varios puntos a nuestro favor y al de nuestro empleador para enfrentar con mayor éxito una exigente jornada de trabajo.

2. Es económico: felizmente las bicicletas no usan gasolina y estacionarlas no tiene costo, permitiéndonos así ahorrar dinero que podemos destinar a otras necesidades. Manejar bicicleta es “casi” gratis y el impacto ambiental que genera es bajísimo.

3. Es saludable: ya de esto hablamos en la entrega anterior, pero además de ser un excelente y seguro ejercicio que te permite quemar un promedio de 200 calorías cada 30 minutos, es un gran medio de transporte que te lleva de manera rápida y amena a tu destino. En el proceso estás cuidando tu salud física, mental y emocional, sin el costo adicional que implica pagar un gimnasio, y bueno, quizás un psicólogo ;).

4. Es cómodo: montar bicicleta para ir al trabajo es bastante práctico. Recomiendo adquirir un asiento acolchado (compré uno en la Avenida Grau por 40 soles), instalar una canasta para que puedas llevar algunas cosas que vayas a necesitar en el trabajo (lonchera, cartera o maletín, por ejemplo) y una camisa extra para poder cambiarte una vez que llegas al trabajo.

5. Es rápido: el tráfico cada día está peor. Aunque muchos piensen que toma tiempo, la verdad es que es bastante más rápido. Pero siempre considera salir con un poco de tiempo adicional para que no tengas que apurarte y así puedas relajarte y disfrutar más tu trayecto. Si tienes un compañero/a de trabajo que vive cerca, anímalo/a y podrían hacer la ruta juntos.

Recomiendo establecer metas pequeñas e ir poco a poco. No tienes que conducir al trabajo en bicicleta todos los días. Quizás empezar un día a la semana y luego progresivamente aumentar. La primera vez podrías probar un sábado o domingo y reconocer el camino y el tiempo promedio que te tomará llegar a tu centro de trabajo. Recuerda que la ruta más corta no siempre es la más segura, y no solo debes estar atento a los carros, sino también a los peatones. Lo que sí puedo prometerte es que ir al trabajo en bicicleta es una fuente increíble de sana felicidad e inagotable entusiasmo y bienestar.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios