6 ideas para contribuir con el cuidado del planeta

Antes de eliminar algo que no utilizas, piensa en donar o reutilizar, así contribuirás con la sostenibilidad

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 12/11/2015

Son demasiados años ya en los que las personas hemos medido nuestra valía en función no de quiénes somos sino de lo que tenemos y podemos adquirir. Nuestra felicidad parece estar marcada por nuestra capacidad de compra y la enorme obsesión por tener más y mejores cosas: la tablet más delgada, el celular más inteligente, las zapatillas que corren casi solas, los tacos aguja un año y al siguiente los de plataforma, el auto maravilla, entre otros objetos que llenan nuestros cajones, nuestro ego e imagen. Hasta estamos dispuestos a trabajar cada vez más sólo para estar “in”. Tenemos más cosas materiales pero estamos más deprimidos porque tenemos menos tiempo para hacer aquello que nos hace realmente felices: nuestro tiempo familiar, personal, social, etc.

Esa manera desmedida en la que producimos y consumimos no nos ha permitido detenernos a pensar para qué necesitamos tanto. Tampoco nos detenemos a pensar de dónde vienen nuestras cosas y a dónde se van cuando las dejamos de usar. Esto ha llevado a una situación de sobreexplotación de los recursos del planeta. Este sistema lineal de extraer, producir, distribuir, consumir y desechar no es sostenible en un mundo finito como el nuestro.

Por ello me permito darles 6 ideas para cuidar el planeta y reconectarnos con nosotros mismos y con aquellos que nos rodean. Estas acciones pueden ser un gran aliado para la felicidad propia y para ayudar al planeta.

1. Acostúmbrate a donar. Vivimos en un país con grandes necesidades básicas insatisfechas. Si ya no utilizas algo, no lo botes: busca albergues, parroquias, hospitales, donde puedan ser reutilizados. Además de contribuir con el planeta, puedes convertir dicha acción en una tradición familiar con la que los pequeños aprendan a apreciar lo que tienen y la importancia de la solidaridad. Es cierto que cuando uno da recibe mucho más. Ningún nuevo pantalón o par de aretes superará esa felicidad.

2. Comparte con los amigos. Una oportunidad para reconectarte con tus amigos es prestar y prestarse cosas que no vayan a necesitar por mucho tiempo: un libro, revistas, juegos, películas, etc. Promuevan reuniones para verse y de paso llevar las cosas que al otro le podrían gustar y viceversa.

3. Caridad en tu comunidad. Promueve con tu familia y amigos un programa donde los menos favorecidos de tu comunidad tengan un lugar donde recoger cosas que necesiten y que otros ya no las utilicen.

4. No bote, repara en conjunto. Crea un grupo de amigos, colegas del trabajo o familiares para que una vez al mes se reúnan y se ayuden unos a otros a reparar objetos que se hayan roto o dañado.

5. Reduce con la tribu. En familia, pongan metas para reducir el consumo de agua y electricidad en casa. Por ejemplo, pónganse como objetivo reducir el consumo en 15% al mes y busquen a sus hermanos, primos y amigos para concursar y ver quién ha logrado los mejores resultados. Compartan las prácticas que les han servido para lograr el cometido. Pueden usar el dinero ahorrado para hacer cosas divertidas en familia: ir de paseo, , hacer un picnic en el parque, ir a la playa o lo que se les ocurra.

6. Cuida las plantas. Crea un espacio en tu casa o departamento para tener una maceta, o un pedazo de jardín donde los niños puedan aprender a cuidar las plantas. Es una posibilidad de crear conciencia y amor por el planeta. La ONG Ania tiene una metodología que todos podemos poner en práctica.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios