8 consejos para que los colaboradores se identifiquen con la Responsabilidad Social de su empresa

Sigue estas recomendaciones que te ayudarán a promover una conciencia social entre tus trabajadores

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 28/04/2015

La responsabilidad social corporativa hoy es mucho más que promover cambios sociales y ambientales positivos en el mundo. Es la toma de consciencia de una organización ante la responsabilidad que tiene sobre los impactos sociales, económicos y ambientales, que sus actividades y decisiones generan y los mecanismos que institucionalizan para abordarlos de manera seria y decidida a lo largo de toda su cadena de valor. Esta visión, mucho menos filantrópica y más estratégica y alineada a una gestión de riesgos, permite una coherencia organizacional y una activa contribución al desarrollo sostenible que se traduce en muchos beneficios, entre ellos, trabajadores más identificados, comprometidos y leales con su empresa.

Ahora, en lo cotidiano y para lograr lo anterior, es fundamental que una organización que es socialmente responsable genere mecanismos que permitan mantener la identificación y por ende la motivación del talento humano con respecto a la responsabilidad social de la organización y para ello recomiendo 8 estrategias que son una lista de mínimos sin un orden específico, porque el ahorro de energía y un reporte de sostenibilidad ya no son suficientes para lograrlo:

  1. Un campeón interno: identificar y nombrar en cada área a un representante de responsabilidad social, que sea un líder informal, con poder de convocatoria e influencia y que naturalmente tenga el deseo de trascendencia social y ambiental (a modo de ejemplo, un bombero voluntario, personas que estén o hayan estado comprometidas con organizaciones sin fines de lucro, entre otros) para que se convierta en el vocero de las iniciativas de responsabilidad social que la empresa desarrolla en sus unidades.

  2. Generar espacios de participación: Dentro de lineamientos claros sobre lo que la empresa es y hace en materia de sostenibilidad y sin perder el enfoque estratégico de gestión de impactos, generar espacios en los que los colaboradores y sus familias puedan palpar el beneficio que se está logrando en las comunidades en las que operan con las intervenciones sociales y ambientales promovidas (los programas de voluntariado corporativo son sumamente útiles para este propósito). Ahora, es importante que esto no se reduzca únicamente a jornadas eventuales, sino a la posibilidad de programas continuos y diversos que se constituyan en plataformas de participación enfocados en los intereses de los colaboradores y evidentemente las necesidades de los beneficiarios (existe un menú de posibilidades para implementar el programa que va desde el voluntariado de transferencia de capacidades, pasando por experiencias como las del Banco del Tiempo permanente con alternativas vinculadas a organizaciones sin fines de lucro, etc).

  3. El poder de elegir: Siguiendo el punto 2, vayan más allá, generen espacios donde los colaboradores puedan proponer, de manera personal o en equipos, proyectos alineados al enfoque de responsabilidad social de la empresa que generen una diferencia en el trabajo y mejoren los impactos sociales, económicos y ambientales. Por ejemplo, buscar soluciones creativas e innovadoras para promover ahorros o mejoras a los procesos cotidianos o experiencias alternativas para recaudar fondos para ciertas causas urgentes.

  4. Liderar con el ejemplo: Es fundamental que el gerente general y su primera línea, como en el campo de batalla, lleven la bandera y estén en primera fila. Ya sea en los discursos cuando se dirigen a toda la empresa, en los eventos de premiación, en las jornadas voluntarias, etc es fundamental que los colaboradores vean y sientan genuinamente que sus líderes están comprometidos y creen en que gestionar un negocio exitoso no sólo pasa por garantizar beneficios económicos sino también por generar impactos positivos en las sociedades en las que operan como condición de base.

  5. Comunicar: generar mecanismos y espacios de información internos (boletines, intranet, presentaciones, etc) de lo que se está logrando con las iniciativas de responsabilidad social permite que toda la empresa y no sólo el área encargada estén enteradas de los avances que las intervenciones están generando (reducción de consumo de agua en una planta, cantidad de niños beneficiados con una campaña de salud, etc).

  6. Reconocer y celebrar: generar espacios para visibilizar a los colaboradores comprometidos, premiarlos es fundamental para lograr mayor motivación y sobre todo para demostrar que dicho comportamiento es valorado por la organización como una contribución fundamental al éxito del negocio.

  7. Indicadores de desempeño: Muchos de los bonos económicos están orientados al cumplimiento de objetivos tradicionales. Sería interesante que también se puedan incorporar en la descripción de los puestos de trabajo y en los bonos, indicadores de desempeño ligados a objetivos cumplidos en materia de responsabilidad social y ojo, no sólo de aquellos colaboradores vinculados al área encargada, sino a todos los trabajadores de una organización.

  8. Valores organizacionales, valores personales: Alentar y proporcionar facilidades para que los colaboradores traduzcan los valores de sostenibilidad de la empresa a sus vidas personales y familiares y que la empresa sea un vehículo para ello. Por ejemplo, promover utilización de bicicletas, lo cual implica tener duchas y estacionamientos especiales dentro de la empresa.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios