¿Adquirir una vivienda hoy o tener una mejor pensión en el futuro?

Te contamos los pros y contras si decides retirar el 25% de tu fondo

Posteado por: José García Puntriano , 17/08/2016

Cumplir el sueño de tener tu casa propia ahora está más al alcance gracias a las normas publicadas recientemente que posibilitan el uso, por parte de los afiliados a una AFP, de hasta el 25% de tu Fondo de Pensiones para el pago de la cuota inicial destinada a adquirir un primer inmueble, ya sea casa, terreno u otro tipo de propiedades, a través de un crédito hipotecario otorgado por una institución del sistema financiero o para amortizar tu deuda hipotecaria con respecto a un primer inmueble.

No hay duda de que contar con un techo propio no sólo es cumplir una ilusión, sino que permite obtener la tranquilidad de tener un lugar donde vivir sin tener que pagar arriendo, lo cual es especialmente importante en periodos cuando no hay ingresos o estos han disminuido. Además, si bien el precio de la propiedad puede subir o bajar en el tiempo, parte importante del valor se suele preservar en el mismo bien.

Por otro lado, contar con un inmueble propio puede permitir generar algunos ingresos, si se arriendan habitaciones o estacionamientos o si se entrega en alquiler la propiedad mudándose a una con un precio de arriendo menor.

Inclusive, de aprobarse las regulaciones para las operaciones de hipoteca revertida, podría efectuarse un acuerdo con una institución financiera para recibir un pago mensual de por vida a cambio de que al fallecer la propiedad pase a ser de la institución financiera y ya no herencia para quienes correspondiese.

Si bien el contar con un inmueble propio puede generar muchos beneficios, es necesario no perder de vista que también es muy importante el poder contar con al menos una fuente de ingresos, estables y suficientes, durante la etapa de la adultez cuando ya no sea tan fácil generarlos o trabajar con la misma energía y vitalidad de siempre.

Para este último objetivo se crearon, en prácticamente todos los países del mundo y desde hace mucho tiempo atrás, sistemas de acumulación de ahorro durante la etapa de actividad laboral para poder disponer de esos ahorros en la etapa del retiro. En Perú, la ONP y las AFP son los principales administradores de ese ahorro para la pensión.

Utilizar hasta el 25% del ahorro para la pensión que se tenga en la AFP en adquirir el primer inmueble, reducirá naturalmente el monto que se tenga ahorrado en la AFP. Es preciso recordar también que para los afiliados a una AFP al llegar el momento de la jubilación se identifica cuánto es el monto disponible en el Fondo de Pensiones para determinar a partir de ese monto cuál será la pensión que se puede obtener.

En otras palabras, si se retiró durante la etapa de ahorro hasta el 25% del fondo para efectos de adquirir el primer inmueble, se llegará al momento de la jubilación con un menor fondo y se obtendrá por lo tanto una menor pensión.

Por otra parte, los afiliados que efectúan sus aportes para su Fondo de Pensiones, con un requisito de 4 aportes en los 8 meses anteriores al siniestro, están cubiertos por un seguro que cubre los riesgos de sufrir una condición que incapacite para laborar (invalidez) y de fallecer y afectar por lo tanto los ingresos de los dependientes del afiliado (sobrevivencia) a la vez que generar un gasto por los costos funerarios (sepelio).

Este seguro se activa al incurrir en uno de los casos citados en el párrafo anterior mediante un aporte en efectivo, que hace la compañía de seguros, abonado a la cuenta del afiliado por el importe que sea necesario para completar un fondo que permita pagar una pensión para el afiliado, si quedó inválido, o para su cónyuge, hijos y/o padres, en caso hubiese fallecido.

De la misma forma que un retiro de hasta el 25% para adquirir o pagar el crédito de un inmueble reduce el monto de la pensión que recibirá el afiliado cuando llegue el momento de su jubilación, también reducirá la pensión que recibirían sus beneficiarios en caso falleciese, o el mismo afiliado en caso incurriese en invalidez (siempre que cuente con seguro previsional), ya que la compañía de seguros efectuará el aporte adicional correspondiente tomando como base el saldo total teórico acumulado en la cuenta del afiliado si no hubiera retirado el 25%.

En resumen, es muy beneficioso el poder contar con recursos disponibles para adquirir un primer inmueble que puede ser un activo que se puede disfrutar hoy y que además puede ser generador de ingresos y de protección ante los riesgos de la vejez. Pero a la vez tiene un impacto negativo en la pensión futura que se recibirá o en la pensión que se dejaría a los beneficiarios en caso de fallecer, tema importante a considerar, sobre todo teniendo en cuenta que al retirar parte del fondo se pierde automáticamente el derecho a cualquier beneficio de garantía estatal que pudiese corresponder.

Como casi toda decisión importante, hay pros y contras para evaluar al elegir cuál camino seguir. La decisión final está en tus manos. Ahora tienes la oportunidad de disfrutar parte de tus ahorros hoy en la adquisición de una vivienda o en el futuro mediante una mejor pensión.

La decisión está en tus manos. ¡Suerte!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios