Algunas reflexiones sobre la Eco-eficiencia

Su correcta interpretación es vital para que existan las generaciones venideras

Posteado por: Micaela Pesantes , 16/06/2014

El diccionario define que la palabra eco, cuando es usada como prefijo, significa 'casa' o 'ámbito vital'. Por otro lado, apunta que eficiencia es la ‘capacidad para lograr un fin empleando los mejores medios posibles’. Curiosamente, no hay definición de “ecoeficiencia” como una sola palabra, por lo que se trata de una construcción, la misma que genera una serie de imágenes mentales, algunas positivas, otras negativas, dependiendo del contexto en el que se use. Lo único que puede afirmarse, es que es un término cada vez más usado, alrededor del cual presentamos algunas reflexiones.

Ciñéndonos estrictamente a las definiciones ya mencionadas, una posible interpretación del término ecoeficiencia es que éste alude a hacer las cosas de la mejor manera posible para el ámbito vital en el que uno se desempeña. A nivel macro, nos estaríamos refiriendo, por ejemplo, al planeta tierra, que finalmente es la casa de todos; y cerrando poco a poco el campo de visión, estaríamos hablando del continente, del país, de la ciudad, de la oficina, del hogar.

En ese contexto, tener iniciativas eco-eficientes pueden referirse a cuestiones tan complejas como cambiar la legislación del país, como tan simples como usar el celular para apuntar una dirección, cerrar el caño mientras nos lavamos los dientes, o imprimir por ambas caras aquella comunicación que necesita ser impresa de manera imperativa.

Así, si uno se concentra en todas las cosas que sí puede hacer para lograr que el planeta, efectivamente, exista para las generaciones futuras. Como lo ha definido el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD) en 1992, la eco-eficiencia se alcanza mediante la distribución de "bienes con precios competitivos y servicios que satisfagan las necesidades humanas y brinden calidad de vida a la vez que reduzcan progresivamente los impactos medioambientales de bienes y la intensidad de recursos a través del ciclo de vida entero a un nivel al menos en línea con la capacidad estimada de llevarla por la Tierra."

En otras palabras, no se trata de producir bienes de mala calidad, o, en el otro extremo, productos a precios exorbitantes, dado que ninguno de sus compuestos ha pasado por algún proceso industrial que le permita una economía de escala. Lo importante es saber que cada uno de nosotros puede contribuir, y poner de su parte – como dice una popular campaña mediática – para convertirse en un individuo eco-eficiente. Teóricamente, esta suma de individuos ecoeficientes, logrará una comunidad eco-eficiente, un país eco-eficiente, un mundo eco-eficiente. Que es hacia lo que deberíamos aspirar como sociedad, parafraseando lo que ya se ha mencionado en párrafos anteriores, para que la mencionada sociedad siga existiendo para las generaciones futuras.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Micaela PesantesMicaela Pesantes

Micaela Pesantes

Jefe de Responsabilidad Social Empresarial

Es máster en Estudios Profesionales por la New York University (NYU) y Bachiller en Ciencias Sociales con mención en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con amplia experiencia en gestión de proyectos y trabajos en políticas públicas, orientados hacia la mitigación y mejora de la calidad de vida de poblaciones vulnerables.

Comentarios