Cambios, ¡vengan a mí!

El cambio es una oportunidad, aprovéchala

Posteado por: Lila Soto , 28/04/2015

Cuantas veces escuchamos que “lo único constante es el cambio” en todo ámbito, y con ello nos piden que debemos estar tranquilos y felices cuando esto suceda.

De hecho, es fácil decirlo, pero las sensaciones que lo acompañan no los son de la misma forma encontrando algunas dificultades para aceptarlas. Naturalmente son complicadas y cargadas de especulaciones.

Pensemos un momento cuando formamos parte de una organización y se comienza a hablar de un cambio, todos los elementos que lo conforman empiezan a cambiar con él, siendo los colaboradores la parte más importante que lo debe acompañar para que este sea un cambio exitoso.

Los invito a revisar algo de teoría que les permita contar con una guía antes de iniciar el proceso de cambio y esta les ayude a predecir el éxito deseado bajo el nuevo esquema que piensan desarrollar recordando todos componentes a tener en cuenta.

Stephen Robbins (1), plantea cuatro categorías en las que se pueden agrupar los cambios: estructura, tecnología ambiente físico, y personas; sin embargo, existen puntos específicos en los que recomienda dirigir las estrategias a llevar a cabo para que los cambios en conjunto sean como lo planificamos.

Estructura:

La define como “la forma en que están divididas, agrupadas y coordinadas formalmente las tareas”; el cambio en esta categoría significa modificar las variables estructurales, influyendo en las relaciones de autoridad, es decir en las personas. El rediseño de una organización en un cambio macro se traduce en un cambio total, pasar de una forma de trabajo a otra donde el perfil del puesto puede que coincida o no con el perfil de la persona que ocupa el puesto es algo que se debe revisar; pero también pueden haber cambios de menor proporción, como lo es en el sistema de incentivos por ejemplo, o en la redistribución de puestos, o en los procesos de producción, en las políticas y procedimientos. Aún cuando el cambio no sea total, sino parcial, debemos realizar modificaciones en la estructura que respondan al tipo de estrategias que se planea llevar a cabo.

Tecnología:

La tecnología ha sido considerada por muchos empresarios como una prioridad dentro del proceso de cambio; la automatización y robotización en la producción de bienes ha disminuido los costos y agilizado la fabricación de estos; por otro lado, en otros sectores de la economía la computarización de las actividades administrativas provoca una urgencia en la adquisición de equipo de cómputo para optimizar la recopilación y procesamiento de datos en para una mejor administración. La sustitución de la mano de obra por tecnología es una tendencia que viene dándose a una velocidad casi ultrasónica, pero muchas veces la adquisición de equipo se hace sin la asesoría pertinente o sin considerar las necesidades y posibilidades reales de la empresa, lo que produce la obsolescencia de los equipos adquiridos en una abrir y cerrar de ojos. Lo que sí es un hecho, es que, si no es lo más importante, si se requiere la constante actualización en las organizaciones, y muchas veces esta categoría es una de las que resulta la más cara.

Cambio del ambiente físico:

Gerald M. Goldhaber (2) habla del ambiente físico como un factor de trascendencia para el desempeño de los colaboradores dentro de las organizaciones; es evidente que, de la óptima distribución de los espacios depende la buena circulación física y comunicacional. Es muy probable que un ambiente de hacinamiento o precarias condiciones físicas influyan en el ánimo de los que ahí se encuentran, mientras que una distribución adecuada, libre de los objetos distractores, ordenada y que invite a la comodidad hará más placentera la estancia en el trabajo. En este sentido las organizaciones al modificar el ambiente físico, piensan más en la funcionalidad que en la satisfacción de los colaboradores, pero si se logran ambas cosas con el cambio, la respuesta seguro que contribuirá a alcanzar el mejor desempeño que de no haberlo realizado de esta manera.

Cambio en las personas:

El cambio organizacional está basado en sus colaboradores, la tecnología, estructuras y el ambiente físico, pero todos estos elementos deben conversar entre si y unirse para apoyarlo. Es en esta categoría de personas donde nos debemos concentrar. Debemos promover en los colaboradores la comunicación abierta, permanente y sin barreras, que permitan realizar los ajustes necesarios e indispensables para alcanzar un cambio exitoso.

Hoy en día se requiere de colaboradores, que no sólo posean muchos conocimientos técnicos, importantes sí, pero deben contar con muchas más habilidades para cambiar, ser flexibles y abiertos a modificar las formas de pensar y hacer las cosas que están acostumbrados a realizar, es decir, salir de sus zonas de confort.

Ideal que tengan además, una actitud positiva hacia el aprendizaje. Estos tienen que dominar la manera de aprender con rapidez una amplia gama de habilidades. Deben estar dispuestas a modificar las viejas costumbres, dejándolas atrás como experiencia que sumen a lo nuevo, con la simple finalidad de adaptarse rápidamente a los cambios fluyendo en este con total naturalidad.

Los dejo con dos pensamientos que los ayudarán a darle la bienvenida a los cambios!!.

¿Por qué se ha de temer a los cambio? Toda la vida en un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?. George Herbert (1593 – 1633) poeta inglés

Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas. Paulo Coelho (1947) escritor brasileño

  1. Autor del libro Comportamiento Organizacional 2004
  2. Goldhaber Research Associates ( http://www.goldhaber.com/ ) tomado el 7 de Marzo de 2014.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Lila SotoLila Soto

Lila Soto

Gerente de Área Capital Humano y Responsabilidad Social

Cuenta con 19 años de experiencia en el sector financiero. Posee una maestría en Marketing por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas - UPC. Asimismo, es Trainer Certificada por Proteus y DDI en “Gestión y Desarrollo de Equipos Eficaces” y Trainer Certificada por BNS en “Expectativas de Gerentes y Supervisores” a nivel internacional.

Comentarios