Celebremos una Navidad más eco-amigable

Aprende cómo mantener el espíritu navideño cuidando nuestro planeta

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 21/11/2016

Si bien aún es noviembre, la Navidad ya se siente en todos los lugares por los que transitamos. Las fiestas y sobre todo la Navidad suelen ser momentos para compartir en familia, disfrutar de anécdotas y demostrarnos afecto. Este 24 y 25 de diciembre les propongo algunas ideas para disfrutar la época más linda del año con el menor impacto ambiental posible.

  1. Si bien hay regalos que no podemos evitar comprar en las tiendas, hay muchos otros que demuestran mejor el aprecio que tenemos por los que amamos que un presente costoso (enmarcar un collage de dibujos de cuando éramos pequeños, una foto antigua especial con una dedicatoria, ingredientes para hacer galletas con una receta de la abuela o una pequeña maceta con un trébol de cuatro hojas –lo pueden conseguir por 15 soles en la florería Kirei de San Isidro-). Al mismo tiempo, podemos hacer una lista de todos los adultos en la familia con los que compartiremos la velada y jugamos al amigo secreto, donde cada persona le regala sólo a aquella que le tocó.

  2. Elijamos regalos que sean hechos localmente, por ejemplo aquellos que podemos encontrar en las bioferias o en los mercados incaicos. Esto no sólo contribuye a dinamizar la economía de pequeños artesanos, sino que previene el impacto enorme que causa el transporte en el ambiente. También pueden intentar hacerlos ustedes mismos, aquí algunas ideas: https://www.pinterest.com/categories/diy_crafts

  3. Busquemos regalos que se elaboran con materiales reciclados (peluches hechos con algodón 100% orgánico, bolsos hechos con botellas recicladas, entre otros).

  4. Juguetes que no necesiten batería. Al menos el 40% de las pilas se venden en la época navideña. Y sabemos lo altamente contaminantes que son, ya que son difíciles de reciclar, no se biodegradan y contienen químicos tóxicos. Propongo aprovechar por ejemplo en regalar cometas (que además vengan con horas de tiempo para pasar con papá y mamá en el parque), papeles reciclados de colores para hacer avioncitos y barquitos (con tiempo para hacerlos volar al aire libre y preparar carrera de barcos en los charcos), bloques de madera para inventar ciudades y jugar con la imaginación y lupas y binoculares para salir de casa en familia a observar la naturaleza.

  5. Sé que hay pocas cosas tan lindas como las luces de navidad. Pero, la electricidad consume los recursos naturales, por lo que les propongo un reto, utilicen este año la mitad de las luces que usaron el 2015. Si compran nuevas, que sean LED, que utilizan el 95% menos de energía que las tradicionales y cuando sea hora de dormir, apaguen todas las luces. No sólo ahorraran dinero y energía, sino que es más seguro.

  6. Los regalos envueltos con papeles metálicos de colores brillantes se ven hermosos. Pero, al final todo termina en la basura y en especial este material es muy difícil de reciclar. Por ello, les propongo que seamos originales y utilicemos, por ejemplo: papel periódico (la sección de comics o anuncios se ven muy bien), hojas caídas de los árboles, calendarios de años pasados, obras de arte que los chicos han hecho en la escuela y viejos mapas.

  7. Decora tu árbol, mesa y resto de la casa con materiales de la naturaleza o reciclados. En vez de comprar toda esa parafernalia llena de plástico y vidrio, podemos optar por piñas secas, flores, antiguos CD, y dibujos de los niños para la ocasión. Sé que las velas son hermosas, pero no utilicen las de parafina, ya que son hechas de residuos de petróleo que no son buenos para la salud ni para el ambiente.

Redefinamos el sentido de dar, dejémonos envolver por el espíritu real de la fiesta, pero no por la locura de consumo, de comprar, comprar y comprar. ¡Felices fiestas!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios