Chachapoyas, un destino imperdible para visitar este 2018

Descubre la catarata de Gocta y la fortaleza de Kuélap en esta increíble aventura

Posteado por: Joanna Boloña , 02/01/2018

Definitivamente Chachapoyas es un destino que estaba en mi lista el año pasado y me prometí que, pase lo que pase y a pesar de mis viajes internacionales programados, tenía que organizarme sí o sí y hacerlo.

Amo viajar por el Perú, me he propuesto conocerlo todo, me faltan muchos destinos aún pero éste en particular captó mi atención totalmente, para ser más exacta lo que realmente estaba llamando mi atención era la catarata #Gocta, pues había visto millones de fotos en las redes sociales (sobre todo Instagram) que me gritaban: ¡conóceme! Luego de terminar de verlas solo tenía una idea rondando mi cabeza: “Quiero estar ahí”. Se veía de película, simplemente espectacular. Pero, ¿saben qué es lo mejor? Que no solo se veía de película sino que lo era. No exagero cuando digo que ha sido mi mejor viaje durante el 2017, por eso lo comparto con ustedes para que lo incluyan en su lista de destinos imperdibles Perú 2018. Sin darle más vueltas les presento mi mágico viaje a Chachapoyas: El Reino de las Nubes.

Realicé este viaje junto a los Viajenarios, liderado por Charlie (@charlie_viajenario) promotor y organizador del mismo. Los viajenarios son un grupo de distintos viajeros que, como muchos de nosotros, buscamos promover el Perú y sus diferentes destinos. La organización de los cinco días que duró el viaje estuvo a cargo de Viajes Pacífico (Vipac Perú - @vipacperu) difícil no mencionarlos ya que gracias a su planificación aprovechamos el tiempo al máximo, pensaron en cada detalle y contaron siempre con la información sobre los lugares que visitamos y los servicios necesarios durante el recorrido.

Lo primero que hicimos fue tomar el vuelo de Lima a Jaén, un vuelo directo y rápido. Se mueve un poquito eso sí #malditaturbulencia y me declaro no muy amiga de los aviones, a pesar de que parece lo contrario. Afortunadamente llegamos sanos y salvos a Jaén (Cajamarca). Ahí nos esperaba una van que nos llevaría a Chachapoyas, nuestro destino final donde se encontraba también nuestro hotel. Eso sí, hicimos una parada estratégica antes de empezar las tres horas de viaje en la Cafetería APU (@cafeapu) porque si estás en Jaén tienes que probar el café, que es uno de los productos bandera y, además, es 70% orgánico.

En el camino a Chachapoyas no puedes quedarte dormido, los paisajes son hermosos y las paradas respectivas para la toma de fotos son básicas. De hecho uno de los que más me gustó fue el del Río Marañón, límite natural entre Cajamarca y Amazonas, cuyas aguas en contraste al sol se tornan de un color dorado impresionante, ahora entiendo por qué Ciro Alegría se inspiró en él para escribir su obra “La serpiente de oro”, nombre con el que también se le conoce al río Marañón.

Luego de casi cuatro horas por las paradas (entre fotos, baño, hambre y demás) llegamos por fin a Chachapoyas. Recordemos que Chachapoyas es la capital del departamento de Amazonas y es una de las ciudades más antiguas del Perú. Lo más bonito de esta ciudad es que en sus alrededores hay muchos monumentos, pueblos y ciudadelas importantes, así que hay mucho por conocer y empezar a vivir la experiencia Chachapoyas con cinco días mágicos hospedados en el hotel Casa Haciendo Achamaqui que está ubicado a 20km de la ciudad, a orillas del Río Utcubamba.

Mis dos atractivos principales:

Gocta

Andaba emocionada, porque por fin iba a conocer la catarata Gocta, de hecho era el verdadero motivo por el que había hecho este viaje. Gocta (y no Gotca como equivocadamente escribí en mi Facebook por lo que me hice acreedora al bullying de varios seguidores por ese ¨pequeño error¨ jajá) también conocida como “La Chorrera” es una de las cataratas más altas del mundo. Tiene 771 metros de alto y dos caídas de agua: la primera de 231 metros y la segunda de 541 metros. Existen dos rutas para llegar a ella. La primera es por San Pablo de Valera (a 43km de la ciudad de Chachapoyas) y es la ruta que tomamos, un recorrido de casi 6km en un aproximado de 2 horas y media, es una ruta que recorre la parte alta de la catarata, donde pude apreciar los asombrosos paisajes que tiene el valle hacia la primera caída de agua. La segunda ruta es por Cocachimba (que es la más conocida) tiene un poco más de 5km de recorrido y nos lleva hacia la segunda caída de la catarata. Felizmente para nuestro recorrido contábamos con la opción de llegar a caballo y no solo caminando, ya que es una ruta larga y difícil. Terminamos bastante cansados. (Ahí sí no sé dónde quedó mi chapa de #sportgirl porque terminé machete, machete) Al inicio del recorrido, todos, incluyéndome, decíamos “sí la hacemos” confiados en nuestro buen físico, luego no pudimos más y terminamos trepados en los caballos porque estábamos realmente agotados. Avanzando con los caballos podíamos escuchar el sonido de la catarata, haciéndose más y más fuerte. Los paisajes aquí eran realmente bellos y resultaba imposible tomar solo una foto. Después de trepar unas 20 escaleras más llegamos y pude apreciar la imponente caída de agua de Gocta, me dejó sin palabras y empapada, una sensación alucinante de estar conectada con la naturaleza de alguna forma, perdida entre felicidad absoluta y satisfacción de haber logrado llegar. Describirles la sensación de esta maravilla es inexplicable (les recomiendo vean mi video para que puedan entenderme un poco más). Está en ti ir a descubrirlas, decidirte y hacer este viaje que estoy segura no te arrepentirás. Sin duda el descubrimiento número uno del 2017 para mí fue este viaje, donde harán un trekking 100% recomendado.

Kuélap

Algunos dicen que Kuélap es el nuevo Cuzco. No coincido con ese pensamiento, para mí no se trata de un destino para visitar por moda sino de un destino realmente espectacular, que no te puedes perder. KUELAP, está ubicada a 3000 msnm. Se construyó en las zonas más altas de los andes nororientales, para así poder aprovechar al máximo el agua y las áreas de la región. Este destino no lo tenía registrado porque mi búsqueda de información se centró solo en Gocta, así que cuando me dijeron para visitarlo me pareció un plus definitivamente. Luego de visitarlo solo puedo decir: ¡Fue una experiencia fascinante! Empezando el recorrido nos topamos con el teleférico (el primer sistema teleférico que opera en Perú y conecta la Fortaleza de Kuélap con el pueblo de Nuevo Tingo en ceja de selva) recién inaugurados en marzo de este año (telecabinaskuelap.com), tiene una longitud de 4,5km y el viaje dura aproximadamente 20 min de ida y 20min de retorno con un costo de S/20.00 #chapatuteleférico. Decidimos subir y los nervios me ganaban, así que opté por hacerle conversación a nuestro guía para poder despejar la mente un poco y olvidarme que estábamos viajando a una altura considerable, me comentó que diariamente el teleférico transporta al menos 3600 pasajeros, mientras conversamos pude apreciar unos paisajes preciosos. La principal característica de Kuélap es la muralla perimetral de piedras calizadas, es considerada fortaleza ya que está construida sobre elevadas plataformas de altos muros y estrechos accesos, Kuélap no está sola, según comentan en los alrededores de Chachapoyas se construyeron más ¨fortalezas¨ que aún se encuentran en plena investigación. Algunas están inexploradas y ocultas entre vegetación, al escuchar esto me embargó una sensación de curiosidad y de saber cuántos secretos guarda la Cultura Chachapoyas. Sin duda nuestro guía Abraham supo mantenernos atentos a sus descripciones y contestar a todas nuestras preguntas. Si deciden ir pregunten por él.

Mis dos atractivos pendientes:

Dicen que siempre hay que dejar algo para volver al destino y eso fue lo que hice. Cuando viajo busco aprovechar el viaje al máximo, pero también me encanta disfrutar. Así que si no tengo el tiempo suficiente para dedicarle a un lugar prefiero dejarlo para la siguiente visita. Esto me pasó con el Museo de Leymebamba, prometo regresar, es un museo que debes visitar si eres fanática de la arqueología. Alberga más de 20 momias y ofrendas funerarias. También te recomiendo que te des una vuelta por los mausoleos de Revash.

Dicen que las expectativas muchas veces nos juegan una mala pasada. Pasa que a veces esperamos mucho de algo o alguien y la realidad con la que nos encontramos es otra. Lo mejor de todo es que esta vez no solo pasó lo contrario sino que las expectativas quedaron chicas comparadas a todo lo maravilloso que encontré. ¡Ya lo sabes, no lo pienses dos veces y organiza tu viaje a Chachapoyas ya!

5 tips para viajar a Chachapoyas:

1. Cómo llegar: Vuelo directo Lima → Jaén. Súper rápido y económico. Me gustó mucho el aeropuerto de Jaén, ya que no ha perdido la esencia, súper rústico y bonito. El vuelo es bastante corto (una hora) y de ahí una Van nos llevó al hotel en Chachapoyas (3 horas en auto).

2. Qué llevar: Repelente es básico, unas buenas zapatillas para hacer trekking (les recomiendo las zapatillas Terrex de Adidas), una buena casaca corta viento y mucha agua para mantenerte hidratado todos los días pues tendrás aventura, deporte y mucha adrenalina.

3. Dónde quedarte: Nos hospedamos en “Casa Hacienda Achamaqui” (Puedes buscarlo en fb como (@CasaHaciendaAchamaqui) está ubicada a 20km de la ciudad de Chachapoyas, a orillas del Río Utcubamba, es un lugar hermoso ideal para descubrir el Reino de los Chachapoyas. La comida, la decoración, el paisaje, los cuartos, el servicio… ¡Absolutamente todo 20 puntos!

4. Qué comer: Soy partidaria de probar diferentes comidas típicas de la zona, siempre y cuando esté bien asesorada (ahí viene la importancia de Vipac en este viaje nuevamente) pero te aconsejo picar en los puestos que están afuera de Kuélap, entre el chicharrón, el choclo con queso y el plátano con queso, no vas a saber qué escoger pues todo estaba riquísimo. También, recomiendo una cafetería en la misma plaza de Chachapoyas que estaba riquísima “Café Fusiones” (puedes ubicarlo en fb como @cafefusioneschachapoyas )

5. Qué traer: Definitivamente debes comprarte alguna artesanía propia del lugar, yo me quedo con los sarcófagos de karajia. Me traje tres porque me encantaron.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Joanna BoloñaJoanna Boloña

Joanna Boloña

Administradora y Marketera de la UPC

Reconocida conductora a cargo de SPORT ELEGANTE, un programa de entretenimiento deportivo. Estuvo 4 años como conductora radial en Studio 92. Se considera una Sport Lover y adicta a los viajes porque siempre recuerda que el dinero se recupera y el tiempo no.

Comentarios