¿Cómo beneficiarse de los edulcorantes?

Te damos algunas recomendaciones para su consumo

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 14/10/2016

El sabor dulce es el primero que los humanos identificamos desde el nacimiento, sabor interesantemente preferido por gran parte de la humanidad desde la época de los recolectores hasta nuestros días. Es cierto, la naturaleza es sabia, así como el sabor amargo está asociado con algún componente tóxico para el cuerpo y que naturalmente rechazamos, el sabor dulce está asociado a los alimentos que aportan energía necesaria para la vida y que naturalmente aceptamos.

Hoy gracias a la ciencia, sabemos mucho más sobre los efectos de las diferentes formas de azúcar en nuestro cuerpo y debemos recordar que dicha molécula proveniente de forma natural en los alimentos es importante para la vida. Pero también que un exceso de ella, específicamente cuando está agregada a otros alimentos que naturalmente no la contienen son causantes de obesidad y consecuentemente de diabetes.

Es así que (aunque casualmente en algunos casos), nacen los edulcorantes sintéticos, sustancias químicas creadas en laboratorio para reducir el consumo de carbohidratos en el diabético y obeso. Los edulcorantes sintéticos tienen un gran poder de endulzar pero no aportan calorías, de esta manera los pacientes con exceso de peso y diabetes podrían beneficiarse del sabor sin perjudicar su salud y reducir la ingesta de azúcares.

La sacarina, el edulcorante sintético más antiguo fue creado por Falhberg en el año 1878 en la Universidad John Hopkings, patentada 7 años después y desde su creación sigue pasando por muchas investigaciones de alto nivel al igual que todos los edulcorantes sintéticos para garantizar su inocuidad en el ser humano. Hoy contamos con la estandarización de uso para los edulcorantes diseñada por las regulaciones internacionales de los aditivos alimentarios de la junta de FAO/OMS, instituciones del más alto rigor científico.

El uso de los edulcorantes no se limita al diabético o al obeso, actualmente su consumo se extiende a todo tipo de personas y pueden estar incluidos en bebidas y alimentos entendidos como un mejor producto por ser “dietético”. La ciencia va aportando nuevos descubrimientos y las tendencias de consumo van cambiando, si bien la demanda de estos edulcorantes es alta y frente a la idea de que lo sintético pudiera ser dañino, surgen nuevas formas de edulcorantes naturales con gran poder de dulzor pero que al ser natural empiezan a ser una mejor opción, un ejemplo conocido es la estevia una planta que crece en el Perú, Bolivia y otros países que no tiene impacto sobre el azúcar en la sangre y tampoco aporta calorías.

¿Cómo beneficiarse de los edulcorantes?

El uso de edulcorantes no calóricos, es decir que no aportan calorías, ya sean sintéticos o naturales pueden resultar beneficiosos en una etapa en que la persona por aspectos de salud debe reducir o incluso eliminar la ingesta de azúcares. Por otro lado, quienes tienen esta necesidad suelen haber desarrollado un umbral de dulzor elevado que debe corregirse.

Es así que reemplazar indiscriminadamente el azúcar por edulcorante no es el objetivo, lo importante es que éstos sean un vehículo para reeducarse y controlar la ingesta de azúcares agregados.

Cuando recién se diagnostica diabetes o se es ansioso, y lo dulce es frecuente en el día (por ejemplo en bebidas, golosinas etc.) reemplazar el azúcar por edulcorante puede ser necesario en un principio, pero lo que se debe apuntar es a gradualmente ir reduciendo el umbral de dulzor, para finalmente ingerir en el total del día el equivalente a dos o tres cucharaditas de azúcar. Cuando se llega a ese punto, el edulcorante podría eliminarse y elegir azúcar moreno, panela o miel ya que representa una ingesta de azúcar agregada no perjudicial.

Pero cuando hablamos de pasteles, tortas, chocolates o postres en general, es recomendable que el diabético o quienes deban controlar su ingesta de azúcares los prefieran libres de azúcar o con edulcorantes aptos para esas preparaciones como los son los edulcorantes naturales. Esto debido a que la concentración de azúcar que suele contemplar una receta incluso cacera, puede alcanzar muchas veces hasta un 50% de azúcar.

Es importante aclarar que el hecho de contener edulcorante no calórico, no quiere decir que el postre deje de tener calorías, sino que probablemente no tenga calorías del azúcar que le son perjudiciales y que las calorías que aporte sean útiles para el cuerpo porque provienen de almidones o proteínas que son nutritivas. Es así que una crema volteada con edulcorante o un helado artesanal de leche o fruta con edulcorante resultan nutritivos y saludables a pesar de las calorías que pudiera contener.

Muchas personas, guiándose únicamente por la tendencia suelen agregar edulcorante a la bebida caliente, no todos los edulcorantes sintéticos son resistentes a las altas temperaturas. Es necesario leer las etiquetas ya que de no ser resistente frente a la temperatura podría cambiar su estructura química.

Finalmente en la siguiente tabla encontrarán datos de algunos edulcorantes y la cantidad aconsejada por día:

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios