Cómo enfocar la responsabilidad en mi empresa

En este artículo te contamos sobre la importancia de tener alineadas las acciones de RSE al rubro de negocio de la empresa

Posteado por: Micaela Pesantes , 23/07/2015

Tengo la suerte de haber sido llamada algunas veces para exponer sobre responsabilidad social en diferentes foros, con públicos variados, cuya pluralidad es tangible en términos de edad, formación y orientación. Siempre es un honor para mi asistir en la medida en que el tiempo, ese bien tan escaso, me lo permita. Resulta doblemente gratificante porque puedo aclarar algunas dudas existentes y, a la vez, siempre salgo aprendiendo más de lo que he transmitido para poder hacer mejor mi trabajo cada vez, y comunicarlo de manera adecuada.

La clave para aprender de quienes, justamente, están atendiendo a estos seminarios y conversatorios para “aprender”, es preguntar qué es lo que entienden ellos por responsabilidad social. Y ahí comienza la parte más linda del intercambio.

Es una satisfacción constatar que, si bien todavía existe la inevitable conexión entre responsabilidad social y filantropía, cada vez el público es más sofisticado y está mejor informado sobre el tema. Así, se tiene cada vez más claro que la responsabilidad social tiene un sentido más tangible, sostenido y de real contribución al desarrollo del país si es que está asociado al giro del negocio. Esto se debe a que la actividad económica que desarrolla la empresa es lo que mejor sabe hacer. Aplicar esta idea a la estrategia de responsabilidad social de la empresa resulta lógico. Es todavía mejor que esto vaya acompañado de una adecuada comunicación, con la que se difunda al público el esfuerzo que se realiza.

Así, en la introducción mínima a la responsabilidad social, he aprendido que resulta lógico comenzar, por ejemplo, hablando un poco de la industria en la que estamos, cualquiera sea esta. Esa es la manera más sencilla de enmarcar lo que se hace y por qué se hace. En el caso particular de Profuturo AFP, estamos en la industria de otorgar pensiones, es decir la seguridad social modernizada. Parte del encanto es imaginar qué futuro queremos para nosotros mismos. Con el esfuerzo debido –porque ahorrar implica un esfuerzo– llegaremos por nuestros propios medios al futuro deseado. Uno de los resultados de la seguridad social modernizada es que, de alguna manera, las generaciones futuras quedan libres de tenernos que mantener: nosotros mismos nos estamos haciendo responsables, a tiempo, de nuestra vejez.

En un segundo lugar, se repasan las partes interesadas. Tal como sucede con el giro del negocio, estas varían de industria en industria. Por más que la comunidad externa a la empresa sea importantísima, no es la única parte interesada. También están los colaboradores –con quienes se hace el voluntariado corporativo, por ejemplo– los accionistas, los clientes, y muchos otros que interactúan constantemente en la gestión de la responsabilidad social de una empresa y que hacen posible que se lleve a cabo el plan estratégico, integrado a la empresa y como parte de su ADN.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Micaela PesantesMicaela Pesantes

Micaela Pesantes

Jefe de Responsabilidad Social Empresarial

Es máster en Estudios Profesionales por la New York University (NYU) y Bachiller en Ciencias Sociales con mención en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con amplia experiencia en gestión de proyectos y trabajos en políticas públicas, orientados hacia la mitigación y mejora de la calidad de vida de poblaciones vulnerables.

Comentarios