¿Cómo lograr que tu empresa sea exitosa?

Conoce las 5 tendencias que debes tener en cuenta

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 28/08/2018

La Responsabilidad Social es un concepto que ha cambiado con bastante rapidez: de ser visto como algo tangencial, voluntario e innecesario, ha pasado a ser un tema medular en la agenda de la mayoría de ejecutivos. Las empresas empiezan a entender que el mundo cambió, el poder de los consumidores creció y hoy más que nunca los ciudadanos están alertas a discursos, acciones y gestos que visibilicen el compromiso y sensibilidad real de las empresas con respecto a los retos sociales y ambientales globales más sentidos.

El 2017 fue un año ejemplar en este sentido. Vimos que un gerente de una multinacional, antes de subirse al avión que lo llevaría de vacaciones al Congo, colgó una selfie con un infeliz tweet: “me voy a África, ojalá no regrese con Sida”, y se enteró que estaba despedido apenas aterrizó. Otro caso fue un video captado por un comensal, en donde se apreciaba a una rata paseando por un conocido restaurante de comida marina. Este generó el cierre de varios de sus locales. Y por último, la indignación generalizada cuando vimos cómo un pasajero era sacado de manera violenta de un avión sobrevendido de una aerolínea norteamericana y el boicot que se realizó luego de parte de los usuarios.

Las organizaciones que busquen ser exitosas deben responder a las expectativas más amplias de la sociedad y concretar cambios estructurales que les permita avanzar hacia una operación más comprometida y responsable con su entorno.

Aquí una breve lista de algunos temas que deben abordarse con seriedad si desean conseguirlo:

Equidad de género: El 2017 y 2018 fue un año crucial para los movimientos de mujeres que dijeron: "¡Ni una menos!" y "¡basta ya!" a la violencia, acoso, cosificación y al relegar a puestos secundarios en los distintos ámbitos de la sociedad. Por ende, las empresas necesitan no solo comprometerse con esta causa, sino demostrar a través de la creación de políticas y cultura corporativa que las mujeres tienen los mismos derechos y capacidades, y empezar a incrementar la cantidad de mujeres en los puestos gerenciales, cerrando brechas salariales.

Respeto a la diversidad: La discriminación ha existido siempre, pero hoy más que nunca es un tema que se busca visibilizar para enfrentarlo, porque es lo correcto y lo justo. Por las razones que fuese: culturales, sociales, sexuales, religiosas o de discapacidad, tenemos la libertad de ser y el derecho de ser tratados de buena manera. Vivimos en mundo diverso, y las personas que habitamos en él también lo somos, felizmente. Por ello, las empresas deben acoger y valorar las diferencias desde dentro para responder con mayor éxito a las expectativas distintas de los diversos grupos que buscan experiencias, productos y servicios que se ajusten a sus necesidades.

Alianzas positivas y cadenas de valor: Como hablamos en las dos entregas anteriores, los emprendimientos sociales están tomando vuelo, logrando superar problemas sociales y ambientales mediante modelos de negocios. En el 2018, con más fuerza, debemos continuar generando lazos entre las corporaciones y estos emprendimientos como parte de sus cadenas de valor, porque hoy hay una responsabilidad vital por asegurar que los proveedores cumplan estándares que garanticen que no se están vulnerando los derechos humanos, contaminando, incumpliendo con la ley y siendo poco transparentes en sus operaciones. Pensar en establecer vínculos con partners socialmente responsables, locales y que ayuden a romper círculos de pobreza es un camino que las organizaciones deben transitar porque se asegura el valor compartido.

Conciencia ambiental: El cuidado del ambiente es un trending topic y con justa razón: solo hay un planeta y debemos protegerlo. La manera en la que producimos y consumimos está acabando rápidamente con los recursos finitos con los que contamos. Hoy lo orgánico, natural, libre de plástico, slow fashion, etc., es muy importante, pero también que las industrias inviertan en nuevas tecnologías que generen menos impacto ambiental en sus operaciones. Ninguna empresa es inmune a las consecuencias del deterioro de nuestro ecosistema, por lo que implementar políticas y hacer cambios reales para prevenir y mitigar las alteraciones climáticas es una tarea impostergable y urgente.

Protección de la información y los datos: Hoy en día la información de los usuarios es un tema especialmente sensible. Las organizaciones tienen el deber de mantener la confidencialidad e integridad de datos de los clientes. Sin embargo, más de uno ha recibido una llamada inoportuna o un mail ofreciendo productos o servicios que no pedimos, provenientes de una base de datos que no autorizamos a disponer para otro fin que el estrictamente necesario. Esto no solo vulnera el derecho de los consumidores, sino deja una pésima impresión sobre el respeto, transparencia y responsabilidad que la empresa tiene para con sus clientes. Invertir en software que protejan los datos, implementar políticas estrictas al respecto y capacitar a los trabajadores es un win/win en este sentido.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios