¿Cómo ser un buen voluntario?

La mejor forma de crecer como persona es ayudando

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 13/06/2016

Pocas cosas nos generan mayor bienestar que ser solidarios. Dar de nuestro tiempo y dinero para ayudar a otros hace la diferencia, sí, pero sobre todo para el que da, que al final, es el que más recibe. Una cultura de respeto donde podamos contribuir a crear una sociedad más justa para todos es quizá una de las empresas más nobles y urgentes. Por ello, les comparto algunos tips para contribuir, desde nuestras propias trincheras, a hacer al mundo girar siendo parte de las soluciones y tomando la iniciativa:

  1. Elige un tema que te interese, que despierte tu preocupación y que te apasione para poder comprometerte realmente. Luego, investiga y busca una organización seria que tenga como misión aquello que te importa realmente.
  2. Haz saber a las personas de tu red de contactos que estás interesado en ser voluntario. Tu propia comunidad es un buen lugar para empezar a trabajar en algo que tenga mucho significado para ti.
  3. Una vez que te comprometas, tómate en serio la causa y cumple con las tareas que aceptaste de manera entusiasta, positiva y, de ser posible, asumiendo roles de liderazgo. Nunca te des por vencido.
  4. No te sobrecomprometas, si bien puede apasionarte la causa con la que te has comprometido, intenta hacer un balance que no afecte tu trabajo y tu tiempo familiar para que el esfuerzo sea sostenible.
  5. Reconoce tus habilidades técnicas así como tus competencias blandas y, pregúntate en función a ello, qué puedes ofrecer que permita hacer una diferencia. Si, por ejemplo, eres bueno transmitiendo conocimiento, quizá podrías ofrecerte de voluntario para reforzar matemáticas en niños de escasos recursos.
  6. Intenta buscar oportunidades de voluntariado que te permitan, además de hacer el bien, satisfacer tus metas personales.
  7. Involucra a tu familia, colegas y amigos en la causa. Hacer actividades juntos, que además implican contribuir a generar bienestar para otros, refuerza lazos, respeto y admiración a través de experiencias que permiten trascender socialmente.
  8. Sé flexible, porque muchas veces las organizaciones sin fines de lucro requieren que cumplas funciones que no siempre son las más divertidas o que te obliguen a salir de tu zona de comfort.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios