¿Cuál es la tasa de interés que paga la AFP?

Conoce por qué tasa de interés y rentabilidad no son iguales, y descubre una interesante opción para rentabilizar tu dinero.

Posteado por: José García Puntriano , 10/06/2015

Con frecuencia escucho la pregunta del título, tanto de parte de aquellos que tienen dinero en su fondo de pensiones y quieren saber cuánto están ganando, como de aquellos que buscan y comparan opciones de ahorro que sean ventajosas en cuanto a ganancias.

Antes de responder la pregunta, sería importante aclarar dos conceptos que, si bien están relacionados, son distintos y con frecuencia se confunden entre sí: Tasa de Interés y Rentabilidad.

La tasa de interés es el precio del dinero, en otras palabras es lo que se paga por usar o “alquilar” dinero ajeno que se devolverá más adelante.

Daré unos ejemplos que ayudarán a aclarar el concepto: Una persona se acerca a una tienda por departamentos y compra un televisor, valorizado en 1,000 soles, pagándolo con su tarjeta de crédito. En el momento de la transacción, el banco emisor de la tarjeta de crédito, que vendría a ser el “dueño del dinero”, le “entrega en alquiler” dinero (S/. 1,000) al comprador, el cual en la misma operación de compra, le entrega ese dinero a la tienda por departamentos a cambio del televisor. Todo este movimiento de dinero se ha hecho de forma electrónica, es decir cargos o abonos en las cuentas del banco, de la tarjeta del comprador y del vendedor, ninguno de los cuales ha visto el dinero físicamente.

Pasado un tiempo, cuando llega el estado de cuenta de la tarjeta de crédito, el comprador del televisor debe devolver al banco el dinero alquilado (Los 1,000 soles que el banco le entregó al principio) más los intereses (el precio por el alquiler de dicho dinero durante el periodo que va desde el día de la compra hasta el día de vencimiento de la fecha de pago del estado de cuenta), que digamos que en este caso, fueron 50 soles, es decir deberá pagar 1,050 soles para cancelar su estado de cuenta. En este caso los 50 soles vendrían a ser el precio que el comprador le paga al banco a cambio de haber recibido en alquiler los 1,000 soles.

La tasa de interés viene a ser la relación entre el monto pagado por el alquiler del dinero (los 50 soles) y el monto entregado en alquiler (los 1,000 soles), en este caso sería 5% (S/. 50 dividido entre S/. 1,000) para el periodo desde la compra hasta el pago de la deuda.

De la misma forma, y en otro ejemplo, un banco que paga una tasa de interés por ahorros, está “tomándole en alquiler” dinero al ahorrista, pagándole una tasa de interés (precio por el alquiler) a cambio de dicho dinero. El banco hace esto, porque a su vez entrega en alquiler ese mismo dinero a otro individuo o empresa que le pagará al banco un precio por ese alquiler, es decir una tasa de interés. Para que el negocio tenga sentido para el banco, la tasa de interés que paga al ahorrista es menor que la que cobra a aquel al que le presta el dinero, ganando así el banco la diferencia entre tasas de interés. Ese es el negocio básico de un banco, intermediar dinero entre ahorristas y prestatarios, alquilándose y alquilando dicho dinero a precios distintos. Estar entre ambos ganándose la diferencia. Dicho sea de paso, la palabra interés viene del latín “Interesse”, que se compone de “Inter”, entre y “Esse”, ser, es decir ser o “estar entre”.

Las tasas de interés suelen expresarse en términos porcentuales y para periodos mensuales o anuales y son generalmente predefinidas antes de la realización de la operación, es decir tanto el ahorrista, el banco y el que se endeuda conocen de antemano cual es la tasa de interés que se aplicará en la operación de alquiler de dinero, generalmente conocida como “préstamo”.

Las AFP no son instituciones intermediarias que reciben dinero de los ahorristas, pagándoles a cambio una tasa de interés, para a su vez prestar ese dinero a otras instituciones cobrándoles una tasa de interés más alta y quedándose con las diferencias de tasas. Las AFP no pagan tasas de interés.

Rentabilidad, en cambio, corresponde al retorno o ganancia que se obtiene por la inversión de un capital. Este retorno generalmente no se conoce de antemano pues está sujeto a los resultados futuros que la inversión produzca. Por ejemplo, una empresa invierte S/. 100,000 en un local, maquinaria para producir prendas de vestir, contratar personal, tela y otros insumos y cubrir los demás gastos de la operación del negocio. Una vez fabricadas las prendas de vestir, trata de venderlas al mejor precio posible, lo cual no será fácil, pues tendrá que afrontar tanto la competencia de otros productores que ofertan productos similares, como la situación de demanda por parte de los consumidores, la que puede estar afectada por la situación económica en general, por variaciones en el clima y otros factores. Digamos que al final, logra vender su producción recaudando un total de S/. 107,000. En este ejemplo, la empresa recuperó su capital de S/. 100,000 y obtuvo una ganancia de S/. 7,000, lo que puede interpretarse como una rentabilidad de 7%.

Las AFP administran los fondos de pensiones buscando retornos al invertirlos en más de 50 tipos de instrumentos financieros como acciones, bonos, cuotas de fondos, operaciones de cobertura, entre otros. Emitidos por más de 200 emisores distintos en más de 10 monedas de distintos países, repartidos en una serie de plazos que van desde 1 día hasta más de 50 años. Cada uno de estos instrumentos obtiene retornos diarios en los mercados financieros, dando al portafolio en su conjunto un retorno variable, el cual, producto de su alta diversificación y manejo profesional, ha mostrado cifras bastante atractivas de rentabilidad en determinados periodos. Si bien la rentabilidad actual o histórica es variable y no es indicativo que en el futuro ésta se mantendrá pues su nivel puede cambiar en relación con la rentabilidad pasada, observar sus cifras permite apreciar los retornos acumulados nominales que se han venido obteniendo en las inversiones en los distintos tipos de fondos de pensiones durante los últimos años. Estas rentabilidades han sido obtenidas tanto por el dinero ahorrado en las cuentas de ahorros para pensiones como por los aportes voluntarios con fines de ahorro-inversión.

Fuente: SBS, boletín financiero mensual

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios