Descubre por qué la caída de la BVL no afecta como antes a los fondos de las AFP

Las administradoras de fondos de pensiones realizan inversiones diversificadas en diferentes mercados

Posteado por: José García Puntriano , 27/08/2015

Desde hace tres años, la Bolsa de Valores de Lima (BVL) viene registrando caídas en los precios de sus acciones mostrando rentabilidades anuales que son negativas. Sin embargo, la situación de los fondos de pensiones en las AFP es distinta.

Las rentabilidades de los fondos de pensiones en las AFP son positivas actualmente* y lo han sido durante estos tres años de caída de la Bolsa, por lo que muchas personas se han preguntado a qué se debe.

00

Para conocer la respuesta a esta interrogante, empecemos por conocer las principales razones.

La primera razón viene desde China, cuya situación económica repercute en la nuestra, pues es nuestro socio comercial más importante, seguido por Estados Unidos y la Unión Europea.

Desde las reformas de 1979 y hasta el 2011, el crecimiento económico de China, a tasas superiores al 10% anual, se basó en el cambio de una economía agrícola y rural hacia una economía urbana y en proceso de industrialización en conjunto con un gran desarrollo de su infraestructura, cuya construcción exigió gran cantidad de materiales, entre ellos metales. Y debido a esta elevada demanda por metales, sus precios subieron de manera importante, impulsando las economías de los países productores de metales, como Perú, así como los precios de las acciones de las compañías mineras cotizadas en sus bolsas de valores.

Sin embargo, hacia inicios de la presente década, se hizo evidente que los costos del desarrollo de esta enorme infraestructura -financiados en gran parte por préstamos de los bancos locales- debían ser repagados, de lo contrario los bancos locales enfrentarían importantes situaciones de estrés financiero, también se percibían señales de sobrecalentamiento de la economía china, a través de mayor inflación, así como posibles burbujas en sus mercados inmobiliario y de valores.

Ante esta situación, el gobierno chino decidió cambiar su modelo de crecimiento económico basado en inversión y desarrollo de infraestructura y orientarlo al consumo y la demanda interna.

Con este nuevo panorama en curso, China deja de demandar intensivamente metales, por lo que sus precios caen de manera importante. Con lo que, las utilidades de las compañías mineras se ven afectadas, así como el precio de sus acciones. Por su parte, la BVL también se ve perjudicada pues tiene varias compañías mineras cotizando en sus pizarras.

Tras este cambio, han continuado llegando malas noticias sobre la economía china. Además de caer su tasa de crecimiento hasta 7%, se ha registrado la caída de sus principales mercados inmobiliarios, de los precios de las acciones en la Bolsa de Valores de Shanghai, así como la reciente devaluación de su moneda, el Yuan.

Otra razón por la que se ve afectada la BVL es por la economía de la Unión Europea. Dicha economía enfrenta en esta década no solo un estancamiento en su crecimiento sino importantes problemas de deuda. Además, ha registrado una serie de crisis en países como Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España. Toda esta situación ha traído inestabilidad en los mercados financieros.

Por su parte, Estados Unidos muestra un panorama menos complicado que los anteriores casos. Luego de la gran crisis financiera ocurrida a finales del 2008, y ante los paquetes de estímulo y medidas de la Reserva Federal Norteamericana (FED), algunos de sus indicadores económicos como el crecimiento y el empleo han mostrado mejorías, motivando que la FED haya decidido anunciar a mediados de 2013 el retiro gradual de sus paquetes de ayuda, y últimamente los anuncios que a partir de setiembre de 2015 subirá su tasa de interés de referencia. Producto de este favorable panorama, se ha generado un flujo de capitales hacia los Estados Unidos, afectando no sólo la BVL, sino también el tipo de cambio.

La situación de las economías internacionales antes mencionadas no es lo único que viene generando la caída de los precios de las acciones en la BVL. Esta situación también tiene como origen algunos hechos internos como son la caída del crecimiento del PBI, de la demanda interna y de la construcción. Además de ello, los inversionistas se muestran cautelosos de invertir en la bolsa debido a la subida del tipo de cambio, a la inestabilidad política que vive el país, debido a los conflictos sociales, escándalos y volatilidad política propia de años pre-electorales y a la expectativa por posibles efectos negativos de ocurrir un evento de El Niño de magnitud considerable.

Este alejamiento de los inversionistas, no solo ha afectado los precios de las acciones, sino también los volúmenes negociados, los cuales se ha visto afectados tanto por el contexto económico como por los altos costos de negociación en la BVL frente a otras plazas de la región, así como por la existencia del impuesto a las ganancias de capital en la bolsa.

Esta caída en los volúmenes de negociación ha generado que el proveedor de índices MSCI anunciara una posible recategorización del Perú como mercado de frontera y no como mercado emergente, una categoría que recibe mucho menos inversión internacional. Aunque estos son algunos de los factores que vienen afectando a la BLV, es preciso recordar que no es la primera vez que pasa por una situación similar. Las historias de las bolsas mundiales muestran que las buenas y malas tendencias se intercalan unas con otras y que a largo plazo, las grandes tendencias siempre se han mostrado positivas.

Habiendo visto los principales factores que explican la caída en los precios de las acciones de la BVL, veamos cómo es que los portafolios administrados por las AFP han generado ganancias para sus afiliados.

La inversión de los afiliados en la BVL es reducida comparada a sus inversiones en otro tipo de instrumentos y mercados, los cuáles han mostrado rentabilidades positivas. Hace algunos años, sí era importante la proporción del portafolio de los fondos de pensiones invertida en la Bolsa de Lima, sin embargo, el manejo profesional de los equipos de inversiones altamente especializados con los que cuentan las AFP, permite estar continuamente rebalanceando el portafolio de las inversiones hacia aquellas que muestran las perspectivas más favorables, es así que a la fecha la proporción de los fondos de pensiones invertida en la BVL es de 9%, tal como se puede apreciar en el siguiente cuadro

01

Además, no hay que perder de vista que las inversiones de los fondos de pensiones se efectúan con un horizonte de largo plazo y en concordancia con el objetivo de los ahorros previsionales, el cual es acompañar al afiliado durante su vida laboral, entre aproximadamente los 25 y los 65 años.

Por ello, la rentabilidad de los fondos se debe evaluar con una perspectiva de largo plazo. No olvidemos que son 40 años los que construyen el fondo de cada afiliado para su jubilación y la rentabilidad debe evaluarse tomando en cuenta esa perspectiva.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios