Desnutrición y obesidad: extremos nocivos para la salud

Enfermedades crónicas e infecciosas pueden desencadenarse por malos hábitos de alimentación

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 10/06/2015

La desnutrición era una de las principales preocupaciones de los gobiernos en países en desarrollo hace 10 años. Sin embargo, ésta ya dejó de ser la única preocupación. Actualmente el exceso de peso y la obesidad cobran cada vez mayor relevancia: de las 7,244 millones de personas que habitamos el planeta en el 2014, se estima que habría 2,300 millones de personas con sobrepeso y 700 millones con obesidad.

Para la Organización Mundial de la Salud, la obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Se considera en sobrepeso a las personas adultas cuyo índice de masa corporal supera los 25kg/m2, mientras que si supera los 30kg/m2 se considera obesidad (este índice se obtiene de la división del peso de la persona en kilogramos entre la talla en metros elevada al cuadrado, en niños se utiliza otros indicadores).

La preocupación respecto del exceso de peso no está relacionada con la belleza o la moda, sino con la larga lista de enfermedades crónicas que el sobrepeso y obesidad provocan como la diabetes, la hipertensión arterial, las enfermedades cardiovasculares, el hígado graso, algunos tipos de cáncer, problemas óseos, problemas psicológicos y de autoestima, entre otros. Estas enfermedades, además, tienen un alto costo para el Estado. Según la publicación “Un gordo problema: sobrepeso y obesidad en el Perú” del Minsa, el Perú en el 2010 tuvo costos directos (de salud) e indirectos (pérdidas económicas y de calidad de vida) estimados en 2,200 millones de dólares.

Por otro lado, la desnutrición es el estado en el cual existe deficiencia de nutrientes y energía, bajo peso y cambios severos que afectan la salud y desarrollo de la persona. En el caso de los niños, esta enfermedad afecta el desarrollo de su estatura, el desarrollo cognitivo y el sistema de defensa. Además, se suelen presentar enfermedades infecciosas que empeoran el cuadro.

Por lo general, la desnutrición infantil es consecuencia de la falta de recursos y la carencia de condiciones sanitarias, como el acceso insuficiente a alimentos o agua potable. Esto último puede ocasionar enfermedades diarreicas recurrentes que a su vez provocan desnutrición.

Una persona desnutrida reduce significativamente su rendimiento físico y mental. Esta situación puede repercutir en el entorno económico del país, pues un niño desnutrido es un niño que aprende menos y que en la adultez producirá menos.

La malnutrición, sea por exceso o por deficiencia, repercute en la salud de las personas y en el desarrollo de los países. Para reducir estos problemas las personas deberían estar más informadas. En la medida en que una persona mantiene una alimentación saludable, evitará el exceso de peso y reducirá el riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Estar bien informado es la mejor herramienta para saber qué y cuánto comer. Para ello debe buscar la asesoría de un profesional especialista en nutrición y dietética. Es recomendable mantener estilos de vida saludables: realizar actividad física al menos 30 minutos a diario, evitar el tabaco, no abusar del consumo de alcohol, procurar mantener buenas relaciones interpersonales, tratar de lograr un equilibrio emocional y control del estrés, promover una comunicación asertiva con la familia y amigos, tener buena calidad de sueño y seguir una alimentación nutritiva y saludable.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios