El decálogo para una vida saludable

La genética y la influencia del medio ambiente se combinan para lograr una vida larga y de calidad

Posteado por: Elmer Huerta , 18/07/2014

Una de las preguntas que más frecuentemente se hace la gente cuando aparece una persona centenaria es ¿Cuál será su secreto para vivir tanto tiempo? ¿Cómo habrá hecho esa persona para llegar en tan buen estado a los 110 o 115 años? Lo curioso es que no hay ningún secreto, cada centenario tiene su “propia fórmula” de éxito. Algunos dicen que la comida sana, otros dicen la vida libre de estrés, mientras que otros atribuyen su longevidad a una vida constante de trabajo.

Lo cierto es que parece que el principal elemento para tener una vida larga y de calidad es el componente genético, es decir, aquella característica heredada de nuestros padres, la cual no se puede cambiar. Pero recientes investigaciones, sobre todo en el campo de una nueva disciplina llamada epigenética, nos dicen que la influencia del medio ambiente en el campo de la salud es extraordinariamente importante y que puede ayudar a una genética poco favorable o puede arruinar una genética que nos hubiera llevado a la longevidad.

En este artículo les daremos diez consejos que han sido científicamente probados que pueden ayudar a vivir largo tiempo y con calidad.

Empecemos con en el campo de la salud corporal.

  1. Evite la obesidad con una alimentación saludable y actividad física diaria. En realidad esa frase contiene tres recomendaciones en una: come sanamente, haz ejercicio diario y adquiere y mantén un peso saludable. Tener una alimentación saludable significa que debemos hacer todo lo posible para consumir una dieta balanceada y que contenga los tres elementos principales de nutrición: proteínas, carbohidratos y grasas, además de vitaminas, minerales y agua. Luego de más de 30 años de vida académica y de atención de pacientes, he llegado a la conclusión de que una alimentación saludable significa cocinar todos los días usando ingredientes frescos y comer de todo pero en porciones pequeñas. El gran problema con la comida no es la comida en sí, sino la cantidad que se consume. Preferir alimentos de colores, frutas y vegetales, y limitar los alimentos de origen animal son consejos importantes.

  2. Evite el tabaco en todas sus formas. El cigarrillo es el enemigo número uno de la salud pública mundial. Se calcula que en el siglo pasado, el cigarrillo mató 100 millones de personas en el mundo. Póngase a pensar en esa cifra estimado lector: ¡cien millones de seres humanos muertos por consumir un solo producto! Si usted fuma, busque ayuda, existen muchas formas para ayudarlo a dejar de fumar. Si usted no fuma, no deje que fumen delante de usted y haga de su hogar, un lugar libre de humo.

  3. Evite el abuso del alcohol. El alcohol es una sustancia muy curiosa porque a pequeñas dosis es capaz de ayudar en la prevención de las enfermedades del corazón, pero a dosis mayores, no solo daña al propio corazón, sino que afecta a muchos otros órganos, entre ellos el hígado, cerebro y páncreas. La pregunta de rigor es entonces: ¿Cuál es la “dosis” adecuada de alcohol en el ser humano? Para el hombre es de dos tragos al día y para la mujer uno al día. Se define como “trago” a una dosis de licor que sirve en una copa (usualmente 30 centímetros cúbicos) o a una botella pequeña o lata de cerveza o una copa de vino. Debemos evitar lo que se llama el “binge drinking” o borrachera, que consiste en tomar hasta emborracharse de tiempo en tiempo.

  4. Evite las enfermedades de trasmisión sexual. Las enfermedades de trasmisión sexual (ETS) son de dos tipos: aquellas causadas por bacterias como la gonorrea, el chancro o la sífilis y que pueden ser curadas con antibióticos; y las causadas por virus que no pueden ser curadas. Entre estas últimas están el herpes genital que afecta tremendamente la calidad de vida sexual por toda la vida y el HIV, que lamentablemente es letal. La abstinencia sexual, la monogamia y el uso de un condón en cada relación sexual pueden ayudar a prevenir esas enfermedades.

  5. Detecta temprano el cáncer y otras enfermedades crónicas. Se conocen como enfermedades crónicas a aquellas que no pueden ser curadas y son la primera causa de discapacidad y muerte en nuestra sociedad moderna. Tres grandes enfermedades crónicas son el cáncer, las enfermedades del corazón y la diabetes. Interesantemente, las tres tienen raíces comunes: cigarrillo, obesidad, vida sedentaria, alimentación no saludable. Las tres son traicioneras y no dan síntomas cuando están empezando, y cuando estos aparecen, ya es lamentablemente tarde. La buena noticia es que las tres pueden ser detectadas a tiempo con simples pruebas que todo médico primario puede ordenar. Para eso es muy importante que la gente se convenza de que esa vieja idea de que al doctor solo se va cuando uno está enfermo, es una cosa del pasado. Lo moderno, y correcto, es ver al médico una vez al año para una revisión general y la detección de esas traicioneras enfermedades crónicas.

  6. Haz todo lo posible para dormir bien. Sin duda que uno de los males de la sociedad moderna es la falta de sueño en la gente. Por diversas razones, la gente no duerme sus horas completas y luego paga las consecuencias, entre las que están fatiga crónica, irritabilidad, falta de concentración, baja de rendimiento en el trabajo y diversas enfermedades como infecciones frecuentes e incluso el cáncer del seno. Sabiendo que en promedio el ser humano necesita ocho horas de sueño por noche, es importante saber que cada persona tiene una necesidad de sueño particular. Es importante conocer esa necesidad y respetar las horas de sueño que se necesitan. El dormitorio debe ser la habitación de la casa que se use solo para dormir y debe estar libre de todos los modernos aparatos de distracción.

  7. Evita auto medicarte. Este es un problema muy serio por las consecuencias que puede tener esa mala costumbre. Por increíble que le parezca yo he visto pacientes seriamente intoxicados por tomar medicamentos que eran del hermano o de los padres. Recientemente una señora, que había llegado de visita del Perú a Washington DC, se había olvidado de sus medicinas para la diabetes. Como la hija era también era diabética, ella no tuvo mejor idea que usar la misma medicina de la hija. El resultado fue una baja tan profunda del azúcar que la llevo a la emergencia. Otro gran problema, no solo para la persona, sino para la sociedad en general es tomar antibióticos sin receta. Con eso se promueve la resistencia bacteriana, que puede afectar el éxito de un tratamiento en el futuro tanto para la persona como para otras personas en la comunidad.

  8. Evita los accidentes en la casa y las carreteras. Por increíble que parezca, la mayoría de los accidentes ocurren en la casa. Desde caídas de ancianos por alfombras resbaladizas, hasta cortes por objetos de vidrio, quemaduras por agua caliente o choques eléctricos, la casa puede ser un lugar muy peligroso. El consejo es preparar la casa para evitar esos accidentes, especialmente si en ella habitan niños y ancianos. Los accidentes de tránsito son una causa muy frecuente de muerte y discapacidad en el Perú, calculándose que originan diez muertes cada día. Si bien es cierto que este es un problema en el que las autoridades tienen un papel muy importante en su control, usted, que usa calles y carreteras diariamente tiene responsabilidad. Obedecer las reglas de transito, ser cortes con los demás y manejar a la defensiva son reglas importantes. Evitar manejar un vehículo si se ha tomado alcohol debe ser una regla elemental de comportamiento social.

Con respecto a la salud mental.

  1. Identifique temprano y busque ayuda para el estrés y la depresión. El estrés crónico es un verdadero veneno para una persona. El estrés se produce cuando el individuo es incapaz de lidiar con las presiones de la vida moderna tales como trabajos no gratificantes, relaciones tóxicas de pareja o problemas económicos, y elabora enormes cantidades de las hormonas cortisol y adrenalina. Estas sustancias intoxican el organismo causando un sin número de síntomas que terminan paralizando a la persona afectada. Por su parte la depresión, ya sea de tipo reactivo a una situación de la vida, o de tipo esencial (es decir sin causa aparente), pueden interferir enormemente con la calidad de vida de la persona afectada. Lo importante es aprender a reconocer los síntomas tempranos de esas condiciones tales como ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño y del apetito, dificultad para tomar decisiones y tristeza constante y no tener miedo ni vergüenza de buscar ayuda de un profesional de salud mental. Ambas condiciones pueden resolverse favorablemente con una guía adecuada por un psiquiatra o un psicólogo.

Y por último, la salud espiritual.

  1. Desarrolle redes de amigos y familiares que sirvan como un colchón social. El ser humano es gregario por naturaleza, es decir evita la soledad y busca a otras personas. Fomentar y fortalecer redes de familiares y amigos es vital, no solo para pasarla bien en momentos de felicidad, sino también para tener el apoyo emocional en momentos de enfermedad o pesar. Muchos estudios indican que hombres solteros o divorciados tienen más frecuencia de enfermedades crónicas y tienen más tendencia al abuso de alcohol y drogas. Por su parte, algunos estudios han demostrado que las mujeres que tienen tendencia a estar solas mueren más de cáncer porque al no tener amistades, no tienen el estímulo para hacerse los exámenes de detección del cáncer correspondientes.

Corolario

En este momento la ciencia no nos puede decir el tipo de genética con el que hemos venido a este mundo, por lo que vivir confiado en que hemos heredado los genes de la vejez de nuestros padres o abuelos puede ser una ilusión. Lo que sí sabemos es que si seguimos las diez reglas de vida que hemos delineado en este artículo, va ser posible tener una vida más larga y de calidad. Y si encima tenemos la suerte de tener una buena genética, sin duda tendremos mayores posibilidades de estar celebrando 100 años de vida de calidad en compañía de la familia y los amigos.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Elmer HuertaElmer Huerta

Elmer Huerta

Médico experto en Salud Preventiva

Con más de 30 años de trabajo médico y cuatro especialidades, el Dr. Elmer Huerta es un referente en salud preventiva. Fue el primer latino en ser elegido Presidente de la Sociedad Americana del Cáncer y ha recibido diversos premios internacionales, entre ellos el de "Campeón de la Prevención y la Salud Pública" otorgado por la Casa Blanca de los Estados Unidos. Actualmente conduce un programa en una radio local y ha publicado el libro La Salud ¡Hecho fácil! (best seller en la Feria del Libro 2013). También escribe columnas en revistas, diarios y blogs en varios países.

Comentarios