¡Estilos sociales, hablemos!

Ser versátiles en nuestro trato puede mejorar nuestro clima laboral, averigua en este artículo si la gente disfruta de trabajar contigo.

Posteado por: Lila Soto , 15/08/2014

Las personas tenemos diferentes estilos o formas de ser y hacer las cosas. Nos comunicamos de manera diversa con unos y otros, sintiéndonos más o menos cómodos con algunas personas y no sabemos porqué.

Hoy, conocemos 4 estilos sociales: analítico, amable, expresivo y dinámico; teoría desarrollada por los sicólogos Roger Reid y David Merril 1963. Se dice, que es más fácil y te conectas con mayor facilidad cuando te comunicas con una persona del mismo estilo al que perteneces: amables – amables, expresivos – expresivos, etc.

En este proceso, las personas de cada estilo se acercan al trabajo y a la vida en general de formas diferentes. Esto no lo podemos cambiar, son simplemente estilos. Afortunadamente, lo que ayuda a realizar las conexiones entre estos diversos estilos es la “versatilidad”.

¿Qué es la versatilidad? Es la medida en que los demás perciben que una persona está dispuesta a abandonar el comportamiento de su “zona de confort” con la finalidad de colaborar más eficientemente con los demás. Es la medida de lo bien que trabajas con los demás, independientemente del estilo de los otros.

La versatilidad no es un conjunto de comportamientos aparte del estilo. La gente aplica la versatilidad a través del prisma de su estilo.

Existen dos pasos claves para entender la relación entre estilo y versatilidad: En primer lugar, es necesario que cada persona entienda su propio estilo y el estilo de las personas que trabajan con uno; es decir, “conocerse a sí mismo” y “conocer a los demás”. Con estas ideas en mente, podemos decir que puedes conocer las necesidades de los demás al igual que las tuyas.

En este punto, puedes entonces ajustar tus comportamientos para trabajar de forma más eficiente con los demás con resultados insospechados.

Cuando los demás ven en ti un alto grado de versatilidad, se dan cuenta que sales de tu zona de confort modificando comportamientos para trabajar en armonía con el equipo al cual perteneces.

Cuando hayas realizado estos ejercicios, la gente con la que trabajas te ofrecerá cierto tipo de retroalimentación sobre tu comportamiento. Puede que no sea de inmediato, ya que a veces lleva tiempo que las percepciones de la gente se unan a un cambio de comportamiento. Al menos, inicialmente, puede que ni tan siquiera se hable de ello. Pero de alguna manera te ofrecerán sus opiniones acerca de tu comportamiento. Este es un indicador de tu versatilidad.

Como verás, la versatilidad va más allá de esta definición general. Pero, en esencia esto es lo que es. Actuar de cierta forma respecto a los demás hace que te muestren respeto y apoyo, a esto es lo que nos referimos como versatilidad.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a comprender y conocer en qué grado de versatilidad te encuentras hoy son:

¿Disfruta la gente que trabaja contigo de trabajar contigo?, ¿se sienten cómodos hablando e intercambiando información?, ¿pueden confiar en ti? Si las respuestas son afirmativas fácilmente, tienes un alto grado de versatilidad; sino, a trabajar en salir de tu zona de confort, modificando tus comportamientos que permitan a los otros verte cerca a ellos, trabajando de manera más efectiva con los demás.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Lila SotoLila Soto

Lila Soto

Gerente de Área Capital Humano y Responsabilidad Social

Cuenta con 19 años de experiencia en el sector financiero. Posee una maestría en Marketing por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas - UPC. Asimismo, es Trainer Certificada por Proteus y DDI en “Gestión y Desarrollo de Equipos Eficaces” y Trainer Certificada por BNS en “Expectativas de Gerentes y Supervisores” a nivel internacional.

Comentarios