¿Hacia dónde va el dinero que aporto a mi AFP? - 1ra parte

Tu dinero aportado a la AFP no solo permite que recibas una pensión, sino también cubre algunos riesgos a los que estás expuesto

Posteado por: José García Puntriano , 06/12/2016

El dinero que aportas a tu AFP se compone de tres aportes con destinos distintos:

  1. Depositas la mayor parte en tu cuenta personal de ahorros para tu pensión.
  2. Adquieres el servicio de manejo profesional de la administración de tus ahorros.
  3. Compras un seguro que te protege en caso sufras una incapacidad que te impida seguir trabajando. También adquieres un seguro que protege a tu familia ante el riesgo de que fallezcas y los dejes desamparados.

Veamos con más detalle estos tres aportes que efectúas:

En el primero de ellos, destinas 10% de tu remuneración hacia tu cuenta, propia y personal, de ahorros para tu pensión. Es decir, cada mes o en cada oportunidad que aportes, estás depositando en tu cuenta de ahorros en la AFP el dinero que utilizarás más adelante, retirándolo en tu etapa de vejez.

Este dinero es solo tuyo, va exclusivamente a tu cuenta, no se mezcla con el dinero de otros afiliados ni con las cuentas de la AFP, además es inembargable y se encuentra inafecto al pago de impuestos. Su destino es que te sirva como ingreso en tu etapa de adulto mayor, cuando ya no trabajes, ya sea mediante la opción que lo retires totalmente al momento de tu jubilación, o mediante la opción que te compres una pensión que te de ingresos de por vida o por retiros programados. También puedes combinar las opciones mencionadas.

En mi artículo «¿Sabes cuáles son los tipos de fondo que ofrecen las AFP?» publicado en este mismo blog, menciono que la tasa de aporte de 10% de la remuneración es muy baja e insuficiente pues el periodo habitual de vida laboral, desde los 25 hasta los 65 años, abarca cuarenta años. Y si separamos el 10% de nuestros ingresos de cuarenta años, estamos en la práctica separando para nuestra pensión cuatro años de ingresos. Y luego de jubilarnos, esperamos vivir veinte años, es decir ¡cinco veces más que nuestros ahorros!

Como referencia, la tasa de aporte pensional promedio de muchos países desarrollados, agrupados en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organización a la que el Perú aspira ingresar, es de 20%; y en algunos países como España, Italia y Suiza, supera el 25%. La tasa aplicada en Perú de 10% es insuficiente y debe subir para que los peruanos podamos construir un fondo más grande que nos permita gozar de una mejor pensión.

El segundo de los aportes mencionados se refiere al servicio de manejo profesional de la administración de tus ahorros, el cual incluye toda una serie de servicios, entre los que se encuentran: el proceso de acreditar a tu nombre el dinero que depositas y asignarlo al tipo de fondo que has elegido, el servicio de invertir tu dinero en los mercados de capitales, el cual incluye análisis y monitoreo de riesgos crediticios, operacionales, de liquidez y de mercado; análisis de los fundamentos de los emisores sujetos de inversión; permanente monitoreo de los mercados financieros mundiales y ejecución de operaciones de rebalanceo de las inversiones; elaboración y administración de contratos y temas legales vinculados a las inversiones; manejo de las cuentas financieras, servicio de custodia y otras operaciones de back office; contabilidad diaria, minuciosa y rigurosa de cada inversión efectuada por los fondos de pensiones, esta contabilidad es tan transparente y detallada que diariamente las AFP reportan las inversiones al regulador con un detalle que va hasta siete decimales, es decir las cifras están controladas con la precisión de un cienmilésimo de céntimo de sol, además las inversiones son sometidas a continuas auditorias, tanto internas como externas, las cuales están a cargo de prestigiosas instituciones de auditores, contando adicionalmente con auditorías efectuadas por el propio regulador.

Están incluidos también en el segundo de los aportes mencionados, los servicios de brindar la disposición de agencias a nivel nacional, con personal especializado y capacitado para una adecuada atención a los afiliados, para otorgarles información y efectuar la gestión de trámites que requieran.

También se incluye, en los casos en que sea necesario, los servicios legales de cobranza judicial de aportes retenidos por los empleadores y no depositados en las cuentas del afiliado. Además se incluye el servicio de envío de estados de cuenta cuatrimestrales, con toda la información de tus aportes, la rentabilidad que estos han obtenido y el saldo del capital con el que cuentas para tu pensión.

El servicio de administración y pago de pensiones, una vez culminado el periodo de afiliación, también se encuentra incluido, así como todo el soporte necesario de infraestructura, personal especializado y procesos y sistemas que soporten las actividades antes señaladas.

Todo lo mencionado está incluido en el segundo aporte, compuesto por la comisión pagada a la AFP.

El tercero de los aportes mencionados al inicio, está destinado a comprar seguros que cubran algunos riesgos a los que estás expuesto como afiliado. Así, con cada aporte adquieres un seguro que te cubre en caso quedes inválido para trabajar por algún accidente o enfermedad. También adquieres un seguro que cubre financieramente a tu familia en caso que fallezcas.

Si incurres en algunos de los casos mencionados, y cuentas con al menos cuatro aportes durante los últimos ocho meses anteriores al siniestro, las compañías de seguro que cubren estos riesgos en el sistema de pensiones abonan en efectivo a tu cuenta de ahorros para la pensión el monto faltante que sea necesario para que tú o tu cónyuge puedan gozar de una pensión de por vida, cuyo monto guarde relación con los ingresos que has tenido. Estos seguros también cubren a tus hijos menores de edad y hasta los 28 años si son estudiantes.

En la segunda parte de esta entrega, que será publicada pronto, abordaré con mayor detalle, cuál es el destino específico del primero de los aportes mencionados en este artículo, es decir el de tu dinero que es invertido en los mercados de capitales buscando generar una adecuada combinación de rentabilidad y riesgo, tal que permita preservar o hacer crecer tu fondo, según el tipo de fondo en el que te encuentres. Gracias por leer mi artículo y hasta entonces.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios