La dieta del verano

Nuestra especialista nos deja 7 tips para poner en práctica

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 16/01/2018

Sentirse y verse bien es una necesidad totalmente sana y natural en las personas, sin embargo en verano esta tiende a ser más relevante por las actividades propias de la temporada y que invitan a plantearse metas que tengan que ver con ordenarse y entrar en un estilo de vida más saludable.

En verano, si bien las necesidades nutricionales son similares al invierno, los tipos de alimentos y preparaciones varían para lograr justamente lo mencionado: verse bien y sentirse bien. La dieta de verano no sólo debe ser nutritiva sino que pueda ayudar a mejorar el peso y contribuir con el bienestar.

Estas son las características de la dieta de verano:

1. Empieza el día bebiendo un vaso con agua, puede ser fría (sobre todo si se es estreñido) o a temperatura ambiente. Iniciar el día con hidratación beneficia el buen funcionamiento de todo el organismo, hidrata y ayuda a limpiar la carga intestinal.

2. Incluye alimentos vivos en el desayuno: la fruta fresca entera, tanto en la cáscara como en la pulpa, mantiene componentes activos que actúan en el cuerpo en múltiples funciones. Además sus vitaminas y minerales se encuentran íntegras y el cuerpo las aprovecha mejor. Las más recomendadas: aguaymanto, uvas, arándano, fresas, mandarina, mango, papaya y plátano.

3. Las ensaladas de vegetales frescos están presentes todos los días. Te abastecen de fibra, minerales y vitaminas, aportan saciedad ayudando a controlar la cantidad de calorías consumidas en el día y por tanto el control de peso. Permiten bajar los niveles de grasa en la sangre y recargan el cuerpo de vitaminas y minerales necesarias para el buen funcionamiento del metabolismo.

4. Los frutos del mar incluyendo pescado, mariscos y algas son necesarias al menos dos veces por semana. Su calidad proteica es muy buena y son la mejor fuente de omega 3 (un nutriente esencial que mantiene hidratada la piel, ayuda a la visión y al buen funcionamiento del sistema nervioso).

5. Cuida la hidratación y la desintoxicación del cuerpo bebiendo entre 6 a 8 vasos de líquidos naturales sin azúcar. Los mejores son el agua, las bebidas a base de semillas, agua de frutas, infusiones naturales, todas ellas ofrecen ventajas a la salud e hidratan el cuerpo. Recordemos que el cuerpo está constituido en un 70% de agua que se va perdiendo a lo largo del día (pero con mayor intensidad durante el verano) y que debe reponerse.

6. Aún cuando se suele temer a las harinas, estas siguen siendo necesarias en verano. Lo importante es que en este tiempo sean de fuentes integrales y en menor cantidad, si lo que se busca es controlar el peso. Esto quiere decir procurar que sean de granos, semillas o cereales enteros como la quinua, menestra, trigo, etc. Es posible que en verano no se incluyan estas opciones a diario en la medida que la fruta fresca esté presente, en todo caso, disminuir la cantidad de las harinas puede ser omitiéndolas algunos días o reduciéndolas todos los días. Esto puede conducir a una pérdida de peso.

7. Las cenas deben pensarse siempre ligeras, pueden ser ensalada más una fuente proteica a base de huevo, queso o carne blanca. Otra opción es fruta fresca, yogurt y granola, incluso puede ser un pan pita con vegetales y/o queso o huevo. El ser ligera contribuye a que contenga menos calorías pero sobretodo a que permita una digestión completa que beneficia el buen descanso y con ello el buen ánimo y reparación del cuerpo.

La dieta de verano es suficiente en nutrientes y se adapta a la rutina de cada persona pero además busca ser un medio que contribuya con el bienestar y mejorar los estilos de vida de cada persona.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios