La receta de la felicidad

¿Es posible seguir los consejos para tener una vida perfecta?

Posteado por: Roberto Lerner , 26/06/2018

La idea de naturaleza humana, en otras palabras asumir que algo inmutable, una esencia, subyace a todos los miembros de nuestra especie y nos define, es vista como algo más bien pesimista, resignado, ideológicamente conservador. ¿Acaso no hemos vencido tantas limitaciones impuestas por nuestros organismos? Surcamos mares, recorremos el cielo —incluso más allá de nuestro planeta—, hemos vencido enfermedades que antes nos diezmaban y podemos esperar vivir en buen estado hasta edades bíblicas.

¿Qué puede importar lo que dicta la naturaleza si podemos atisbar mucho más allá de ella, incluso contrariarla?

Las promesas llenan las páginas y pantallas con un optimismo contagiante. Lo único estable en lo humano es su maleabilidad. La ciencia y la tecnología, a través de sistemas públicos o privados se encargarán de abolir las diferencias que traemos al nacer, las debilidades que imponen nuestros genes, compensar y revertir las consecuencias de accidentes; y si seguimos sus recetas —todas esas que aparecen cotidianamente en medios de comunicación y redes sociales— alcanzaremos salud y felicidad. La composición de nuestros cuerpos y la historia de nuestra especie no dictan el futuro de nuestro bienestar.

El mercado, o, mejor aún, la feria de recetas para quitar lo que sobra, añadir lo que falta, componer lo defectuoso, perfeccionar lo funcional y concretar lo ideal, es ubicua, permanente, ruidosa. Supera el flujo, ya importante, de publicidad comercial y se acerca a un murmullo incesante que nos da indicaciones de cómo hacer, qué no hacer, cuánto hacer para que tal cosa deseable ocurra y tal otra terrible no suceda. Claro, siempre viene con el sello de alguna autoridad científica, de algún estudio riguroso, de algún testimonio irrebatible; con porcentajes de éxito, probabilidades de que las cosas vayan mal si no, o de que vayan bien si sí.

Hay varios problemas si prestamos demasiada atención a los consejos para vivir una vida perfecta.

En primer lugar su número es tan grande que tratar de implementarlos consumiría toda nuestra energía y dinero, con lo cual el nivel de estrés contrarrestaría cualquier ganancia de salud.

En segundo lugar para cada receta hay por lo menos una que es opuesta y, para colmo de males, como ocurre con las modas, lo que era infalible ayer, es dañino en cuestión de semanas.

En tercer lugar no tenemos casi ninguna posibilidad de someter el origen de las recetas a un control de calidad ni a un escrutinio crítico. Si seguimos una o la otra es un asunto de fe, presión social y desencanto con lo que hermos venido haciendo o somos.

Quizá el consejo más sano sea no prestar atención a tanta promesa y dejar de hipotecar nuestro presente a un futuro que hasta ahora nadie sabe manejar.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roberto LernerRoberto Lerner

Roberto Lerner

Psicólogo, Ph.D. con estudios en Universidad Católica de Nijmegen, Holanda

Psicoterapeuta de niños, adolescentes y familias, especialista en intervención en crisis. Consultor en recursos humanos. Obtuvo el Premio Nacional de Psicología en 1993. Director del Instituto Peruano de Acción Empresarial (IPAE). Miembro fundador de Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (CEDRO). Autor de 6 libros. Columnista en un periódico importante y es blogger en “Espacio de Crianza”.

Comentarios