La responsabilidad social debe ser un compromiso compartido

Nuestra responsabilidad con el entorno está en dejarle mejores personas al planeta

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 10/06/2015

La conocida frase “dejarle un mejor planeta a nuestros hijos” paulatinamente va siendo reemplazada por “dejarle mejores personas al planeta”. No es simplemente un cambio semántico, sino una poderosa toma de conciencia de cómo todos tenemos un impacto y una responsabilidad sobre el entorno y que no sólo cuenta la suma sino también la individualidad que la compone.

Estamos acostumbrados a escuchar que nuestro país “no funciona”. Pero de alguna manera siempre la culpa es de los otros y las lógicas son un tanto maniqueas; las empresas son las explotadoras, las ONGs las rojas caviares, el Estado ineficiente y corrupto, tal o cual comunidad ignorante, etc. Y no sólo nos referimos a instituciones, sino también a comportamientos. Siempre son los demás los que se pasan la luz roja, los que hacen oídos sordos a las sirenas de ambulancias y bomberos, los que adelantan en un carril de emergencia, los que se estacionan en un lugar reservado para discapacitados, los que no reciclan, los que dan coimas, los que le sacan la vuelta a la ley, etc. Pero, ¿cuándo tú y yo nos hacemos responsables?. El “nosotros” no será posible sin un “tú”, “yo”, “él” y “ella” con conciencia y compromiso ciudadano. Ninguna comunidad es exitosa en una sociedad que no lo sea y ninguna institución es distinta a lo que somos como sociedad. Es el momento de sincerarnos, pensar y repensar cómo desde nuestras posiciones podemos ser individuos con competencias colectivas que se empiecen a definir por el bien común y que apuesten por defender y preservar los derechos de los otros como propios. Debemos sumar esfuerzos por abrir un diálogo real, donde nuestras ideas puedan converger o confrontarse y colisionar, y aún así seamos capaces de legitimarlas como válidas.

Nuestro país ya es de renta media, con enormes logros alcanzados en democracia, pero también con amplísimos desafíos. Nuestros desafíos están vinculados a inequidad, desconfianza institucional, desarticulación intersectorial y percepciones que a fuerza de permanecer en el tiempo se convirtieron en realidad. Necesitamos empezar a integrarnos para ser por fin una Nación, con objetivos y metas compartidas donde los pronombres personales no suenen más alto que el para “nosotros”. Somos al final uno y todos. Comprender que no es “algunos derechos para todos”, ni “todos los derechos para algunos”, sino “todos los derechos para todos” es sólo el comienzo.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios