Lo que se aprende en casa jamás se olvida

9 ideas y algunos tips para empezar a reciclar en familia

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 13/06/2017

Si algo nos ha dejado claro este interminable y sofocante verano limeño es que el calentamiento global es tan real como tú y yo. No es una opinión sino un hecho, y todos tenemos una cuota de responsabilidad en ello y por supuesto varias maneras de actuar para reducir nuestro impacto. Si bien reciclar es la punta del iceberg, es importante hacerlo y tiene que ver más con querer que con poder. Reciclar en casa no toma mucho tiempo y los beneficios son substanciales. No hay excusas entonces.

  1. Para empezar debemos comprometernos y aprender qué se puede y qué no reciclar. En términos generales, papel, plástico, metal y vidrio son reciclables. Si bien hay excepciones, esto ayudará para iniciar un programa en casa. Les comparto una guía online para niños y niñas que permitirá saber qué y cómo se recicla, además, pueden verla con sus hijos o sobrinos.

  2. Debemos ubicar cerca de donde vivimos un lugar donde reciban cosas recicladas (papel, plástico, tapas de botellas, vidrio, baterías, tetrapack, etc.). Varios supermercados tienen en sus estacionamientos contenedores donde se pueden depositar estos materiales. También puedes averiguar en el colegio de tus hijos, tu municipalidad o tu empresa si tienen algún programa de reciclaje y puedes contribuir con ellos. Sino, puedes promover el inicio de uno en estos espacios.

  3. En un lugar de la casa cómodo y a la mano, puede ser la cocina o lavandería, ubica tachos de distintos colores con carteles hechos en cartulina (puedes hacer el arte con tus hijos o sobrinos) donde quede claro en qué lugar va el plástico, el vidrio, el papel y los residuos orgánicos. Luego, se pueden poner cajitas pequeñas donde vayan las tapas y las baterías. Hablar del proyecto con la familia y de la importancia de llevarlo a cabo, y alentarlos a que sólo boten aquello que dentro de la casa no se pueda reutilizar, es básico (por ejemplo, si el yogurt viene en un envase de vidrio, en vez de botarlo, pueden reutilizarlo para almacenar salsas). Aquí hay lindas y prácticas ideas que se pueden llevar a cabo con materiales reciclados.

  4. Todo lo que es papel se puede reciclar salvo que esté mojado o que tenga adherido algún metal o plástico, en cuyo caso se debe separar.

  5. Aprender qué tipo de plásticos se pueden reciclar también es importante. Por lo general, todo aquello que mantiene su forma (una botella, los envases en los que vienen los trozos de torta, etc.).

  6. Hay ciertas cosas que deben enjuagarse antes de reciclar para acelerar el proceso de reciclaje, como las botellas. Les aconsejo que las laven con agua que ya se haya utilizado previamente.

  7. Hay productos que están elaborados pensando en minimizar su impacto ambiental, ya sea porque utilizan menos insumos o los hacen de materiales previamente reciclados (para esto hay que leer las etiquetas). Por ejemplo, hay una marca que vende el papel higiénico sin el tubo en el medio. Comprarlos reduce el impacto, facilita el reciclaje y contribuye a premiar a las empresas que innovan con conciencia social.

  8. No necesitamos comprar todo nuevo o incluso comprarlo del todo, más si lo usamos por un tiempo corto. Hay tiendas online que permiten alquilar, por ejemplo, vestidos y accesorios de fiesta, tiendas donde se puede comprar ropa de segunda mano en muy buen estado o las páginas de Facebook donde se puede adquirir desde una silla de comer para niños hasta cuadros de personas que se mudan del país o simplemente que ya no los necesitan (algunas páginas a las que pueden solicitar ser miembros: Ya no lo uso lo vendo, Ya no me lo pongo lo vendo, garage sale expats in Lima, La Kachina baby “oficial”, Baby Haul Perú, entre otras) Hay que cambiar el chip, no es sólo reciclar, sino sobre todo cambiar nuestros patrones de consumo.

  9. El papel toalla es práctico, pero caro y genera desperdicio. Si lo utilizas, por ejemplo, sólo para secar el agua de tus manos o alguna superficie, no lo botes, deja que seque un rato y luego reutilízalo, por ejemplo, para limpiar las ventanas o el piso.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios