Lo que un cuento me enseñó sobre el ahorro

Ahorrar un poco cada día hará la diferencia en el futuro

Posteado por: José García Puntriano , 06/04/2018

Cuando mis hijos eran pequeños solía leerles cada noche un cuento antes de dormir. Entre ellos no faltaron las clásicas historias de siempre como Caperucita Roja, Blancanieves, Los Tres Cerditos, La Bella Durmiente, Pinocho, Cenicienta, entre otros títulos que muchos hemos disfrutado escuchándolos o leyéndolos de niños, y que yo volvía a disfrutar como adulto al presentárselos a mis hijos.

Una noche le estaba leyendo a mi hijo menor la historia de «La Cucarachita Martina», cuento popular hispanoamericano que nos viene como tradición oral desde siglos atrás y escrita desde el siglo XIX. En la versión de este cuento que yo le leía a mi hijo, la Cucarachita Martina barriendo en la puerta de su casa se encuentra una moneda de un sol y se pone a pensar: ¿qué me compro con un sol?, ¿qué me compro? A la cucarachita se le ocurren muchas ideas relacionadas a comida, las cuales inmediatamente descarta pues la comida «se la comería y se le acabaría». También piensa en varias opciones de vestido, que incluyen carteras y zapatos, pero las descarta también, pues con un sol no le alcanzaría para comprar dichos objetos. Al final se decide por una cinta para la cabeza, gracias a la cual termina recibiendo muchos pretendientes entre los cuales elige al Ratoncito Pérez para casarse.

Cuando terminé de leerle el cuento, mi hijo no estaba dormido para nada, más bien estaba pensativo. La parte del cuento que más le había llamado la atención fue la de “¿qué me compro con un sol?”, y la cantidad de opciones que a la Cucarachita Martina se le ocurrieron primero y luego descartó.

Mi hijo, luego de permanecer un rato en silencio, se dirigió hacia mí y me pidió que abriese el cajoncito de su mesa de noche, lo cual hice. A continuación me señaló unas monedas que tenía en su cajón y me preguntó cuánto había. Le dije que tenía tres soles, a lo cual mirándome a los ojos me preguntó: “¿qué me puedo comprar con tres soles?” Bueno -le dije-, seguramente podrás comprarte un six pack de Margaritas, tus galletas favoritas, y hasta tendrías vuelto para comprarte más golosinas. Pero papá -me respondió-, se me acabarían, igual que a la Cucarachita Martina. ¿Con tres soles qué me puedo comprar que me sirva y que no se me acabe nunca? Es hora de dormir hijo, descansa, que tengas buenas noches y mañana te respondo la pregunta -le dije mientras le acomodaba la frazada y apagaba la luz.

Me quedé pensando sobre qué se podía comprar con tres soles y le pregunté a mi esposa, quien me dijo que probablemente podía comprar un kilo de arroz o un kilo de azúcar, que tal vez no me llegue a alcanzar para comprar un litro de leche, pero sí para comprar media docena de huevos o seis unidades de pan francés. ¿Y que no sea comida? -le pregunté. Puedes comprar una revista o unos periódicos; también puedes hacer un viaje de ida y vuelta en autobús -me respondió.

Le expliqué a mi esposa que necesitaba algo que dure de por vida, a lo cual me respondió: tú siempre escribes sobre pensiones en el blog Piensa Pro Futuro, ¿No podría alguien tal vez comprarse una pensión de por vida con tres soles?, ¿Qué pasa si separa tres soles diarios para ahorrarlos para su pensión en una AFP?, ¿Qué pensión obtendría? Le respondí que una persona que separe tres soles diarios, y los deposite a fin de mes en su propia cuenta de ahorros en una AFP, estaría depositando 90 soles mensuales para su fondo de pensiones. Si es constante y lo hace mensualmente durante su etapa adulta (25 a 65 años) podría obtener una pensión de por vida de aproximadamente mil soles mensuales y estaría, además, mientras esté ahorrando, protegido por un seguro de invalidez, fallecimiento y gastos de sepelio.

Temprano, en la mañana del día siguiente, fui a la panadería y junto con los panes para el desayuno compré un six pack de galletas Margaritas, las preferidas de mi hijo, y se las llevé diciéndole que sus tres soles ahora podían comprar las galletas. Le dije también que efectivamente se le acabarían como él había dicho, pero que las disfrutaría, y ya más adelante, cuando tenga sus ingresos, recuerde que el ahorro para el futuro es algo que le servirá y que también le durará, pues con un pequeño esfuerzo de ahorro y mucha constancia es posible generar una pensión que nos pueda ayudar en la vejez y que no se acabará, que durará de por vida.

Notas técnicas: Para estimar la pensión proyectada se ha utilizado un aporte mensual al fondo de pensiones de 90 soles efectuados constantemente entre los 25 y los 65 años. Las comisiones y primas de seguro no están incluidas en el cálculo efectuado y deben pagarse aparte. La rentabilidad nominal anual utilizada es de 5.50 %, durante todo el periodo de aporte debe tenerse presente que la rentabilidad de los distintos tipos de fondo de pensiones es variable y su nivel en el futuro puede cambiar en relación con la rentabilidad pasada. Pensión estimada en base a renta vitalicia inmediata en soles ajustados para un jubilado sano de 65 años sin beneficiarios. Tope de gastos de sepelio y tasas de venta de compañías de seguro se han considerado a los niveles actuales del mercado.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios