Los beneficios emocionales de compartir tiempo con los abuelos

Recuerde que no solo aportan en el plano educativo, también en lo emocional y lo afectivo

Posteado por: Giuliana Caccia , 21/10/2015

Decíamos en un post anterior que los abuelos son personas fundamentales en la vida de cualquier pequeño. Un niño que no los tiene está perdiendo un personaje fundamental que le transmite la riqueza del pasado y la visión del futuro.

Los abuelos son artífices de muchos beneficios más allá del plano educativo; lo son en lo emocional y lo afectivo. Es lógico, considerando que la actividad más compartida entre nietos y abuelos es la compañía y el pasar tiempo juntos, ya sea de ocio o de cuidado.

La conversación entre ambos es totalmente diferente a la que se da entre padres e hijos. Es más distendida, más relajada. “La creación de vínculos emocionales sólidos depende de este contacto personal y de las conductas afectivas comunicativas que emplee el abuelo, entre las que están sus muestras de interés y preocupación, sus interacciones, sus demostraciones de apoyo y ánimo, sus respuestas verbales y no verbales, y sus recompensas”, según la doctora Rivas en su libro Generaciones Conectadas.

Por eso es de vital importancia que tanto los padres como los abuelos estén al tanto de todos estos beneficios naturales de salud emocional que brinda una sana relación entre estas dos generaciones de la familia. Aquí pasamos a enumerar algunas de ellas:

  1. Al tener muchas veces más tiempo que los padres para escucharlo y conversar con él, los abuelos consiguen reconfortar al niño y valorizarlo. Asimismo, la vitalidad, el cariño y la ilusión que transmite el nieto en la conversación con su abuelo refuerzan su confianza como persona capaz de atender a otros y, por tanto, se robustece su sentimiento de utilidad y de autoestima.

  2. Como decía el psiquiatra infantil Arthur Kornhaber, “para un niño sólo los padres están por encima de los abuelos en la jerarquía del afecto”. Los abuelos consuelan cuando los niños están tristes y los hacen entender su error. El niño se siente acogido, protegido y comprendido. Se siente seguro en los brazos del abuelo.

  3. Cuando los abuelos les enseñan positivamente otra forma de hacer las cosas (en el post anterior pusimos el ejemplo del sándwich para la lonchera), le están ayudando al niño a desarrollar el espíritu crítico.

  4. Cuando los abuelos y los padres tienen una relación sana (la cual no excluye discusiones de vez en cuando) el niño adquiere la importante noción de lo que es la familia, los lazos de afecto y un clima feliz.

  5. Cuando los abuelos hablan al niño de sus padres, de “cuando ellos eran pequeños como tú”, le aportan la idea del tiempo, de la continuidad de la vida.

  6. El beneficio de un abuelo a nivel afectivo es mucho más trascendente cuando falta alguno de los progenitores, cuando hay un divorcio o un fallecimiento. El abuelo es un gran apoyo emocional sobre todo durante la infancia porque, al reemplazar a la figura parental ausente, su presencia y actitud pueden reducir el nivel de estrés del niño e, inclusive, ayudar a restaurar los conflictos.

Los abuelos, como ya hemos dicho, no están solo para complacer caprichos. Su verdadero aporte es tan potente que, sobre todo los buenos, son una figura entrañable para los nietos, pues encarnan la representación de afectos muy positivos. Hay que aprovechar, de manera natural y no utilitaria, esta maravillosa riqueza que nace de un amor puro y sencillo que se alimenta del encuentro constante y de la serenidad que dan los años.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Giuliana CacciaGiuliana Caccia

Giuliana Caccia

Especialista en temas de familia y afectividad

Comunicadora Social de la Universidad de Lima y Máster de Matrimonio y Familia en la Universidad de Navarra (España). Autora del libro “Educación en serio: Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan”. Hace cinco años creó el proyecto "La Mamá Oca", una plataforma multimedia que tiene como misión ofrecer a los padres recursos para criar niños felices, teniendo como eje la educación en virtudes. Actualmente dicta charlas, talleres y conferencias sobre temas de pedagogía familiar, matrimonio y afectividad.

Comentarios