Milán, un recorrido lleno de arte y moda

Descubre los 10 lugares más icónicos de esta ciudad

Posteado por: Joanna Boloña , 10/09/2018

Tengo que confesarles que soy muy feliz viajando, pero me llena de estrés los días previos a mi viaje. Marcar lugares importantes que visitar, agendar algún lugar que valga la pena y haga la diferencia, es complicado. Tienes tanta información a disposición en redes o por parte de algún amig@ que viene con el súper tip, que se te complica más hacer un buen filtro de todo.

Milán no fue mi excepción. Es más, estaba súper emocionada por conocer esta ciudad, solo que había mucha información dividida: algunas notas hablaban maravillas y otras la ponían como un destino sobrevalorado. La mayoría de comentarios era sobre cómo sacarle jugo a las miles de tiendas que tiene la ciudad, y aunque me declaro adicta a la compras #MeaCulpa, amo una ciudad con museos, historia y calles lindas en las que pueda perderme, pero sobre eso no me comentaron ni leí en absoluto. Así que partí a mi destino con muchas dudas, pero con ganas de pasarla bien #VamosConFe.

Llegar desde Lima a Milán tarda aproximadamente 15 horas de vuelo. Si para ustedes son demasiadas horas en un avión, siempre pueden hacer escalas en alguna de estas ciudades: Madrid, Ámsterdam o París, un boleto oscila entre los $1100 y $1300, solo si es que compran por estas fechas hasta enero. Pueden conseguirlo más barato, hasta en $ 900, si planean viajar el próximo año.

Luego de sobrevivir las 15 horas de vuelo, llegarán al Aeropuerto de Malpensa. Este aeropuerto es muy transitado, pues solo en el 2017 transitaron más de 22 millones de personas. Cuenta con dos terminales muy grandes y distanciadas entre sí, por eso es importante tener claro a qué terminal llegarán. La principal es la terminal 1 y, según me comentaron, a la terminal 2 suelen llegar los vuelos internos de mayor frecuencia o las aerolíneas económicas. Hay un autobús gratuito que conecta las 2 terminales del Malpensa y pasa cada siete minutos #GringaTip1. Una vez que abandonen la terminal 1 tienen dos opciones para movilizarse: la primera es un bus que les llevará hasta la estación central, el costo es de 13 €, demora 40 minutos el trayecto y los buses pasan cada 20 minutos; la segunda opción es un bus que los lleva a la Plaza Cadorna al mismo costo y con una frecuencia de 30 minutos.

Mi hotel quedaba cerca a la plaza Cadorna, así que tomé la segunda opción. Lo primero que observé al llegar a la plaza fue el monumento Ago, Filo e Nodo (Aguja, hilo y nudo), en honor a la moda (Milán es considerada la capital de la moda). Aquí se concentra la mayor parte de la industria y algunas de las escuelas de moda y economía, como por ejemplo el Instituto Maragoni y la Universidad Bocconi, respectivamente. También es el centro financiero de Italia, ya que es la sede de la Bolsa de Valores desde 1998. El área de Cadorna es una zona central de Milán porque tiene varios bares, cafés y muchas tiendas donde puedes pasar el día y comenzar al día siguiente con el tour.

Para los apasionados del fútbol como yo, saben que Milán tiene dos grandes equipos: el AC Milán y el Inter de Milán, quienes desde inicios han tenido una fuerte rivalidad (más de 100 años). Ambos disputan el Derby della Madonnina en honor a la Virgen de la Asunción (que se encuentra en lo más alto del Ill Duomo). Paradójicamente la ciudad posee dos grandes clubes, pero solo un estadio, y aquí viene la confusión, pues es conocido de dos formas: Estadio Giuseppe Meazza o San Siro, según sea el hincha. El problema aquí radica en que el estadio es propiedad del ayuntamiento de Milán, y este lo alquila a ambos equipos; sin embargo, si tienen la opción de visitarlo se darán cuenta que más parece el estadio del AC Milán que del Inter. Llegar desde la plaza Cadorna es súper rápido (entre 11 y 15 minutos), pero lo que sí deben tener en cuenta es la diferencia de tarifas entre un Uber y un taxi regular: mientras que el primero les cobrará 24 €, aproximadamente, el taxi regular les llevará a su destino por 10 € #GringaTip2.

Para recorrer Milán pueden tomar esta ruta que preparé:

  1. Piazza del Duomo: Es la plaza de la Catedral. Para llegar aquí decidí probar el metro (1,50 €). Llegué en 7 minutos sin problemas, y nada más saliendo del metro tienes una vista espectacular de la plaza. Ver de frente la Catedral impresiona muchísimo, pues su arquitectura es alucinante.

  2. Duomo de Milán: La Catedral de Milán tiene un estilo gótico impresionante. Tiene 157 metros de largo con 5 naves (1 central y 4 laterales), y está hecha de ladrillo recubierto en mármol puro. Les recomiendo que se tomen su tiempo en recorrerla y presten mucha atención a los detalles externos (puerta de la catedral), no se arrepentirán. En el interior pueden apreciar tumbas de arzobispos, monumentos y estatuas. Si quieren visitarla deben comprar su entrada online y tiene dos precios: 16 € si suben a las azoteas por escalera, o 20 € si van en ascensor. Un dato importante es el código de vestimenta: no deben llevar pantalones cortos, bvds o minifaldas, y tampoco están permitidas las fotos #Gringatip3.

  3. Panzerotti Luini: No es un lugar turístico, pero muchos me hablaron de este lugar por su Panini. Se encuentra en un callejón cerca al Duomo y es un local de paso que no tiene mesas ni sillas. Cuando lleguen se darán cuenta por la cola que verán. Mi recomendación: la Focaccia Pugliese. Los precios son súper cómodos: van desde 1.20 € hasta 3 €, y es una prueba que bajo costo no está relacionado a baja calidad; al contrario, repetirán.

  4. Gallería Vittorio Emanuele II: Conocida como El salón de Milán, queda a cinco minutos caminando desde la Plaza del Duomo. Aquí se encuentran las tiendas más famosas de Milán como Prada, Gucci o Louis Vuitton; también puedes encontrar restaurantes. Les recomiendo el Café Biffi (histórico), que tiene una hermosa terraza donde pueden tomarse un café o algún dulce mientras descansan de pasear. Sorprendentemente verán un Mc Donald's dentro, así que si aman las hamburguesas como yo, #buenprovecho.

  5. La Scala: Recorriendo la Galleria Vittorio Emanuele II llegan directo a la plaza de La Scala, para los despistados como yo debo decirles que pueden pasarlo sin darse cuenta ya que parece un edificio más, la diferencia la notan al ingresar, y por 9 € hacen el recorrido del edificio y el museo.

  6. Cuadrilátero de la Moda: Quienes amen la alta costura no pueden perder la oportunidad de visitar este lugar. Es famoso porque allí se encuentran las mejores boutiques del mundo: Gucci, Armani, Versace, Dolce & Gabana, Valentino, etc. Ir de compras aquí es exclusivo, pero siempre puedes ver escaparates y entretenerte. Si desean comprar ropa a un buen precio les recomiendo el Centro Comercial Serravalle Outlet: tiene más de 200 tiendas a precios accesibles.

  7. Santa María de la Grazie: Casi todas las personas que visitan la iglesia van por el cuadro de La Última Cena, pero debo decirles que para verlo hay que pagar 10 €. Aquí podrás ver la pintura a través del Cenáculo Vinciano situado a la izquierda de la iglesia, y al llegar al cuadro de Leonardo Da Vinci pueden tomar fotos sin flash. La visita es corta y dura aproximadamente quince minutos. Si no son fanáticos de largas colas y esperas, pueden solo acceder a la parte de la iglesia, que es gratuito.

  8. Los Navigli: El barrio de los canales es un barrio totalmente distinto al centro. Fue un puerto fluvial a finales de siglo XIX y conserva esa fachada de calles empedradas, casas con balcones y puentes de madera. Si van un fin de semana (sábado), podrán ver un mercadillo con gran variedad culinaria, libros y recuerditos pintorescos. Si son más nocturnos, aquí la vida bohemia promete, pues tiene varios pubs de música variada.

  9. Castillo Sforzesco: Uno de los monumentos más famosos de Milán, ha sido demolido y reconstruido varias veces a lo largo de los años. Desde la Plaza del Duomo llegan en veinte minutos. Entrar al castillo es totalmente gratis y al pasar las puertas ingresan a un enorme patio desde donde pueden sacarse fotos. Si desean ingresar a los museos, dentro del castillo deben pagar. En esta oportunidad no entré a los museos, pues me llamó la atención la siguiente atracción.

  10. Parque Sempione: Saliendo del Castillo Sforzesco, encuentran este bello parque. Si quieren desconectarse de todo es una buena alternativa, y lo primero que me sorprendió fue que había muchísima gente haciendo picnic y tomándose fotos, disfrutando alegremente de la tarde. Caminando por aquí me encontré con un lago pequeño y un adorable puente de madera. La clásica en todo puente ahora es llenarlo con candados de amor eterno, así que ya saben: si vienen aquí pongan su candadito y me mandan la foto.

Bueno, ese fue mi recorrido por Milán. ¡Espero les sirva para que armen su viaje! Conmigo será hasta el próximo mes.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Joanna BoloñaJoanna Boloña

Joanna Boloña

Administradora y Marketera de la UPC

Reconocida conductora a cargo de SPORT ELEGANTE, un programa de entretenimiento deportivo. Estuvo 4 años como conductora radial en Studio 92. Se considera una Sport Lover y adicta a los viajes porque siempre recuerda que el dinero se recupera y el tiempo no.

Comentarios