Onboarding: cómo integrarse más rápido y mejor a una nueva organización

Podrás acelerar la adaptación y el aporte de valor a la compañía

Posteado por: Lila Soto , 10/06/2015

Dicen que el proceso de incorporación en una nueva organización o puesto de trabajo es tanto o más importante que quedar seleccionado. Para que la integración sea efectiva, actualmente se utiliza el “Onboarding”, mecanismo de socialización en nuevas posiciones que cada día gana más adeptos.

Los beneficios son múltiples, entre ellos una incorporación adecuada y un eficiente aprendizaje de aspectos relacionados con la cultura de la empresa.

El Onboarding es una metodología que busca integrar al nuevo colaborador a través de acciones prácticas y de manera inmediata. Se busca acelerar la adaptación e incorporación de la persona a la organización, intentando que conozca y maneje, por ejemplo, los procesos, estructura y cultura organizacional, realizando en la práctica las funciones que desempeñará en su nuevo rol o cargo.

El procedimiento no solo tiene como objetivo acelerar la adaptación, sino también se presenta como una herramienta clave en la eficiencia de las instituciones. “Permite acelerar el proceso de aporte de valor a la compañía y evita así situaciones de descarrilamiento, pérdida de valor y frustración, tanto para el ejecutivo como para la empresa que los incorpora”, (Alejandra Aranda presidenta de Humanitas Global Research El Mercurio 2015).

Gracias a esta nueva forma de brindar inducción, el colaborador aprende el funcionamiento de la empresa, las áreas de trabajo, los procesos operativos, las funciones de sus pares y equipo, entre otros. Además, es una buena instancia para conocer rápidamente a los compañeros de trabajo y las labores que cada uno de ellos desempeña. Algunas de las acciones que se consideran son: trabajos en conjunto con los equipos, reuniones con clientes y proveedores, conferencias con afiliadas o casa matriz, y entrevistas con las personas trascendentales para su cargo, entre otras. La idea es “aprender haciendo”.

Es importante considerar que uno de los aspectos más críticos para ser exitoso en la empresa, es aportar valor rápidamente y para ello ayuda mucho “conocerse”. Tener una perspectiva clara con respecto a la tarea, reto o desafío del negocio es suficiente y no solo conocerse en lo que hace bien; sino, en lo que no le agrada, en lo que requiere mejora es fundamental. Dado lo anterior, el Onboarding tiene varias herramientas para eso, entre ellas, se realiza una valoración sobre la capacidad de adaptación y se utilizan técnicas para trabajar las relaciones estratégicas que el colaborador necesita construir para tener éxito en el nuevo encargo.

Las empresas transnacionales son las pioneras en aplicar esta nueva forma de inducción; sin embargo, empresas locales incorporan cada día más el Onboarding en la gestión de personas. Aún hay un gran desafío por parte de las empresas en entender que aunque se esté preparado profesionalmente, incorporarse a un nuevo cargo, a una nueva cultura y nuevas responsabilidades nunca es fácil. Lo anterior impone un desafío al ejecutivo e importante nivel de tensión que, la mayor parte de las veces, se intenta resolver con las mismas herramientas que han sido exitosas en el pasado, lo que conlleva un alto riesgo en el presente.

Los invito a “aterrizar” bien en esa nueva organización, probando la herramienta del Onboarding.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Lila SotoLila Soto

Lila Soto

Gerente de Área Capital Humano y Responsabilidad Social

Cuenta con 19 años de experiencia en el sector financiero. Posee una maestría en Marketing por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas - UPC. Asimismo, es Trainer Certificada por Proteus y DDI en “Gestión y Desarrollo de Equipos Eficaces” y Trainer Certificada por BNS en “Expectativas de Gerentes y Supervisores” a nivel internacional.

Comentarios