París, la ciudad del amor

Conoce las maravillas arquitectónicas y gastronómicas de este lugar

Posteado por: Joanna Boloña , 08/08/2018

París es una de las ciudades más románticas del mundo y un destino que jamás te cansarás de repetir. Si bien es cierto no iba hace más de 20 años, me encontré con una ciudad de la cual volví a enamorarme completamente, #Asegundavistaobvio, pero bueno, ¡esos son los amores más fuertes!

En 20 años las personas y las ciudades cambian, y no hay nada como volver a un mismo lugar para darte cuenta de cuánto has cambiado. Sin embargo, a pesar de estar muy cambiada, París sabe guardar esa magia que conecta contigo sin importar tu edad y te hace sentir vivo, feliz y con muchas ganas de conocer todos los atractivos alucinantes en un solo día.

Como ya les he comentado anteriormente, lo mejor es comprar los boletos con anticipación (encuentran boletos de $970 con escalas comprando mínimo cuatro meses antes del viaje); si no pueden comprar con tanta anticipación les van a sacar la cabeza, ya que el precio bordea los $1800 (comprando 3 a 2 semanas antes del viaje).

Una vez que tienen el boleto comprado, lo principal es tener claro a qué aeropuerto llegarán. El principal es el Charles de Gaulle (la mayoría de vuelos llega aquí), y la forma más simple de llegar al centro es con la línea de los trenes RER B3 (esta línea conecta la estación Roissypole del aeropuerto con el centro de París). El otro aeropuerto es el Orly, que está más cerca de la ciudad (aprox. 12 km), y para trasladarse desde allí al centro deben tomar los trenes RER, líneas B o C. Tienen que tener en cuenta que el boleto en tren cuesta  1.90 €, pero si compran la tarjeta con 10 billetes te sale 14.50 €. Para los que son despistados como yo les recomiendo bajarse la app RATP a su celular, ahí tienen toda la información necesaria para trasladarse sin problemas en tren #GringaTIP. 

Una de las pequeñas grandes dificultades es el idioma, así que si pueden aprender palabritas básicas como bonjour (buenos días), s’il vous plaît (por favor), y merci (gracias), realmente les ayudará. La amabilidad de los franceses retribuida por nuestro esfuerzo en comunicarnos en su idioma les sacará una sonrisa y un mayor esfuerzo por ayudarlos.

Obviamente el infaltable Google traductor los salvará sí o sí de un apuro, así que les recomiendo que se bajen esta app antes de llegar.

Una vez que llegaron al centro de la ciudad, si no han reservado un hotel les recomiendo que busquen uno con buena ubicación. Para hospedarme lo primero que hice fue pedirle asesoría a amigas que viven allá y me recomendaron el distrito de Saint Germain, así que eso hice y encontré un hotel boutique (pagable) llamado “Las Villas de Saint Germain”. (Aquí les dejo el link: https://hotelvillasaintgermain.com/es/).

Si bien es un hotel bastante pequeño, tiene todo lo que necesitas, además de una excelente ubicación y gran amabilidad en el servicio. Todo está muy cerca: la estación del metro, muchísimas braserries (una en cada esquina), el lindísimo río Sena a solo cuatro cuadras, y si quieres caminar un poco más (15m aprox.), el Museo Louvre.

Mis TOP 6 de París (Lo siento, no pude quedarme con 5):

  1. Museo Louvre: Tienen que ir a este Museo sí o sí. Dicen que lo recorres en tres días, pero creo que con un día entregado al museo será suficiente. La Mona Lisa será siempre el cuadro representativo del museo y tienes que llegar a verlo; sin embargo, la exposición egipcia es impresionante y no se la pueden perder. Pueden comprar sus tickets sin colas vía web y les saldrá 18.50 € (son 15 de la entrada y el resto es la comisión). Lo bueno de comprarlo por aquí es que se ahorran colas y programan la hora de visita. Solo necesitan tener su entrada en el celular.

  2. El Arco del Triunfo: Es uno de los monumentos clásicos de París y está muy cerca al Louvre, así que vale la pena visitarlo. Es muy grande e imponente, y aunque no pude subir, también cuentan con esa opción. Francia comienza allí la celebración de su independencia (14 de julio), y si han oído hablar del Tour de Francia, esta carrera termina cada año frente a este monumento. Es un referente de la ciudad, además de ser impresionante.

  3. La Torre Eiffel: Es el atractivo número uno de París, y no tomarte una foto ahí sería un pecado. Para subir a la torre Eiffel hay dos posibilidades, por los ascensores o por las escaleras. Si son valientes, mis respetos, porque para llegar al segundo piso son nada más y nada menos que 704 escaleras. Hay lugares para cenar tanto en el segundo piso como en la parte alta de la torre. En la parte baja pueden entrar gratis, pero si desean subir al segundo piso tiene un costo de 30 € aprox., y si quieren subir a la cumbre les costará 50 € en promedio. Si no pueden, creo que una linda experiencia es sentarse en los jardines que están al costado de la torre y simplemente contemplarla mientras ven el atardecer y de pronto aparece el juego de luces que también es muy lindo.

  4. Notre Dame: Esta catedral dedicada a la Virgen María fue construida entre los años 1163 y 1245, y es la catedral gótica más famosa y antigua del mundo. Posee dos torres inmensas de más de 69 metros de alto, y si relacionan el nombre al Jorobado de Notre Dame pueden visitar el campanario también subiendo las 387 escaleras #Nolahice ya que no tiene ascensor, así que les recomiendo ir súper, súper temprano (mínimo 10:00 a.m.) para que puedan visitarla sin problemas.

  5. Crazy Horse: Si hay algo que tienes que hacer en París es ir a un cabaret. Hay varios conocidos, pero les recomiendo Crazy Horse. Es un show muy intenso y sensual, el espacio es pequeño y te hace vivir el show mucho más de cerca (aquí sí hay que romper el chanchito, porque menos de 100 € no te va a salir, lo bueno es que incluye copa de champagne). Lo más característico de este cabaret es el juego de luces que realmente es alucinante, y el espectáculo está protagonizado por un grupo de bailarinas/cantantes diferentes y muy divertidas. Está claro decir que todas andan a la perfección (#regias #cuerpazo). Las coreografías son geniales y la música también, así que estoy segura de que será un show que te sorprenderá. (¡Cómprate postales y souvenirs de Crazy Horse!)

  6. Sainte Chappelle: Si hay algo que amo visitar cuando viajo son las capillas. Siento que con tan solo estar dentro de ellas se percibe una vibra muy bonita. Sainte Chappelle es un templo gótico que está situado en el centro de la ciudad. El costo de entrada es de 12 € por persona y recorrerla no demora mucho #loprometo. En el primer nivel verás un cielo azul con muchas estrellas pintadas: realmente bonito. Luego subes por una escalera de caracol al segundo nivel (lo mejor está allí, porque no esperas lo que encuentras), que nos lleva a un inmensa cantidad de vitrales de flores y diferentes diseños realmente impresionantes. De hecho es una capilla conocida por los colores intensos de las ventanas y sus hermosos diseños.

En París hay lugares donde puedes comer bueno, bonito y barato #aunquenolocrean, solo es cuestión de saber buscar. Dependiendo del presupuesto que tengan pueden comer desde un delicioso almuerzo o cena en uno de los restaurantes más top de aquí (recuerden que es una de las capitales gastronómicas del mundo), o probar un delicioso croissant o baguette (no sé qué tienen los panes y pasteles en París, pero uno es más rico que el otro), o también pueden almorzar en las clásicas brasseries de los barrios por los que anden. Algunas de las cosas que deben comer y/o tomar sí o sí son: champagne, vinos, croissant, baguette, foie gras, croque monsieur y demás.

Me despido de este hermoso destino enamorada de la ciudad, y prometiendo sí o sí regresar y no esperar otros 20 años para volver. ¡Conmigo será hasta el próximo mes!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Joanna BoloñaJoanna Boloña

Joanna Boloña

Administradora y Marketera de la UPC

Reconocida conductora a cargo de SPORT ELEGANTE, un programa de entretenimiento deportivo. Estuvo 4 años como conductora radial en Studio 92. Se considera una Sport Lover y adicta a los viajes porque siempre recuerda que el dinero se recupera y el tiempo no.

Comentarios