Pasos a tener en cuenta en la elaboración de todo proyecto social

Descubre el camino para lograr una iniciativa exitosa en RSE

Posteado por: Micaela Pesantes , 17/11/2014

La palabra proyecto, según distintas fuentes, es una planificación temporal, que cuenta con una serie de actividades interrelacionadas y coordinadas entre sí, para lograr un fin específico. Un proyecto social cuenta con exactamente las mismas características.

Comentemos por partes la definición planteada, comenzando por la frase “planificación temporal”. Todo proyecto está concebido para resolver un tema específico en un tiempo determinado, en un contexto particular. Por ejemplo, la construcción de un edificio es un proyecto: si bien el acto de levantar algo donde no había nada tiene una duración determinada, dicha edificación debe estar concebida en durar “para siempre”.

Asimismo, para construir el mencionado edificio, tienen que darse una serie de acciones. Algunas de estas deben ser secuenciales – por ejemplo, debo primero hacer una excavación antes de construir los cimientos – y otras pueden ser simultáneas, como colocar el cableado para electricidad y la fibra óptica para las telecomunicaciones.

Simplificando al mínimo los pasos por los que la mencionada construcción debe pasar, necesitamos lo siguiente:

  • Definir que existe una demanda por viviendas – por la metodología que se considere más adecuada – que va a ser satisfecha a partir de la construcción del edificio. Si no existe dicha demanda, se perderá tiempo y dinero.

  • Estudio previo para ver el tipo de suelo en el que se va a asentar la mencionada edificación, ya que es muy distinto construir sobre arena que sobre piedra. Esto afectará los costos de construcción, y los tipos de materiales que se van a usar.

  • Estudio previo hacia el público al que dicha construcción está orientado: ¿está pensado para personas solas? ¿o para grupos de familias? Esto afectará el diseño, las áreas comunes, los espacios al interior de las viviendas.

  • Elaboración de un Presupuesto: ¿qué costos fijos tiene este proyecto? ¿cuáles son los costos variables?

  • Fechas de comienzo y de final de la edificación: desde que se empiezan a cavar los cimientos, hasta que se coloca el último acabado.

  • Servicio de Post Venta, para asegurarse que el usuario final está satisfecho con el producto, y contestar cualquier duda o consulta que tengan.

Estos mismos pasos pueden ser parafraseados para un proyecto social de la siguiente manera:

  • Tenemos que constatar que, en efecto, existe algún problema social que este proyecto acotado en el tiempo y en el espacio, busca solucionar. Siguiendo con el ejemplo de la construcción: no podemos pretender que un solo edificio multifamiliar puede satisfacer toda la demanda que existe por una vivienda. Funciona exactamente igual: ningún proyecto social, por ejemplo, de erradicación de la desnutrición, puede acabar con toda la desnutrición del país. Va a funcionar para una zona específica, dentro de un tema específico.

  • Siguiendo con el caso del ejemplo: “proyecto de erradicación de la desnutrición”, los estudios previos van a estar orientados hacia: ¿qué existe ahora? ¿qué se ha intentado en el pasado? ¿a cuántas personas voy a nutrir? ¿de dónde? ¿cuáles son las métricas que pienso mejorar? ¿en cuánto tiempo? entre otras muchas aristas. Es decir, tengo que definir de manera muy clara los alcances del proyecto, y sus limitaciones, para no generar expectativas desmesuradas, ya que un solo proyecto no va a poder solucionar todos los problemas. Algunos sí; pero no todos.

  • Elaboración de un presupuesto, dentro del cual voy a tratar de lograr los objetivos del proyecto, a través de una serie de acciones – secuenciales o simultáneas – que me van a permitir llegar al objetivo.

  • Establecer los tiempos de inicio del proyecto – que en este caso, debería comenzar por observar el comportamiento de la población a la que quiero atender, antes de tomar acciones concretas enfocadas en lograr el objetivo del proyecto – y del final del mismo. En algún momento el proyecto no sólo tiene, sino debe terminar, porque ya “el niño camina solo”. No necesito seguirle agarrando la mano. Claro que se puede caer, pero lo maravilloso va a ser cuando se vuelva a levantar y pueda seguir. Al igual que el edificio, que deja de estar en construcción para ser habitado. Eventualmente necesitará alguna reparación, o algún cambio por desgaste, o por modernización. Pero lo básico, ya está construido.

  • Seguimiento y evaluación del proyecto. Al igual que un servicio de post venta, el proyecto social generalmente tiene un seguimiento – para saber, por ejemplo, si las acciones planteadas en un inicio se están dando o no, y las razones de esto – y una evaluación, aplicada especialmente a las personas a las que está dirigido el mismo.

Por eso, para cualquier proyecto exitoso, debemos tener muy claro qué queremos solucionar, con qué herramientas contamos para hacerlo, y en cuánto tiempo debemos lograr este objetivo. Cuanto más acotado y simple, mejor para los que lo ejecutan y los que se benefician del mismo.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Micaela PesantesMicaela Pesantes

Micaela Pesantes

Jefe de Responsabilidad Social Empresarial

Es máster en Estudios Profesionales por la New York University (NYU) y Bachiller en Ciencias Sociales con mención en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con amplia experiencia en gestión de proyectos y trabajos en políticas públicas, orientados hacia la mitigación y mejora de la calidad de vida de poblaciones vulnerables.

Comentarios