¿Pensando en retirar el 95.5% de tu fondo de pensiones?

Te dejamos algunos consejos a tomar en cuenta

Posteado por: José García Puntriano , 05/08/2016

Llegó el momento de tu jubilación y ahora tienes la posibilidad de elegir más opciones sobre cómo recibir esos ahorros que construíste durante toda tu vida laboral para tener un flujo de ingresos estable y sostenible durante toda tu etapa de adulto mayor.

Ahora puedes elegir entre retirar tu fondo u obtener una pensión de jubilación mediante las posibilidades que ofrecen las AFP y las compañías de seguros; o hacer una combinación entre las dos opciones mencionadas retirando una parte de tus ahorros y contratando una pensión de jubilación con el saldo restante.

Lo primero que te recomendaría que hagas antes de tomar cualquier decisión es informarte bien, ya que la decisión que tomes será por única vez, será irreversible y de por vida. Para ello cuentas con el centro de orientación al pensionista de la SBS o con la asesoría que te brinda tu AFP, la cual te informará sobre las modalidades de pensión de jubilación que existen e incluso te entregará una estimación personalizada en base al monto que tengas ahorrado, informándote sobre cuánto recibirías en cada opción existente. También puedes recibir información por parte de los promotores de seguros que otorgan dichas compañías.

La posibilidad de recibir todo tu dinero de una sola vez puede parecer muy atractiva y de hecho puede ser una buena decisión en algunos casos, pero no necesariamente en todos ellos. Por ello me gustaría alcanzarte una serie de elementos que podrías tomar en cuenta al momento de definir tu elección acerca de cómo vas a disponer de los ahorros pensionarios de toda tu vida.

Lo primero y más evidente es que has trabajado toda tu vida y te has estado preparando durante ella, a través de tu ahorro en la AFP, para contar con un respaldo económico que te permita atender tus necesidades a lo largo de todos los años que te queden de vida a ti y a todas las personas que puedan depender de tus ingresos, como por ejemplo tu cónyuge, hijos, padres o alguna otra persona cercana que aún dependa económicamente de ti.

Si eliges una pensión de jubilación en forma vitalicia, estarás cubierto por un ingreso de por vida, no solamente mientras vivas tú sino que podrás dejar una pensión a tus beneficiarios sobrevivientes. Esta pensión la puedes recibir en soles con protección frente a la inflación, es decir que tu pensión varía conforme varíe la inflación; la puedes recibir en dólares; o combinando ambas opciones. También puedes elegir la opción de retiro programado, en la que conforme recibes tu pensión, el capital que va quedando sigue siendo invertido por la AFP obteniendo la rentabilidad que esta genere.

Si eliges retirar el 95.5% de tu fondo en vez de contratar una pensión de jubilación, deberás asegurarte que el dinero no se te acabe, recuerda que puedes vivir muchos años más tal vez 15, 20, 30 años y que al elegir retirar tu fondo renuncias a cualquier garantía estatal de pensión o asistencia. Por ello es recomendable elegir la opción de retiro del fondo solo si vas a convertirlos en una fuente de ingresos que sea estable, suficiente y sostenible durante toda tu vida o si ya cuentas con una fuente de ingresos aparte.

Adicionalmente, si tienes cónyuge, hijos o padres que dependen económicamente de ti y decides retirar tu fondo, debes tener presente que si falleces, tus beneficiarios no tendrán derecho a recibir una pensión ni a solicitar el reembolso por los gastos de sepelio. Otro elemento que debes tomar en consideración es que el monto que retires pierde su condición de inembargabilidad.

Si has tomado lo anterior en consideración y prefieres retirar el 95.5% de tu fondo y administrarlo tú mismo, podríamos estar en varios escenarios posibles:

El primero de ellos es que ya cuentes con un importante capital adicional o con una fuente de ingresos aparte que sea sostenible de por vida (lo recomendable es que la fuente de ingresos sea aparte de tu trabajo). Si este es el caso, y tienes capital e ingresos vitalicios aparte, excelente, tienes ahora la posibilidad de disfrutar de tu fondo de pensiones al ritmo del gasto que desees.

El segundo caso es que no cuentes con ese capital o fuente de ingresos aparte y quieras, más bien, utilizar tu fondo de pensiones como un capital generador de rentas e ingresos.

En este segundo caso podrías por ejemplo embarcarte en un negocio o formar una empresa y asumir los riesgos y esfuerzos que este tipo de opciones implican, lo cual podría ser una buena idea. Hay muchas empresas que resultan muy exitosas, pero también debes considerar que un gran número de emprendimientos empresariales, lamentablemente la mayoría, no llegan a buen término y que prácticamente todos demandan una buena cuota de energía para sacarlos adelante, por lo que deberías preguntarte si es el momento adecuado de tu vida para tomar este tipo de riesgos y esfuerzos. La decisión será personal y dependerá de cada uno.

Otra opción podría ser usar tu fondo para adquirir o construir una vivienda que puedas alquilar y generarte una renta. En este caso sería importante tener en cuenta que tu riesgo principal sería tener un inquilino que no te pague o tener periodos sin ingresos al no estar alquilada la vivienda. Un beneficio en este caso es que, además de recibir una renta, mantienes tu capital en el valor de la vivienda (que igual puede subir o bajar de precio) y también puedes dejarla en herencia. Eso sí, debes considerar costos de mantenimiento, arbitrios, seguros y otros gastos que la vivienda pueda generar, luego de los cuales te debe quedar el ingreso que necesitas.

Otra posibilidad podría ser invertir el dinero de tu fondo de pensiones en el mercado financiero. Lo ideal sería no embarcarte en opciones de mayor riesgo como por ejemplo comprar acciones en la bolsa de valores o adquirir cuotas de fondos mutuos de renta variable, pues los precios de estas opciones fluctúan y podrían permanecer por debajo del precio de compra por largos periodos de tiempo y lo que necesitas son ingresos estables. Por lo que sería más recomendable invertir en opciones menos volátiles como por ejemplo depósitos a plazo fijo o fondos mutuos de renta fija.

En general, debes estar informado del riesgo crediticio que estés asumiendo, es decir, de la posibilidad de perder parte o toda tu inversión por seleccionar una institución que no pueda devolverte tus fondos. Por lo que la recomendación es que elijas una institución sólida, supervisada por la Superintendencia de Banca y Seguros, y te mantengas informado de su evolución financiera en todo momento.

Invertir por tu cuenta puede ser una buena opción, hay varias posibilidades disponibles, pero deberás preocuparte de estar informado para que puedas administrar tú mismo tus inversiones. Recuerda que el objetivo es que cuentes con ingresos estables, tal vez por 10, 20 ó 30 años más.

Pagar deudas es otra opción, sin embargo debes tener presente cuál será tu fuente de ingresos luego de haber usado parte o todo tu capital en dichos pagos. Lo mismo ocurre si deseas gastar tu fondo en consumo, viajes, lujos, etc.

La decisión sobre asegurar tranquilamente los ingresos durante tu etapa de vejez mediante una pensión o la de retirar una parte o todo tu fondo y generarte tú mismo tus ingresos de por vida, está en tus manos. ¡Suerte!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

José García PuntrianoJosé García Puntriano

José García Puntriano

Especialista en Mercados de Capitales y AFP

Experto en inversiones y sistemas de pensiones, tema por el que ha sido diplomado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Es autor del libro "Más y Mejores Pensiones", en el que propone una reforma integral del sistema previsional peruano. José tiene una amplia trayectoria profesional en finanzas, gestión de portafolios y mercados de capitales. Es docente universitario, conferencista y escritor de artículos en revistas financieras. Cuenta con maestrías en dirección de empresas por la Universidad de Madrid y por la UPC, es economista por la Universidad de Lima y ha realizado estudios de especialización y seminarios en prestigiosas instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia y Holanda.

Comentarios