¿Por cuál stakeholder inicio mi plan de Responsabilidad Social?

Comenzar por casa es indispensable para luego ir poco a poco cubriendo a todos los demás

Posteado por: Micaela Pesantes , 14/09/2015

Como ya se ha comentado en este espacio, es absolutamente vital que la estrategia de responsabilidad social empresarial (RSE) de la empresa esté alineada al giro del negocio, es decir a la especialidad de la empresa. Este alineamiento simplifica mucho la concepción del plan de RSE que se va a seguir y simplifica aún más la ejecución del mismo, pues los colaboradores ya saben hacer lo que la empresa hace.

De esta forma ahorramos uno de los bienes más escasos de la época: el tiempo. No se invierte tiempo enseñando o aprendiendo nuevas habilidades, sino que el mismo se invierte en aprender herramientas adecuadas para transmitir de la mejor manera posible eso que hacemos todos los días.

Siguiendo la línea de lo que se discutía en el artículo relacionado al enfoque de la responsabilidad social, la segunda pregunta frecuente es: ¿por cuál de mis stakeholders o grupos de interés comienzo? Parafraseando lo ya dicho, cada industria tiene su propio mapa de partes interesadas. Y algunas son tan importantes que hay que subdividirlas para no perder el foco y poder hacer que el intercambio con cada parte interesada resulte positivo, adecuado, constructivo y que sume.

En ese sentido, se puede decir que hay distintos tipos de colaboradores en una empresa. No es lo mismo un colaborador administrativo que trabaja en Recursos Humanos, que uno que atiende directamente al público externo. Para dicho colaborador administrativo, su principal cliente es el resto de trabajadores de la organización. Si estamos en una empresa de servicios y tenemos a colaboradores que trabajan en caja, su cliente más importante es el que entra por la puerta del establecimiento y se acerca a hacer una consulta. Por supuesto que el mencionado trabajador también interactúa con los demás colaboradores de la institución, pero su cliente más directo es el externo.

En responsabilidad social ocurre exactamente lo mismo. Hay que mapear a todos los stakeholders y comenzar con alguno, para luego ir poco a poco cubriendo a todos los demás mediante una estrategia de coherencia interna y externa. Hay que preguntarse quién es el actor principal, siendo la respuesta más lógica que este es el que está más cerca, con el que se interactúa todos los días, es decir los demás colaboradores de la empresa.

Volviendo al punto de la coherencia, de nada serviría que la empresa tenga una extraordinaria proyección a la comunidad y otorgue becas de estudio, si mis colaboradores no están, por ejemplo, bien informados sobre cómo funciona el negocio y bien capacitados para atender al público.

Comenzar por casa es indispensable porque para poder hacer una buena oferta de valor de las actividades de responsabilidad social, hay que saber cuáles son las demandas, las expectativas y las posibilidades reales. Alineando todo y a todos, y teniendo una comunicación de ida y vuelta permanente, nos aseguramos no solo mantenernos dentro de la línea del negocio, sino además estar en sintonía al interior de la institución.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Micaela PesantesMicaela Pesantes

Micaela Pesantes

Jefe de Responsabilidad Social Empresarial

Es máster en Estudios Profesionales por la New York University (NYU) y Bachiller en Ciencias Sociales con mención en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con amplia experiencia en gestión de proyectos y trabajos en políticas públicas, orientados hacia la mitigación y mejora de la calidad de vida de poblaciones vulnerables.

Comentarios