¿Pueden ser los videojuegos beneficiosos?

Te contamos sobre algunos estudios que promueven su uso

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 13/10/2017

No importa dónde estemos, es común ver que muchos niños, adolescentes e inclusive adultos optan por el uso de videojuegos en su vida cotidiana. En algunos casos, el uso es asociado como un medio relajante, mientras que para otros resulta ser parte de su rutina diaria, asignándole un tiempo específico a esta actividad. Es por ello, que existen diversas controversias respecto a lo dañino o beneficioso que podrían resultar los videojuegos, debido a que suele escucharse que estos son considerados culpables del incremento de obesidad (sobretodo en la población infantil) así como de la ruptura de la comunicación familiar.

Pero, ¿qué dicen las investigaciones? Diversos estudios han comprobado que los juegos online generan un efecto reconfortante en personas que han sido diagnosticadas con depresión, debido a que tienen un impacto positivo en los estados de ánimo y en los niveles de ansiedad de aquellos que los juegan. Otra de las ventajas está asociada al desarrollo de las habilidades sociales, debido a que algunos juegos favorecen la interacción con personas de diversos países del mundo, a esto se agrega que al desarrollar cada jugador un perfil personal, se necesitará contar con óptimos niveles de comprensión y comunicación con el otro, es así como el uso de los videojuegos podría favorecer a un mejor desarrollo de la autoestima.

En el día a día se puede apreciar a diversas personas viajando en el transporte público con celulares en la mano, concentrados en algún juego de su preferencia; esto permite que puedan distraerse de sus obligaciones cotidianas y, por ende, disminuir los niveles de estrés, además de combatir la ira o el enojo que puede generar un mal día de trabajo. Es por ello, que se ha comprobado que jugar videojuegos reduce hasta un 17% la hormona llamada cortisol, la cual es liberada cada vez que atravesamos por un episodio de estrés y/o tensión.

En un estudio realizado por investigadores de las Universidades de California y San Francisco se determinó que el 55% de los pacientes que padecían de Parkinson, mejoraron sus movimientos y equilibrio con juegos que involucraban movimientos físicos. Asimismo, los psicólogos de la Universidad de Rochester, descubrieron que aquellos estudiantes y egresados de la casa de estudios que juegan juegos online y videojuegos, presentan mayor destreza al momento de realizar una intervención quirúrgica; fueron 24% más rápidos, cometieron 32% menos errores y tuvieron un 26% de mejoría en general, a comparación de la población que no jugaba videojuegos. Esto demuestra, que los beneficios del uso de videojuegos no solo están ligados al aspecto personal, sino que también trae grandes contribuciones en el ámbito médico. Sin embargo, con todas las contribuciones positivas que estos traen, es importante mantener reglas y límites claros al momento en que los niños hagan uso de estos, para evitar que destinen más del tiempo recomendado y no descuiden sus actividades y deberes.

Por ende, es importante:

  1. Establecer un horario y determinar la cantidad de tiempo para jugar y tener claro que primero debemos cumplir con nuestras responsabilidades personales.

  2. Es muy importante en el caso de los menores que los padres estén al tanto de cuáles son los juegos que juegan sus niños, así se les puede ayudar a identificar cuáles son las reglas y objetivos del juego, así como los conocimientos previos y las habilidades que se necesitan para jugarlos.

  3. Involucrar al niño y adolescente en actividades en las que pueda poner en práctica aquellas destrezas y habilidades adquiridas en los videojuegos (cálculos, diseños, estrategias, etc.)

  4. Asegurarnos de que el niño y adolescente utilicen los juegos online como una herramienta adicional que facilite y favorezca su aprendizaje, sin que estos lleguen a abarcar o reemplazar otras actividades que también son importantes para su desarrollo académico, como la interacción con los libros en físico y el contacto cara a cara con el maestro.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Coordinador corporativo de salud ocupacional en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios