¿Qué es el Síndrome del Túnel Carpiano?

Infórmate un poco más sobre este mal que afecta a casi 80 millones de personas en el mundo

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 02/09/2016

Las molestias en las manos y muñecas van y vienen, pero en algún momento podrían volverse constantes, inclusive acciones de destreza tan simples como abotonarnos la camisa o el pantalón pueden llegar a ser difíciles. Así como se puede presentar pérdida de fuerza en los dedos generando dificultad para sostener objetos ligeros o dificultad para sostener el volante si conducimos un vehículo.

Entonces si sentimos dolor, hormigueo, adormecimiento, ardor o sensación de una descarga eléctrica en la mano (generalmente de noche), podríamos pensar que padecemos del síndrome del túnel carpiano (STC), esta es una condición que afecta a unos 80 millones de personas en todo el mundo.

El STC es el nombre de la enfermedad que se origina por la compresión de un nervio llamado mediano y que pasa por un pasadizo estrecho que atraviesa la muñeca, su lado mas ancho tiene apenas la medida del diámetro de una moneda de 1 sol (25 mm), sin embargo, por aquí pasan vasos sanguíneos, 9 tendones diferentes que controlan los movimientos de los dedos y el nervio mediano que inerva la palma de la mano, el dedo pulgar, el dedo índice, el dedo medio, y la mitad del dedo anular (del lado del pulgar). Estos dedos son los afectados por la compresión, sintiendo en ellos hormigueo, ardor, dolor o cualquier otra alteración de la sensibilidad además de la pérdida de fuerza en ellos.

Debemos considerar, además, que algunos factores pueden aumentar el riesgo de padecer este síndrome, como el embarazo (cambios hormonales), la edad (es más frecuente en personas mayores de 30 años), la herencia genética (en algunas personas el túnel carpiano es más pequeño), y algunas enfermedades como la diabetes, trastornos de la tiroides y artritis reumatoidea pueden influir en su aparición. Se han realizados varios estudios para evaluar si existe una asociación directa entre el uso del computador y el síndrome del túnel carpiano, sin embargo, no existe evidencia consistente de que el uso excesivo del ordenador (teclado, mouse) pueda causar este síndrome, pero sí agravarlo y aumentar el dolor en la región de las manos y muñecas.

El diagnóstico del STC se basa en los síntomas característicos ya mencionados, con respecto a la realización del examen por el médico se percute la muñeca, lo que causa hormigueo en el área de dolor si estuviera presente el síndrome y a la flexión forzada de la muñeca que también puede producir dolor. El medio más específico para el diagnóstico es la comprobación de la compresión del nervio mediano por un examen llamado electroneuromiografía.

El tratamiento conservador se enfoca principalmente en aliviar la presión sobre el nervio mediano, usando una férula en el antebrazo para mantener la mano hacia arriba y la muñeca extendida. Los medicamentos analgésicos y antiinflamatorios (indicados por el médico especialista) pueden aliviar el cuadro de dolor. En la fisioterapia, el tratamiento es hecho a través de ejercicios de estiramiento, fortalecimiento y de amplitud de movimiento a través de la electroterapia asociada a la crioterapia (utilización de frío).

Es importante recordar que desde el punto de vista laboral en nuestro país la Norma Técnica de Salud que establece el listado de enfermedades profesionales (NTS N⁰ 068 – MINSA/DGSP – V1) considera el STC por compresión del nervio mediano en la muñeca solo en los trabajos que requieran movimientos repetidos o mantenidos de hiperextensión e hiperflexión de la muñeca, de aprehensión de la mano como lavandero, contadores de tejidos, material plástico y similares, trabajos de montaje (electrónica, mecánica), industria textil, mataderos (carniceros matarifes), hostelería (camareros, cocineros), soldadores, carpinteros, pulidores y pintores.

Finalmente, haciendo algunos cambios simples en nuestro estilo de vida podemos prevenir que aparezca el Síndrome del Túnel Carpiano, relajemos nuestro agarre y reduzcamos la fuerza que utilizamos, por ejemplo al usar el teclado hay que golpear las teclas con suavidad, en la escritura usemos lapiceros de flujo libre, evitemos el movimiento repetitivo con el mouse en la oficina, realicemos pausas activas, descansemos las manos cada 20 minutos, estiremos las manos y las muñecas como calentamiento antes de iniciar labores. Es aquí donde la ergonomía desempeña un papel importante.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Coordinador corporativo de salud ocupacional en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios