¡Que las niñas vayan al colegio!

Igualdad de género también implica igualdad de oportunidades

Posteado por: Micaela Pesantes , 12/03/2015

Yo estudié en un colegio sólo de mujeres. Y aunque no es este el espacio para discutir los pros y los contras de la educación mixta o no, si parto de esa experiencia para comentar lo importante que es que las niñas vayan al colegio. Y que “se la crean”, como decimos en criollo. En mi colegio – laico, por cierto – teníamos profesores hombres y mujeres que nos enseñaban desde historia hasta matemáticas, pasando por educación física y ciencias naturales y sociales. Por lo tanto, en el entorno en el que crecí, me parecía lógico que todos podían hacer todo. Y que lo que hicieras no dependía de si eras hombre o mujer, sino de lo que te gustaba hacer, del empeño que ponías en eso, y, por supuesto, de las aptitudes de cada persona. Porque hay cosas muy específicas, como cantar, que no sólo va a depender del gusto personal y del esfuerzo, sino que hay que tener ciertas capacidades innatas para hacerlo bien. Así, todas hacíamos todo: desde ser muy buenas en ciencias hasta ser excelentes en deportes.

Me acuerdo que la primera vez que tuve un tema “de género”, fue en la academia pre-universitaria. Me fue bastante bien en un examen, y recuerdo que el profesor dijo, como algo muy chistoso: “no van a dejar que una mujer los gane en matemáticas”. Muchos años después, cuando empecé a trabajar, el conserje de la institución en la que laboré, estaba a punto de jubilarse, así que todos decidimos hacerle una pequeña despedida. Durante la reunión, sus palabras de agradecimiento estuvieron dirigidas a “los doctores y a las señoritas secretarias”, pese a que la mayoría de mujeres de la institución eran doctoras también.

Lo cierto es que a nivel mundial, educar a las niñas además de resultar casi algo obvio, es, adicionalmente, un buen negocio, por su contribución futura al Producto Bruto Interno (PBI) mundial. En este momento hay en el mundo 57 millones de niñas. Y como dicen en girleffect.org, eso significa 57 millones de oportunidades.

¿Cómo así?, de acuerdo a cifras oficiales, que una niña tenga educación y que a partir de esto tenga la opción de trabajar, implica: que se casa por lo menos cuatro años más tarde que el promedio, y que tiene menos hijos, ya que también a ellos les quiere dar una educación de calidad. Además, al tener por lo menos la opción de trabajar, no resulta una carga para nadie, contribuye al PBI, además de pagar impuestos, construir un fondo de pensiones, y en ese sentido, tampoco resultar una carga cuando sea una adulta mayor.

De acuerdo a las cifras consultadas, cerrar la actual brecha laboral de género, podría incrementar el PBI hasta en 1.2 puntos porcentuales. En el Perú, de acuerdo a publicaciones del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el PBI es mayor a 500 mil millones de soles anuales, 1.2% de esto son más de 6 mil millones de soles. Por supuesto que esta debería ser solo una de las tantas consideraciones por las que se debe dejar que las niñas vayan al colegio. Además, está lo intangible, que se mencionó al inicio: autoestima, igualdad de oportunidades y derechos, y en resumen: “creérsela”.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Micaela PesantesMicaela Pesantes

Micaela Pesantes

Jefe de Responsabilidad Social Empresarial

Es máster en Estudios Profesionales por la New York University (NYU) y Bachiller en Ciencias Sociales con mención en Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Cuenta con amplia experiencia en gestión de proyectos y trabajos en políticas públicas, orientados hacia la mitigación y mejora de la calidad de vida de poblaciones vulnerables.

Comentarios