¿Qué vestimenta es la ideal para este verano caluroso?

Conoce cómo influye la ropa en la temperatura corporal y energía térmica

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 10/02/2017

Un nuevo día. Nos levantamos y observamos por la ventana el cielo despejado con un resplandeciente e inmenso sol que amenaza subir la temperatura, un buen baño antes de salir a estudiar o trabajar, pero ¿qué ropa debemos ponernos para estar más confortables y no sudar demasiado? Los medios de comunicación nos recalcan constantemente que los niveles de radiación ultravioleta y la sensación térmica se han incrementado considerablemente en muchos lugares del mundo y sobre todo en nuestro país, con valores preocupantes. Según el SENAMHI llegaremos a pasar las 15 unidades de radiación solar este verano y una sensación térmica que superará los 35 grados centígrados, ocasionándonos incomodidad, estrés y disconfort. El confort térmico es un término subjetivo que es referido a la comodidad de la temperatura percibida por nosotros dentro de un espacio libre o cerrado, este espacio puede ser el lugar donde trabajamos o estudiamos.

Si bien el factor más influyente en la actualidad es la temperatura externa, debemos tener en cuenta que la temperatura corporal y la energía térmica retenida por la ropa puede aumentar o disminuir esta situación de disconfort.

Nuestro tipo de vestido (tipo de prenda, material de la prenda y color) influye de manera importante en la sensación de confort; cuanto mayor sea la resistencia térmica de nuestra prenda, más difícil será para nuestro cuerpo poder eliminar el calor, lo cual nos provocará mayor sudoración y malestar.

Para saber sobre el aislamiento de calor de una vestimenta usamos la unidad de medida llamada clo y esta se determina entre cero (0) clo que es la falta total de aislamiento, es decir, la desnudez y un (1) clo que es el indumento o vestimenta básica (según cuadro adjunto), esta referencia nos indica que en verano deberíamos usar ropa entre 0.3 - 0.5 clo y en invierno usaremos indumentaria muy abrigada como ropa de lana, casaca, abrigo, chalina, etc. que tendría un valor entre 3 y 4 clo.

Este índice sirve para valorar cómo influye la indumentaria sobre las necesidades térmicas de nuestro cuerpo ante las temperaturas ambientales; cuanto más abrigada sea la indumentaria, requerimos menor temperatura para nuestra comodidad. Lo más importante para mantenernos frescos este verano es escoger ropas de telas adecuadas, debido a que una mala elección de tela nos acalorará sin importar cuán interesante sea el diseño de moda de la prenda. Es por ello, que debemos usar de preferencia las que no se nos peguen demasiado al cuerpo y de material fresco.

Ahora, respecto al color (oscuro o claro), al contrario de lo que se cree, las prendas oscuras son más frescas que las blancas, ya que tienen la cualidad de absorber la temperatura corporal y repelerla hacia el exterior, una vestimenta de color claro, si bien refleja como un espejo los rayos solares desde el exterior, también hace rebotar el calor que el cuerpo transmite hacia el interior.

El color negro, por definición, absorbe todos los rayos del espectro solar. Sin embargo, como prenda de vestir eso mismo se replica desde nuestro cuerpo hacia la tela, es decir, si tenemos calor, la tela negra va absorber esta energía y la va a repeler hacia el exterior, al transmitirlo hacia afuera, ya no lo tenemos en nuestro cuerpo, por eso si sumamos y restamos , lo más probable es que estemos más cómodos con un color oscuro o negro que con un color claro o blanco que si bien refleja como un espejo los rayos solares desde el exterior, también hace rebotar lo que nuestro cuerpo transmite hacia el interior, es decir, al devolvernos nuestra temperatura corporal, aumentamos nuestra sensación de calor.

Finalmente es bueno que sepamos que las prendas oscuras son más frescas que las de color claro solo cuando las vestimentas son de la misma condición, ósea que en ambos casos sean telas livianas, si la tela es gruesa (mayor clo), aunque sea oscura o clara, igual producirá calor porque genera una película que impedirá que la temperatura corporal salga hacia el exterior.

Al referirnos a telas livianas, consideremos el algodón liviano, lino liviano, seda liviana, microfibra, y en general a aquellas de alrededor de 100 gramos por metro cuadrado (una prenda de camisa puede pesar alrededor de 110 gr.), y no olvidemos que para la radiación solar no dejemos de usar fotoprotector constantemente, previa consulta a un dermatólogo que pueda indicar el factor más adecuado para nuestro tipo de piel.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Coordinador corporativo de salud ocupacional en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios