Reflexiones para hacer del 2018 un mejor año

Hagamos que el reflejo del respeto sea una constante

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 15/12/2017

Cada fin de año nos brinda una dosis de realidad, humildad y esperanza; nos pone frente a un espejo imaginario donde nos evaluamos como personas; lo que hicimos bien, los errores que cometimos, lo que logramos y aquello que quedó sin tachar en la agenda. Pero, sobre todo, renueva nuestra fe en nosotros mismos, al pactar acuerdos ambiciosos, confiar en nuestras capacidades y pensar que el próximo año seremos sin duda mejor que el que pasó. Lo mismo en el nivel país.

Este año fue una suma y resta; pero me quedo con tres acontecimientos que nos mostraron que cuando nos unimos y pensamos en los otros con la misma intensidad que en nosotros mismos, somos capaces de juntar esa fractura mítica que nos desune y salir adelante. Hubo huaycos y catástrofe, pero estos se toparon con una contención de amor y solidaridad enormes y entonces nos repusimos. Si tocan a una nos tocan a todas y entonces alzamos nuestra voz y prohibimos la impunidad o la justicia a medias. Aunque nos dejaron sin Guerrero, confiamos, alentamos y clasificamos después de 36 años al mundial, cantamos el himno, nos sentimos más peruanos que nunca, orgullosos de nosotros y unidos.

Para este nuevo año nos deseo varias cosas como ciudadanos y como país, pero sobre todo, trabajar en nuestra capacidad de pensar y ponernos en el lugar del otro, porque sin ello no tenemos posibilidad de crecer y ser mejores. Acá los diez mantras que repetiré todo el 2018:

1. Manejemos mejor: no miremos el celular mientras lo hacemos (no hay excusa), no nos pasemos las luces del semáforo, demos paso a los peatones (no importa si estamos apurados), cuando nos estacionemos pensemos en el del costado y hagámoslo apropiadamente (no en las líneas amarillas, ni en los garajes, ni en la mitad de dos espacios), usemos casco si vamos en moto, cinturón si lo hacemos en auto y respetemos las señales de tránsito.

2. Seamos puntuales: la hora es la hora y punto.

3. Comprometámonos con una causa: si algo aun nos sobra son las necesidades. No nos quedemos sólo en donar plata, demos nuestro tiempo y conocimiento también. Aprovechemos las fiestas para conocer un albergue, una escuela o un hospital y comprometámonos en hacer algo todo el año por ellos. Vayamos un poco más allá, si pueden contribuir con alguien a que acceda a educación de calidad adelante (juntémonos con amigos y paguemos la mensualidad).

4. Seamos honestos: hay pocas cosas que desunen más o limitan el desarrollo que la incapacidad de confiar en los otros. Por ejemplo, si nos dieron demás en el vuelto o nos cobraron menos de lo que corresponde avisemos, aunque no nos esté viendo el policía de tránsito respetemos las señales de tránsito, si por casualidad topamos el carro del vecino dejémosle una nota, hagámonos responsables de nuestros actos y asumamos con valentía las consecuencias, hagamos negocios respetando la ley y seamos transparentes. Saber que nosotros y los otros nos portaremos “bien” independientemente de quién esté mirando, nos permite un colchón de confianza que nos hará crecer como país en todos los ámbitos.

5. Cuidemos el espacio público: lo público no significa que sea de nadie, sino que es de todos. Si sacamos a pasear a nuestra mascota por favor recojamos sus deshechos, no tiremos basura en la calle, no maltratemos los paraderos de bus, bancas, parques, veredas y demás.

6. Ahorremos recursos y seamos responsables con el ambiente: utilicemos de manera consciente y sostenible el agua, la luz, el gas y el papel, reciclemos, hagamos un huerto casero, manejemos más bici, guardemos el carro los fines de semana y caminemos. Ser cuidadosos con los recursos limitados que tenemos es imperativo porque no hay plan B, tenemos un solo planeta y debemos cuidarlo.

7. Estemos presentes: mirémonos un poco más a los ojos, escuchémonos con más atención, juguemos más juegos de mesa en familia, cenemos juntos sin celulares, apaguemos el internet un día a la semana, salgamos al campo y la playa, quedemos con nuestros hijos para comer un helado y riámonos muy fuerte.

8. Leamos: Perú es uno de los países que menos lee en el mundo. Leamos al menos 4 libros este 2018 y llevemos a nuestros hijos a una librería o biblioteca. Leamos con ellos en la noche y leámosle a ellos antes de dormir.

9. Seamos más positivos: pensemos antes en si lo que vamos a decir o hacer es constructivo. Tengamos un poco más de paciencia y tolerancia, cedamos el asiento, ayudemos, seamos más cooperativos, celebremos el éxito ajeno y seamos humildes cuando ganemos.

10. No somos mejor que nadie: defendamos siempre todos los derechos de los otros y los nuestros. Que no sepamos quién eres y que aun así no importe porque debemos cuidar tu religión, tu opinión, tu género, tu identidad, tu orientación y tu herencia cultural porque es lo correcto.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios