Reto S13: por un 2018 mucho más sostenible

Súmate a este reto y juntos hagamos un mundo más ecoamigable

Posteado por: Karina Lerner Heilbraun , 16/01/2018

Comenzar el 2018 no significa solamente empezar a escribir en una agenda nueva, botar el calendario pasado colgado en la cocina y equivocarnos por varios días cuando debemos escribir el año en el que estamos. Sino, tomar postura y decidir que este año seremos responsables de nuestros actos y los impactos que estos generen. Por ello, les presento las resoluciones sostenibles que me he propuesto y que me ayudarán a ser una persona más comprometida con el entorno, libre y feliz. Para ser realista, las he dividido en meses e intentaré que siempre la del mes anterior continúe.

1. Enero: Aprovecharé el sol. No prenderé la secadora de pelo ni la de ropa y por supuesto, abriré las cortinas para tomar ventaja de las horas adicionales de luz natural. Mantendré mi consumo eléctrico lo más bajo posible.

2. Febrero: Veré un documental y leeré un libro sobre algún tema referente a la sostenibilidad. Si tienen Netflix, les recomiendo los siguiente videos: “Food Choices”, “What the health” y “Minimalism: A Documentary about the important things” todos estos con subtítulos en español. En Youtube: “Obsolescencia programada: comprar, tirar, comprar” y “La Historia de las Cosas”.

3. Marzo: Utilizaré más bicicleta y caminaré más seguido. No sacaré el auto ni viajaré en taxi al menos 2 días a la semana. ¿Se han dado cuenta lo linda que puede ser la ciudad cuando la vemos con una perspectiva distinta que desde la ventana de un auto?

4. Abril: Lavaré menos la ropa y no dejaré correr el agua sin necesidad. Los jeans, las faldas, etc. no necesitan lavarse a la primera puesta. Al momento de lavar, trataré de hacerlo con agua fría. Me daré duchas más cortas y cerraré siempre el caño. Mi consumo de agua será lo más bajo posible.

5. Mayo: Los lunes serán siempre de menestras. Un día a la semana la proteína de origen animal no estará permitida en mi casa.

6. Junio: Esto lo he repetido varias veces, pero una vez más no hace daño. Todo el mes llevaré mi propia taza, bolsa de compras o termo cuando salga de casa. No compraré embotellado ni aceptaré bolsas plásticas.

7. Julio: Planificaré el menú semanal para comprar lo que se va a utilizar y así evitaré botar comida.

8. Agosto: Revisaré que los productos de belleza que compre no estén hechos con aceite de palma.

9. Setiembre: Trataré de comprar lo más posible en tiendas o ferias orgánicas. Si no puedo continuar por el precio, al menos trataré de adquirir productos frescos que no vengan envasados.

10. Octubre: Mejoraré mi huerto casero y trataré de sembrar no sólo hierbas sino al menos una verdura de temporada en mi terraza.

11. Noviembre: Pediré que al menos uno de mis recibos de servicios me llegue sólo vía electrónica y cuando saque plata del cajero pediré ver el estado de cuenta sólo en la pantalla.

12. Diciembre: Prepararé las loncheras de mis hijos y las mías con productos frescos, nutritivos y hechos en casa que vayan en envases reutilizables; enviaré servilletas de tela y cubiertos de metal.

13. BONUS: Todo el año trataré de librarme del pensamiento de que comprar y tener más cosas me hará más feliz. Me retaré a mí misma y empezaré con una semana al mes de no comprar nada que no sea estrictamente necesario.

¿Aceptan el reto S13? Anímense y cuéntenme si se pliegan a estos o si tienen otros que añadir a la lista para vivir una vida más sencilla, significativa y feliz. No se olviden, no importa si los hacen todos o sólo algunos, pero con los que se comprometan cúmplanlos hasta el final.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Karina Lerner HeilbraunKarina Lerner Heilbraun

Karina Lerner Heilbraun

Consultora en RSE

Es docente de Desarrollo y Responsabilidad Social en la Pontificia Universidad Católica del Perú y consultora en Lerner & Lerner. Ha laborado en Profuturo AFP como jefa del área de Responsabilidad Social Empresarial. Cuenta con un máster en gobernabilidad y gestión pública.

Comentarios