¿Sabes en qué se diferencian los tipos de agua embotellada?

Descubre cuál de ellas te conviene más

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 16/11/2017

Si bien una molécula de agua está compuesta por 2 átomos de hidrógeno y una de oxígeno, éste líquido elemento puede ingresar a tu cuerpo cargado de otros elementos según su procedencia. El agua de grifo, embotellada, mineral, de manantial o con gas son diferentes.

Empecemos por el agua mineral: es agua subterránea naturalmente potable que viene cargada de minerales útiles para el cuerpo. Sin embargo, si estos se encuentran en altas concentraciones puede no ser recomendable para niños cuyo riñón se encuentra aún en desarrollo. Antes haríamos la siguiente recomendación orientada a la gente mayor, “las personas mayores deben moderar su consumo” porque se sabe que con la edad los riñones funcionan menos y justamente es este órgano quien filtra los minerales, pero debido a que hoy la gente joven sobrecarga su función renal sin saberlo (por ejemplo con una serie de suplementos), también hay que incluirlos en dicha recomendación.

No toda el agua mineral tiene los mismos minerales, la concentración y tipo depende del suelo fuente del agua. Lo ideal sería que la etiqueta detalle si la concentración de dichos elementos es baja, media o alta.

El agua de manantial: es agua pura, natural y potable que también es subterránea, la diferencia con el agua mineral radica en los elementos químicos o minerales que pueda contener. El agua de manantial suele no tener minerales o los tiene en menor concentración.

El agua con gas: puede ser mineral, de manantial o agua tratada. Tanto la mineral como de manantial pueden tener gas desde su obtención, es decir, naturalmente tiene anhídrido carbónico (CO2) pero puede ocurrir que se requiera incrementar el contenido gaseoso para llegar al estándar en el proceso de embotellamiento. El anhídrido carbónico es un gas compuesto por un átomo de carbono y dos de oxígeno, el mismo que eliminamos en el proceso de respiración. Ingerirlo mediante el agua no perjudica ni beneficia la salud.

El agua de grifo: es agua no potable que suele ser recolectada de los ríos y ha pasado por un riguroso tratamiento para hacerla potable. Esta llega a través de las tuberías a las viviendas y establecimientos, contiene minerales y otros elementos propios de su fuente de origen pero controlados en concentración para asegurar su inocuidad. Debido a que las instalaciones de tuberías al interior de las viviendas o establecimientos pueden no tener un mantenimiento oportuno puede contaminarse y por tanto es preferible hervirla.

El agua embotellada: al igual que el agua de grifo, es agua que originalmente no era potable, puede proceder del mar, ser desalinizada y luego ser tratada para potabilizarla. Es agua segura y puede contener elementos propios de su fuente de origen pero controlados en concentración para asegurar su inocuidad. El agua embotellada es agua potable, segura y tiene fecha de vencimiento detallada en el rotulado.

Todas las aguas descritas son buenas fuentes que contribuyen sanamente a reponer el agua perdida diariamente pero son diferentes. Indistintamente de la que se elija debemos asegurar una ingesta suficiente de agua en el día. La mejor manera de verificar si bebió suficiente líquido es observar el color de la orina, un color claro indica una buena hidratación mientras que una orina oscura o concentrada indica mala hidratación. Se estima que en promedio se requiere beber entre 6 a 8 vasos de líquido al día.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios