¿Sabías que hay alimentos que producen migraña?

Conoce algunos alimentos que debes evitar si sufres de esta enfermedad

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 19/02/2018

¿Sufres de migraña? Atención, tal vez el problema está en lo que comes

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, entre la mitad y las tres cuartas partes de los adultos entre 18 y 65 años ha sufrido una cefalea (dolor de cabeza) en el último año, y por lo menos el 30 % ha padecido de migraña.

Usualmente se cree que esta dolencia es propia de gente mayor, pero la migraña puede incluso presentarse desde la infancia y afecta más a mujeres que a hombres. Al tratar de identificar la causa que dispara una crisis de este tipo, el primer factor que salta es el estrés y su relación con la irrigación sanguínea, pero hay otros factores que se observan en la sociedad actual.

Cada cierto tiempo surgen tendencias en los estilos de alimentación basados en el respeto al cuerpo y al planeta, al mismo tiempo que hay más personas con enfermedades severas y malestares diversos que afectan la calidad de vida y la productividad. Los alimentos vienen siendo cada vez más estudiados y se van descubriendo una serie de asociaciones con la salud, e identificando efectos del alimento sobre algunas características de la persona, como por ejemplo la conducta.

La migraña es una de las dolencias que al parecer está fuertemente ligada con los alimentos y los estilos de vida.

Cuando los alimentos ingresan a nuestro cuerpo pasan por un proceso de digestión, es decir, son partidos física y químicamente en el tracto digestivo y transformados en pequeñas partículas que atraviesan la pared intestinal, para luego ser asimiladas por las células que lo requieren a través de la sangre.

Todo nuestro tracto digestivo secreta una serie de sustancias llamadas enzimas digestivas. Cuando la persona no produce estas enzimas, algún componente de dicho alimento no termina de digerirse y causa malestar. Por ejemplo, quienes tienen intolerancia a la lactosa no cuentan con la enzima lactasa para digerir dicho azúcar de la leche, de manera que presentan dolor de estómago, diarrea, gases, entre otros.

De esta misma manera existe un aminoácido en los alimentos llamado histamina, la misma molécula que se exacerba frente a una respuesta alérgica y que también pasa por un proceso metabólico, donde la enzima diamino oxidasa (DAO) interviene para poder transformarla en otro compuesto. Al parecer una de las causas cada vez más frecuentes que dispara la crisis migrañosa es la ausencia de esta enzima en algunas personas, de tal manera que la histamina se va acumulando en la sangre y da como resultado una respuesta inflamatoria que desencadena un cuadro de migraña.

Es importante considerar que la respuesta inflamatoria no ocurre de inmediato, sino que es la frecuente exposición de estos alimentos ricos en histamina en personas que no cuentan con DAO lo que causa el problema.

Los alimentos más ricos en histamina y que deberían evitar quienes padecen de migraña son:

  • Vino y champagne.
  • Conservas de pescado: latas de atún y sardinas.
  • La leche y los quesos (excepto el queso fresco).
  • Productos vegetales fermentados (como la col fermentada o “chucrut”, y sobre todo derivados de la soja).
  • El vinagre y vinagre balsámico.
  • El marisco.
  • La berenjena y las espinacas.
  • Embutidos.

Algunas personas susceptibles cuentan con suficiente DAO, pero consumen alimentos que saturan la eficiencia de dicha enzima y pueden ser causa de migraña:

  • El chocolate.
  • La palta.
  • Las frutas cítricas: sobre todo la naranja.
  • Los frutos secos como el maní.
  • El tomate y la salsa de tomate.
  • Bebidas con alcohol, como la cerveza.

Si es una persona que sufre de migraña procure identificar si es un consumidor frecuente de los alimentos arriba mencionados. De ser sí, elimínelos de momento de su dieta y observe cómo le va. En lo sucesivo podría ingerirlos muy ocasionalmente.

Además se deben tener en cuenta los otros factores desencadenantes, por ejemplo el estrés, el cambio hormonal (en el caso de la mujer), pocas horas de sueño o mala calidad de sueño y el hecho de entrar en estados de ayuno por espacios de más de 6 horas entre cada ingesta. Para las personas sensibles a la disminución de los niveles de azúcar en la sangre, es aconsejable ingerir alimento cada 3 horas.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios