¿Sueles contar las calorías de tus comidas?

Nuestra especialista Sara Abu Sabah, nos deja algunas reflexiones sobre las calorías

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 17/08/2016

"La materia y la energía no se crean ni se destruyen, solo se transforman". Leyes básicas de la física que vale traerlas a colación para entender el sentido de las calorías en nuestras vidas.

El ser humano no tiene la capacidad de absorber y utilizar la energía solar como lo hacen las plantas, pero sí tenemos la capacidad de utilizar la energía que éstas captaron en sus cuerpos transformándola.

Las especies del reino vegetal captan la energía solar. Gracias a una serie de reacciones químicas esta energía es almacenada en su cuerpo en diversas formas de materia como por ejemplo moléculas de fructosa, sacarosa (azúcares), almidones o aceites.

Luego los animales, al consumir especies vegetales transforman esta materia cargada de energía en otras materias útiles para su propio organismo y de la misma manera, el ser humano consume especies vegetales y animales para obtener esa misma energía y transformarla en otras materias útiles para su organismo o utilizarla y liberarla en forma de energía.

Es así que en los seres vivos se cumple a cabalidad la ley de la conservación de la materia y la energía: "…no se crean ni se destruyen, solo se transforman".

Esto cobra mucho más sentido cuando tomamos conciencia que la energía es necesaria para la vida y el ser humano la obtiene de alimentos (materia) cargados de energía. Las fuentes principales de energía en el ser humano son los azúcares y almidones y los aceites y las grasas. Esto no significa que otras materias orgánicas que nos sirven de alimento no aporten energía, sino que son estos componentes de la dieta los que deben cumplir dicha función.

Los alimentos proteicos por ejemplo carnes, pescados, pollo cargan energía, sin embargo, su principal función en el cuerpo es formar otras moléculas importantes como neurotransmisores, enzimas, hormonas, inmunoglobulinas o tejido muscular entre otros.

Cada función del cuerpo humano como pensar, respirar, caminar, digerir, crecer, etc. requiere de la energía abastecida por los alimentos. Si obtenemos poca energía, el cuerpo gasta de su reserva, primero de las grasas y luego del tejido muscular. Si obtenemos energía en exceso, el cuerpo la almacena en forma de grasa.

La cantidad de energía que cada persona requiere depende de muchos factores como la edad, sexo, actividad física, tasa metabólica, estado de salud e incluso composición corporal. Es allí donde conocer las calorías ingeridas y requeridas toma importancia. Las calorías son la unidad de medida que representa cuánta energía cargan los alimentos, gasta o requiere el ser humano. Sin embargo, el conocer las calorías de los alimentos y bebidas se viene limitando al uso (a veces obsesivo) de contar calorías para controlar el peso. Aspecto que puede resultar efectivo pero a la vez sumamente peligroso.

Muchas personas, sobre todo jóvenes, viven al pendiente de las calorías ingeridas en el día y el cálculo inescrupuloso y sin fundamento de cuántas calorías al día deben consumir. Para lograrlo, invierten buena parte de su tiempo contándolas en los paquetes o envases de alimento o a través de aplicaciones o tablas que fácilmente se ubican en la web.

Cuando una persona decide su alimentación en base a las calorías y buena parte de su día o cada tiempo de comida fija su mente en esos cálculos, puede estar desarrollando un trastorno alimentario. Los trastornos alimentarios se manifiestan de diversas maneras aunque los más reconocidos son la anorexia y la bulimia.

Estimar las calorías en la dieta es de utilidad para el profesional de la salud y en particular el especialista en nutrición. La utilidad de esta información en los empaques de alimento sirve al consumidor para hacer una mejor elección del alimento mas no para contar las calorías del día.

Por otro lado, si bien requerimos energía en cantidades adecuadas estas deben provenir de alimentos que, además de energía, ofrezcan nutrientes. He allí la característica de los alimentos poco saludables denominados también "alimentos chatarra" es decir, ricos en calorías y pobres en nutrientes.

Los alimentos que la naturaleza nos ofrece son la mejor fuente de energía para el ser humano. El secreto de ingerir solo lo necesario tiene que ver con cuidar los hábitos en la alimentación, aquí algunos consejos:

  1. Cuida el estímulo natural de tu cuerpo que te lleva a comer y dejar de comer. Para lograrlo se requiere mantener un horario disciplinado de alimentación, según el hábito individual y la edad. Puede ser cada 3 o 6 horas.
  2. Cada vez que un alimento o bebida es ingerido, representa un tiempo de comida indistintamente de la cantidad de calorías que aporta en mayor o menor medida. Asegúrate de ingerir alimento mínimo 3 y hasta 5 o 6 veces al día.
  3. Si se tiene exceso de peso, reducir calorías indiscriminadamente no asegura una reducción de peso sostenible o saludable. Las personas requieren que el 55% de las calorías vengan de los almidones, 15% de las proteínas y 30% de las grasas.
  4. Para perder o ganar peso se requiere de la asesoría del nutricionista cuya labor se centra en enseñar a comer saludablemente. Esto significa comer de todo en la forma, cantidad y frecuencia adecuada.
  5. La cantidad o volumen de comida está en relación a la capacidad gástrica y al apetito. Si se come por ansiedad o con voracidad, puede ser signo de un problema de salud que requiere atención profesional.
  6. Ingiera los alimentos con calma y en un ambiente armonioso. El acto de comer es también un acto social.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios