¿Sueñas con la pareja ideal?

Te damos algunos consejos para elegir a la persona adecuada

Posteado por: Giuliana Caccia , 14/07/2017

Todos sabemos que no existe una persona perfecta. Todos tenemos virtudes y oportunidades de mejora. Sin embargo, lo que sí podemos afirmar es que, posiblemente, sí existe una persona que pueda ser perfecta para nosotros. Claro, el problema está en cómo encontrarla o cómo identificar si es o no la persona ideal. Si bien podemos desear que nuestra futura pareja tenga ciertas características no negociables, yo me atrevería a sugerir algunas que sí o sí debemos “exigir”: que nos amen en nuestra imperfección, que nos sepan respetar a capa y espada, que pongan nuestra felicidad por encima, inclusive, de la suya. Y, seguramente, es con esa persona con la que vamos a querer pasar el resto de la vida. Una persona que no tenga alguna de las características mencionadas, no nos hará felices. Porque, como pueden ver, no estamos hablando de si es bonito(a) o feo(a), gordo(a) o flaco(a), ingeniero o médico. Estamos hablando de virtudes que debe poseer alguien que quiere formar un hogar feliz.

Elijamos lo más importante en nuestra vida con los mismos criterios

Un buen ejercicio que todo adulto joven y soltero debería realizar es sentarse a reflexionar sobre las siguientes preguntas: ¿qué es lo que actualmente me gusta de las personas con las que salgo o frecuento? ¿Tienen las virtudes mencionadas líneas arriba o me preocupa más si se visten bien, si tienen buen cuerpo, si son los más divertidos de la fiesta o los más exitosos profesionalmente?

Seguramente muchos podrían pensar: "Pero qué preguntas para complicadas. Somos jóvenes. Tenemos que vivir, divertirnos, probar de todo para saber finalmente qué nos gusta”. “Por supuesto”, les diría yo. “Tienen toda la razón. Y en ningún momento he dicho lo contrario. Sólo estoy diciendo que es mejor pasarla bien con alguien que valga la pena".

La juventud es una etapa maravillosa en la que se tiene una libertad espléndida. Se hace lo que se quiere y no hay mayor carga familiar. No hay hijos que mantener ni horarios libres para el ocio que sacrificar por otros. Los jóvenes se dedican a ser eso: jóvenes.

Sin embargo, es una edad en la que las decisiones que definirán su futuro los comienzan a rondar. Por ejemplo, hay decisiones profesionales, laborales, de independencia del hogar, entre otras. También es una época en la que empiezan los enamoramientos más serios.

Así como la primera decisión —la profesión— no la dejamos a la suerte ni al “veamos qué pasa”, tampoco deberíamos dejar la segunda decisión —el amor— en manos del horóscopo. Debemos pensar que, al igual que en nuestra carrera, en el amor también se requiere tener aptitudes positivas, dedicación, respeto, empeño y responsabilidad para salir airoso.

Cuando escogemos dónde vamos a estudiar, ¿lo hacemos porque el centro de estudio nos parece recontra cool o la fachada tiene un color increíble? ¿O una decisión seria implicaría analizar su reputación académica? Igual debemos hacer cuando escogemos con quién vamos a pasar el tiempo. Sobre todo porque no sabemos a qué nos va a llevar la relación.

Por eso es importante entrenarse en saber escoger. Para muchos el matrimonio puede ser algo muy lejano. Pero el tiempo pasa. Y muy rápido. Debemos usar este tiempo para prepararnos para lo que será nuestra vida futura y que nos acompañará por más tiempo. Si queremos ser campeones en algún deporte, entrenamos todos los días, muchas horas. Si queremos ser buenos esposos y padres también debemos dedicarle mucho tiempo a ejercitar las virtudes. Y eso es mucho más fácil cuando nos acompaña una persona que comparte con nosotros la misma perspectiva. Con esa persona será realmente viable mirar —juntos— hacia un horizonte común.

Así, para encontrar a la persona perfecta, se debe comenzar por mirar lo esencial desde hoy. No vaya a ser que la vida los coja por sorpresa y no haya vuelta atrás.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Giuliana CacciaGiuliana Caccia

Giuliana Caccia

Especialista en temas de familia y afectividad

Comunicadora Social de la Universidad de Lima y Máster de Matrimonio y Familia en la Universidad de Navarra (España). Autora del libro “Educación en serio: Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan”. Hace cinco años creó el proyecto "La Mamá Oca", una plataforma multimedia que tiene como misión ofrecer a los padres recursos para criar niños felices, teniendo como eje la educación en virtudes. Actualmente dicta charlas, talleres y conferencias sobre temas de pedagogía familiar, matrimonio y afectividad.

Comentarios