¡Trabajar con diversas generaciones, qué relajo!

Por primera vez en la historia, tres generaciones coinciden en el mismo tiempo y espacio de trabajo, todo un reto para las empresas.

Posteado por: Lila Soto , 18/07/2014

Sólo si lo sabemos hacer. La sana convivencia es el resultado de aceptar la diversidad, aprender a comunicarse y a comprenderse. Buscar intencionalmente opciones, sino soluciones a los conflictos, permite recobrar la salud emocional de todos, más aún en los colaboradores de las empresas donde compartimos metros cuadrados a lo menos 8 horas diariamente.

En general, podemos decir que la sociedad está conformada por distintos grupos de personas, que a su vez se diferencian entre ellas por su manera de ser y forma de pensar. A estos distintos grupos se les conoce como generaciones. Se entiende que generación es un grupo de edad que comparte a lo largo de su historia un conjunto de experiencias que los distinguen de sus predecesores (Ogg y Bonvalet, 2006).

Bueno, hoy compartimos espacios en las empresas tres generaciones que ha identificado la sociología desde el siglo XX hasta la actualidad. Cada generación es fruto de la anterior y de las pautas culturales y realidades sociales a las que han estado expuestos sus integrantes. Lo interesante desde este punto de vista, apunta a que cada generación tiene sus aspiraciones y establece un contrato psicológico diferente.

Estas son los “Baby Boomers”, la “Generación X”, la “Generación Y” y la “Generación Net o Milenium.

La generación de los “Baby Boomers” (1946-1964 ó 68 a 50 años), fue una etapa de gran esperanza, optimismo, prosperidad y de gran expansión poblacional. Crearon un fuerte cambio social incluyendo el movimiento hippie, el feminismo y los derechos civiles. Socialmente liberales y radicales de pensamiento. Podemos identificar algunas características relevantes de esta generación: eran políticamente activos, militaron en organismos y organizaciones que promovieron cambios sociales, legales y culturales, aspiraron como meta los estudios universitarios, consideraron el valor del trabajo intelectual superior al trabajo manual, entre otros.

Por otro lado, la “Generación X” (1965-1976 ó 49 a 38 años) son el segmento poblacional de mayor edad cuyos hábitos computacionales y el Internet ofrecen la experiencia adulta más cercana de la que podemos partir para predecir un aumento de usuarios digitales. Esta generación considera la radio, la televisión, las películas e Internet como medios especializados de información. Muy dependientes de la tecnología en el día a día. Buscan la fama y reconocimiento en vez de la felicidad como meta personal.

Por otra parte, la “Generación Y” (1977-1997 ó 37 a 17 años) es la primera en crecer rodeada con tecnología de vanguardia. Son conocidos también como los “Echo Boomers”, “Nexters” y “Millenium Generation.” Dan mucha importancia a la cultura del lugar donde trabajan. Se caracterizan por tener acceso continuo a la información y al conocimiento. Éstos desafían y retan lo establecido. Buscan balance entre la vida y trabajo. Se destacan por ser confiados y autosuficientes. La “Generación Z” (1998-2008 ó 16 a 6 años), también conocida como “Next”, ha madurado con la era digital, son equilibrados entre los mundos físicos y digitales. Casi cibernéticos totales. Sus lemas son: la independencia, variedad, creatividad, personalidad propia, participación en la red cibernética. Son jóvenes muy ligados a la tecnología, desde muy pequeños han utilizado DVD, Internet, teléfonos celulares, reproductores de formato MP3, las redes sociales como Facebook, LinkedIn , Twitter y YouTube. A pesar de que en estos momentos contamos con cuatro generaciones, destacamos que por primera vez en la historia, tres generaciones coinciden en el mismo tiempo y espacio de trabajo. Hoy vemos una diversidad generacional nunca antes vista en el mundo del trabajo. Por lo tanto, cada grupo de personas que nacieron en un período determinado comparte valores y prioridades diferentes, entiende el trabajo de forma diferente, mantiene actitudes diferentes ante la autoridad, ejerce y vive la responsabilidad también a su modo. Este fenómeno es un reto para todos, tanto los colaboradores como las empresas, debemos afrontar esta diversidad generacional con conciencia e inteligencia y gran responsabilidad. La diferencia de objetivos, principios y valores de cada generación puede originar conflictos que a la vez pueden afectar el ambiente universitario. Conocer estas diferencias es una necesidad y también representa una oportunidad para las empresas dado que este conocimiento brinda elementos para identificar puntos de encuentro, oportunidades de generar sinergias, para detectar las posibles fuentes de conflictos, así como para manejarlos adecuadamente, o bien, evitarlos a tiempo. Los invito a pensar de ahora para el frente en trabajar en formar equipos que aprovechen lo mejor de los más jóvenes y de los más experimentados.

Los individuos con valores, ideas y maneras diferentes de hacer las cosas y diferentes formas de comunicación en el lugar del trabajo siempre han existido.

La conformación de equipos, la selección de los líderes, el trabajo en una actividad innovadora y la negociación, son ahora escenarios en los cuales el conflicto entre los diferentes grupos de edad puede determinar el éxito o fracaso de las organizaciones. Las diferencias generacionales pueden afectar a todo, incluyendo formar equipos, hacer frente al cambio, motivación, administrar y mantener e incrementar la productividad. Entender las motivaciones y las interacciones entre cada generación es importante para trabajar de forma adecuada dichas situaciones con el objetivo de aprovechar la diversidad y verla como una ventaja. La diversidad bien manejada se convierte en una fuente de riqueza de ideas y soluciones, para consolidar el éxito. En esta diversidad reside la posibilidad de cambios que cada generación aporta a su cultura.

Los avances científicos y tecnológicos han impactado en nuestra calidad de vida. Tan solo para dejarlos pensando en el futuro cercano, la expectativa de vida al nacer era de 48 años al inicio del siglo pasado, y ahora es de 75 años en promedio a nivel mundial (OMS, 2013). Los adelantos en las ciencias de la salud, combinados con la tecnología de la información, nos aseguran una vida mucho más larga a quienes hoy conformamos parte la fuerza de trabajo, pero también a quienes aún no se han incorporado al mundo del trabajo. La convivencia de diversas generaciones implica la necesidad de incorporar la innovación, la creatividad y la flexibilidad tanto en la vida personal como laboral. En estos avances se encuentra la raíz del fenómeno de las cuatro generaciones, que en poco tiempo serán cinco (Manpower, 2010), ¡¿esto no es un relajo?!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Lila SotoLila Soto

Lila Soto

Gerente de Área Capital Humano y Responsabilidad Social

Cuenta con 19 años de experiencia en el sector financiero. Posee una maestría en Marketing por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas - UPC. Asimismo, es Trainer Certificada por Proteus y DDI en “Gestión y Desarrollo de Equipos Eficaces” y Trainer Certificada por BNS en “Expectativas de Gerentes y Supervisores” a nivel internacional.

Comentarios