¿Usas tu Smartphone o tablet antes de dormir?

Nuestro especialista nos invita a reflexionar sobre este hábito

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 09/04/2018

¿Cómo afecta a nuestra salud el uso de Smartphones o tabletas antes de dormir?

Actualmente vivimos en una era digital, donde la tecnología está cada vez más a nuestro alcance. Podemos realizar actividades con mayor velocidad desafiando los límites del tiempo y el espacio, sea para fines laborales, académicos, recreativos o personales. La información viaja cada vez de forma más fácil y accesible, vivimos en una época en la que lo instantáneo nos ha llevado a modificar nuestra conducta y nuestros hábitos cotidianos durante nuestra vida diaria. ¿Existe alguna forma que esta realidad afecte a nuestra salud?

Hoy en día es común el uso de Smartphones y/o tabletas, y es un fenómeno que trasciende esferas sociales, económicas e incluso etáreas. La practicidad que nos ofrecen estos aparatos nos resultan muy útiles en nuestro quehacer diario. Esta cercanía con el mundo digital incluso solemos llevarla a la cama. El uso de Smartphones y/o tabletas en momentos previos a dormir se ha convertido en un hábito nuestro, sea para leer algún libro digitalizado, navegar en redes sociales, revisar algún documento relacionado al trabajo o los estudios, o simplemente para comunicarnos con amigos o personas especiales. ¿Cómo afecta esto a nuestra salud?

¿Qué tal dormimos?

Un estudio en los Estados Unidos reveló que los jóvenes envían la mayoría de sus mensajes de texto vía teléfono celular entre las 8 de la noche y las 5 de la mañana. Esto supone el riesgo de que suprimamos la secreción de melatonina en nuestro organismo, lo que en consecuencia retrasa el inicio de nuestro sueño.

La luz azul que emiten entra a través de nuestros ojos hasta la retina, y activa las células ganglionares que mandan una señal al cerebro que este interpreta como si estuviésemos en las horas centrales del día, inhibiendo la producción de melatonina que es la hormona del sueño.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista Americana de Ciencias PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America) confirma las sospechas de que la emisión de luz de onda corta hacia los ojos por teléfonos móviles alteran los ritmos circadianos, reduciéndose en gran medida la producción de melatonina. Además, otra de las conclusiones es que la fase de sueño REM (sueño profundo) es de menor duración.

Según un estudio conjunto de la Universidad Estatal de Wayne, en Michigan, y el Instituto Karolinska de Suecia, usar el celular antes de dormir podría ser perjudicial para el sueño y provocar insomnio, dolores de cabeza y confusión. También reduciría la cantidad de sueño profundo, interfiriendo con la capacidad del cuerpo para revitalizarse.

“Nuestros cuerpos siguen naturalmente un ciclo que nos permite permanecer despiertos y alertas durante el día, y nos ayuda a obtener descanso esencial por la noche. Pero cuando miramos estas pantallas cuando nos estamos preparando para dormir, nuestro cerebro se confunde”, señala un texto publicado por el Foro Económico Mundial, realizado en conjunto con el medio Business Insider, y que cita entre otros a la revista científica Nature Neoroscience y Harvard Health Publications.

“Se cree que dormir es un proceso reconstructivo y una necesidad biológica básica”, dijo el doctor Neil Kline, un médico representante de la Asociación Estadounidense del Sueño.

“Cuando los animales, incluidos los humanos, son privados de su sueño, hay muchos sistemas del cuerpo que fallan. No solamente sufre nuestro comportamiento, memoria y atención, sino también se deteriora nuestro sistema inmune y endocrino”, recalcó.

Dormir es una de las funciones básicas del ser humano, es necesario dormir bien y lo suficiente para alcanzar un equilibrio mental y metabólico. Cuando no tenemos un buen descanso durante la noche podemos experimentar cambios de estado de ánimo durante el día, tornándonos irritables, con poca tolerancia e impulsivos. Además, la privación del sueño se encuentra relacionada con el incremento del riesgo cardiovascular y de obesidad.

¿Toxinas en nuestro cerebro?

Cuando dormimos bien y la cantidad de horas necesarias, nuestras neuronas consiguen un buen descanso. Pero además nuestras células gliales utilizan este tiempo para limpiar las toxinas que nuestro cerebro produce. En caso contrario, estas tenderán a acumularse.

¿Y la radiación?

Nuestros teléfonos celulares emiten energía de radiofrecuencia cuando enviamos y recibimos señales hacia y desde las torres celulares, y algunos científicos y funcionarios de salud pública creen que esta energía puede afectar la salud humana.

El Departamento de Salud Pública de California (CDPH, por sus siglas en inglés) emitió una advertencia contra los peligros de la radiación de los teléfonos celulares.

"Aunque la ciencia todavía está evolucionando, hay preocupaciones entre algunos profesionales de la salud pública y miembros del público con respecto a la exposición a largo plazo y de alto uso a la energía emitida por los teléfonos celulares", dijo la directora del CDPH, la Dra. Karen Smith.

El CDPH recomienda no dormir cerca de él por la noche debido a la emisión energía de radiofrecuencia. Otras organizaciones también han advertido de los peligros de la exposición a la radiación del teléfono celular, incluyendo el Departamento de Salud Pública de Connecticut, que emitió recomendaciones similares en mayo de 2015.

Sin embargo, aunque la comunidad científica no ha llegado a un consenso sobre los riesgos respecto a la radiación del uso del teléfono celular durante el sueño, las investigaciones sugieren que su uso a largo plazo puede tener un impacto en la salud humana.

A manera de conclusión podríamos decir que el mayor riesgo del uso nocturno de celulares y tabletas previo a dormir es de naturaleza metabólica, debido a que altera nuestro ritmo circadiano y reduce nuestra producción de melatonina. Respecto al riesgo radiactivo, aún no existen evidencias concluyentes, sin embargo se recomienda evitar el uso por motivos preventivos.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Coordinador corporativo de salud ocupacional en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios