Viaje a Rusia: un tour mundialista

Descubre los principales atractivos y su historia

Posteado por: Joanna Boloña , 10/07/2018

Como todos ya saben, viajé a Rusia a alentar a nuestra blanquirroja de mi corazón. Es por eso que la columna de este mes va dedicada a Rusia y a las diversas ciudades que sirvieron de sede para los encuentros de nuestra querida selección.

La verdad fue un viaje agotador: luego de un millón de horas de vuelo, llegué y no pude dormir. Hice un vuelo con escala en Amsterdam que duró 12h aproximadamente. Súper bien el servicio en KLM, pero la comida me decepcionó, ya que soy amante de comer en el avión (aunque suene raro). El aeropuerto de Amsterdam es genial, hay miles de tiendas y cosas para comprar: quesos, waffles, zapatos suecos, típicos polos con tulipanes, recuerditos, etc. Había bicicletas por todos lados, en verdad muy divertido.

Tuve una conexión que duró más de un día, y por más que el aeropuerto haya sido el mejor en el que he estado, tuve que conseguir un hotel que estuviera cerca. Elegí el CitizenM Schiphol: un hotel súper moderno, bien equipado y no es muy caro. El precio de sus habitaciones ronda los $180 dólares la noche, y teniendo en cuenta que no lo reservé con anticipación, es un precio accesible. Lo particular de este hotel es que tiene las habitaciones encapsuladas, una cafetería de autoservicio 24/7 y un hermoso bar. Lo que sí me fascinó fue la ducha a la que ni bien ingresas se activa #tecnogirl, y la comodidad de las camas ayudaron a reponer un poco el cansancio que traía del viaje matador. En resumen, este hotel es una opción diferente, pues debido a sus facilidades tecnológicas la interacción con el personal es mínima.

De Amsterdam a Rusia son 3h y 10m de vuelo, y desde que llegamos fue una locura. Ya que Rusia había clasificado a la siguiente ronda (y si están siguiendo el Mundial saben que es una de las revelaciones) la gente seguía celebrando y celebrando en cada partido: desde que llegas al aeropuerto te reciben con Zabivaka y todo a tono muy mundialista. Llegamos aproximadamente 2:00 a.m. y en una hora ya estaba amaneciendo. En Rusia los atardeceres se dan a las 10:30 p.m., y como la noche no dura mucho, a las 3:00 a.m. ya tienes luz del día. A este fenómeno se le conoce como noche blanca y dura más o menos desde mayo hasta mediados de julio.

Si bien era un viaje de fútbol, era obligatorio hacer las paradas en los principales atractivos de la ciudad para aprender un poco de cultura general e historia.

La Plaza Roja: Aquí empezamos nuestro recorrido y es sin duda una de las plazas más famosas del mundo. Si son fanáticos de Paul McCartney como yo, sabrán que el ex Beatle se sacó la espinita que tenía de no entrar a la ex URSS debido al veto que tenía la banda en esa época, y organizó un megaconcierto en el 2003 en plena Plaza Roja. Esta plaza es de tránsito peatonal exclusivamente, y solo los vehículos militares tienen permiso de transitar. Alberga el Museo de Historia, San Basilio, una galería comercial gigantesca, la GUM y las murallas del Kremlin con el mausoleo de Lenin. Foto aquí obligada #PalFace.

Catedral de San Basilio: No hay duda de que es uno de los íconos más representativos de Moscú, retratado en miles de fotos de viajes o el clásico souvenir que traen los amigos luego de regresar de Rusia. Es alucinante cuando la tienes frente a ti. Sentía que ya la conocía (la he visto tanto en la tele que sentía que ya había estado ahí), pero una vez dentro me quedé maravillada con la perfecta estructura que tiene. Es realmente tan hermosa que no era ni el 10% de lo que se puede apreciar desde fuera. Esta catedral fue construida por Iván “El Terrible” en 1554, y está compuesta de nueve capillas dedicadas a cada uno de los santos en cuyas festividades este personaje ganó una batalla.

Kremlin de Moscú: Cuando escuchan la palabra Kremlin, automáticamente la asocian con una de las postales más representativas de Moscú. Al menos eso me pasaba a mí hasta que llegué y me enteré de que hay más de 20 Kremlins en Rusia, y el que nosotros conocemos es solo el de Moscú. Desde 1991 es la residencia del presidente de Rusia. El Kremlin es un complejo que tiene una longitud de 2500m y unas murallas de entre 5 a 19m de altura, con más de 20 torres de 80m. Es realmente imponente. Se compone de una serie de edificios: museos, edificios históricos, iglesias, el gran palacio del Kremlin, el palacio estatal, la residencia presidencial y los edificios administrativos. Dentro se encuentran tres monumentos históricos como el Cañón del Zar (el más grande del mundo), la Campaña del Zar (al igual que el cañon, también la más grande del mundo) y el Monumento al Gran Duque Serguéi Alexándrovich de Rusia. La visita también incluía un pase a los museos que tuvimos que posponer, ya que debíamos viajar a cubrir el partido de nuestra amada blanquirroja.

Me despido hasta la próxima, no sin antes dejarles 5 datos fundamentales para su viaje a Rusia:

Tips para Rusia
  1. Cómo llegar: Definitivamente haciendo escalas, si no deseas morir en el intento. Es un vuelo muy, muy largo, y necesitas ese tránsito corto para reponerte. Un boleto vía KLM Lima - Amsterdam bordea los $1400 sin anticipación, y el boleto Amsterdam - Rusia aproximadamente $200.
  2. Cómo Comunicarte: El inglés es básico para comunicarte, y si bien los tours vienen con guías que hablan inglés, en algunos lugares no lo hablan (restaurantes y demás), así que aprender algunas frases sueltas en ruso les ayudará.
  3. La Moneda: El rublo es la moneda oficial y todo se comercializa en rublos. Yo llevé euros y dólares, y me bajé una aplicación (XE Currency) súper buena que me orientaba diariamente sobre la variación del tipo de cambio.
  4. Alojamiento: Aunque los alojamientos no llegan a tener los precios de otras ciudades europeas, hospedarse en un hotel será un poco caro. Lo que pueden intentar es conseguirse un hostel que ronda los $10 y $12 dólares, o bajarse la aplicación Airbnb e intentar buscar un depa para rentar si van en grupo.
  5. Movilidad en Rusia: Lo más económico y rápido es moverse en metro. Una de las estaciones más bonitas es la estación del pueblo.
  6. Comida en Rusia: Dentro de la gastronomía me llamaron la atención tres platos especialmente deliciosos: el pelmeni (que es una especie de tortellini pero más rico), el Stroganoff (como el plato que todos conocemos, solo que aquí lo preparan con setas y ternera), y por último la sopa borsch (es muy, muy rica, y está hecha de beterraga).


¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Joanna BoloñaJoanna Boloña

Joanna Boloña

Administradora y Marketera de la UPC

Reconocida conductora a cargo de SPORT ELEGANTE, un programa de entretenimiento deportivo. Estuvo 4 años como conductora radial en Studio 92. Se considera una Sport Lover y adicta a los viajes porque siempre recuerda que el dinero se recupera y el tiempo no.

Comentarios