Vivir con calidad es vivir Pro Futuro

Consejos para vivir con calidad y llegar a viejos lo más jóvenes posible

Posteado por: Elmer Huerta , 05/05/2014

Todos queremos vivir largo, pero la realidad es que la vida es corta. Pensando fríamente, la vida de calidad, en su más amplio sentido, no va más allá de los 75-80 años. Es cierto, usted dirá que usted conoce a alguien que tiene 90 años y que está en todos sus cabales; pero esa es la excepción, la vida de calidad, en promedio, no va más allá de los 75-80 años. Y creo que usted estará de acuerdo conmigo amable lector, en que la cosa no es simplemente vivir, sino vivir bien.

Y cuando hablamos de vivir bien, con calidad, en realidad estamos hablando del poder disfrutar sin impedimentos de los placeres que nos da la vida. El trabajar con gusto y pasión, gozar de la familia y los amigos, disfrutar de la comida, el baile, los viajes, apreciar un buen libro, un buen pasatiempo o simplemente dormir a pierna suelta; son aspectos de la vida que constituyen nuestra razón de ser.

En esta nota detallaremos lo que se puede hacer para gozar y mantener -por el mayor tiempo posible- una adecuada calidad de vida, al mismo tiempo que se disfrutan de las maravillas que nos da la existencia. En otras palabras, cómo podemos hacer para llegar a viejos, lo más jóvenes posible.

La comunidad científica no se pone de acuerdo en lo que se entiende por calidad de vida debido a que cada persona tiene su propia definición de lo que eso significa. Mucha gente está convencida, por ejemplo, de que las comilonas descontroladas, el abuso del alcohol, el fumar cigarrillos o el sexo promiscuo y sin protección son parte de su “calidad de vida” y dicen que “de algo hay que morirse”, y que “nadie les va a quitar lo bailao…”

Dejando de lado posturas como esa, la mayoría tiene un concepto más o menos claro de lo que le significa calidad de vida. Gozar de buena salud física, emocional y espiritual, tener energía suficiente para hacer las cosas, y no sufrir de fatiga ni dolor crónico; son elementos esenciales de una buena calidad de vida.

El gran problema es que la calidad de vida puede perderse de un momento a otro y con mucha facilidad, y es muy triste cuando eso sucede por enfermedades prevenibles o detectables. Enemigos silenciosos como el cáncer, la presión alta, la diabetes, la obesidad, los derrames cerebrales, los infartos cardiacos, la depresión, y la infección por los virus del SIDA y el herpes genital, entre otras; pueden arruinar para siempre la calidad de vida de un ser humano.

La calidad de vida se pierde o se gana con lo que se hace o no se hace durante cada día de la vida. La buena salud no cae del cielo, la tendencia natural de la salud es hacia su deterioro, mantenerla es todo un trabajo diario.

Los siguientes son algunos de los elementos que debemos tomar en cuenta para mantener una vida duradera y de calidad, consejos con un foco preventivo que están basados en investigaciones científicas.

Mantener un peso saludable. El cual se puede conseguir con alimentación saludable y actividad física diaria programada. Sabiendo que la comida es uno de los placeres de la vida, la manera de hacer un compromiso entre la boca y la salud es el tamaño del plato. La idea es comer de todo, sin dejar de comer lo que nos gusta, pero en porciones pequeñas y prefiriendo frutas y vegetales. La actividad física debe ser diaria y por un mínimo de 30 minutos, no siendo obligatorio convertirse en un atleta, una simple caminata diaria es suficiente. La obesidad esta asociada al cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón, al desgaste de las articulaciones, la depresión y la disminución de la autoestima.

El cigarrillo: enemigo número uno de la salud pública mundial. Casi 8 millones de personas mueren en el mundo por fumar cigarrillos y en contra de lo que se cree, el cáncer solo está relacionado al 30% de las muertes por fumar, 60% son causadas por enfermedades del corazón.

Alcohol y drogas. A diferencia del alcohol, cuya uso moderado puede beneficiar la salud del corazón, no hay droga que tenga beneficio alguno. Un uso moderado del alcohol significa un trago por día para mujeres o dos al día para hombres. Tomar más de eso ya constituye abuso del alcohol.

Control de la presión arterial. Por ser tan traicionera, a la presión alta o hipertensión se le llama el “asesino silencioso” y mucha gente se entera que la sufre cuando llega a la emergencia con un infarto cardiaco o un derrame cerebral. Se calcula que la mitad de las personas que la sufren no lo saben simplemente porque nunca se la midieron. Saber los números de la presión arterial es tan importante como saber el número del cuello de la camisa o la talla del brassiere que se usa.

Las enfermedades de transmisión sexual son también prevenibles. El molestoso lastre del herpes genital (enfermedad de trasmisión sexual más temida antes del SIDA), la incurable infección por el VIH, el peligro de esterilidad femenina por las Chlamydias (causan 50% de casos de esterilidad) pueden evitarse con una de tres acciones: abstinencia, monogamia mutua o uso apropiado de un condón.

El cáncer es otro enemigo silencioso. No existe ningún tipo de cáncer que de síntomas cuando esta empezando. Sabiendo que uno de cada dos hombres y una de cada tres mujeres desarrollará cáncer en el transcurso de su vida, es vital hacerse un chequeo médico anual antes de tener síntomas, esa es la mejor arma para su detección precoz.

Prevenir accidentes en la casa, en el trabajo y las carreteras deben estar también en nuestras acciones diarias. Preparar la casa para que los niños y ancianos no sufran un accidente; manejar a la defensiva y respetar las reglas de tránsito deben ser cosas que todos debemos practicar.

El buen dormir. Uno de los aspectos de nuestra vida más descuidados es el sueño. La televisión, las computadoras y muchas otras distracciones nos impiden dormir las horas completas, la que está asociada no sólo a irritabilidad y falta de productividad, sino también a obesidad y a infecciones frecuentes.

La importancia del chequeo anual. Debido a que las enfermedades que más muertes causan en hombres y mujeres son silenciosas, es conveniente ver al médico una vez al año para una revisión general. El truco está en visitarlo sin tener síntomas, como cuando se lleva el carro para el afinamiento (a nadie se le ocurre llevar un carro malogrado al servicio de afinamiento). Enfermedades como el cáncer, presión alta, diabetes, derrames cerebrales, infartos cardiacos, depresión, infección por VIH, entre otras; pueden descubrirse a tiempo cuando todavía existe tratamiento.

Y por último, es muy importante desarrollar redes sociales firmes de familiares y amigos para que “cuando nos quiebre la vida y nos muerda un dolor; esperemos siempre una ayuda, una mano o un favor”. Ese es el llamado colchón social y es un excelente modo de propiciar una adecuada salud mental y espiritual.

La última vez que revisé las estadísticas, la mortalidad del ser humano estaba todavía en un 100%... Eso significa que todos vamos a morir algún día pero estoy convencido que con los pasos adecuados, es posible vivir con calidad y llegar a viejos lo mas jóvenes posible para gozar del fruto de nuestro trabajo en compañía de familiares y amigos.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Elmer HuertaElmer Huerta

Elmer Huerta

Médico experto en Salud Preventiva

Con más de 30 años de trabajo médico y cuatro especialidades, el Dr. Elmer Huerta es un referente en salud preventiva. Fue el primer latino en ser elegido Presidente de la Sociedad Americana del Cáncer y ha recibido diversos premios internacionales, entre ellos el de "Campeón de la Prevención y la Salud Pública" otorgado por la Casa Blanca de los Estados Unidos. Actualmente conduce un programa en una radio local y ha publicado el libro La Salud ¡Hecho fácil! (best seller en la Feria del Libro 2013). También escribe columnas en revistas, diarios y blogs en varios países.

Comentarios