3 beneficios del ambiente laboral multigeneracional

Descubre cómo aprovechar este factor para tu crecimiento

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 08/07/2019

En nuestro competitivo mundo laboral conviven actualmente hasta cuatro generaciones: Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1965), Generación X (nacidos entre 1965 y 1980), Generación Y - Millenials (nacidos entre 1980 y 2000) y la generación Z (nacidos entre 2000 - actualidad).

La identificación de las características de cada grupo generacional constituye un aspecto fundamental para aquellos profesionales que aspiren a destacar en una empresa y llegar a puestos de jefatura o gerencia. Dentro de los beneficios que puede aportar un profesional que sepa desenvolverse en un ambiente laboral multigeneracional están:

  • Capacidad para liderar equipos de trabajo y lograr la consecución de metas en los proyectos que se tengan. Un profesional que conozca las fortalezas y debilidades de cada grupo generacional será capaz de establecer sinergias de trabajo que potencien a cada uno de los miembros. Así, por ejemplo, se podría aprovechar la experiencia de los colaboradores con mayor edad y el ímpetu de los más jóvenes para lograr combinaciones de trabajo potentes. Si bien esto puede resultar simple, la brecha generacional es uno de los principales problemas que afrontan las organizaciones y se necesita trabajadores que sean capaces de liderar de manera natural la diversidad generacional.

  • El fomento y la preservación de un buen clima laboral. Al conocer las características de cada generación es posible identificar tanto las motivaciones que tienen las personas como los aspectos que no toleran. Con ello, es posible prevenir conflictos producto de los hábitos o modos de pensar. Un profesional que tenga en claro esto y lo aplique en su día a día se constituirá como un facilitador de trabajo y una figura de liderazgo que tenga respeto y consenso al no tener anticuerpos.

  • Posibilidad de contribuir al desarrollo de intraemprendimientos e innovaciones en los procesos. Además del correcto desempeño de las labores cotidianas, las sinergias generacionales pueden permitir la aparición de innovaciones e intraemprendimientos debido a que los procesos se observan desde más de una perspectiva y se da lugar a cuestionamientos y surgimiento de ideas que optimicen lo que se viene haciendo. Pero para lograr esto, se necesita nuevamente de profesionales que sepan trabajar con personas de diferentes edades, sin estereotipos y dispuestos escuchar lo que cada uno puede aportar.

Por otro lado, y desde la perspectiva del colaborador, la capacidad de desenvolvimiento con compañeros de distintas generaciones resulta un muy activo valioso, independientemente del ciclo de vida profesional en el que se pueda encontrar. Esto se debe a que proyectará una imagen proactiva, de fácil adaptabilidad, capaz de asumir retos con diversos stakeholders y públicos, además de ser percibido como una persona que se mantiene actualizada en conocimientos y con un alto desarrollo de habilidades blandas.

Como puede apreciarse, el ambiente laboral multigeneracional permite diversas posibilidades de desarrollo profesional para quienes tengan una predisposición a aprender de los distintos perfiles que hay. Está en uno el aprovechar la ola y posicionarse como un colaborador destacado, tanto por jefes, pares o subordinados, o ser un trabajador que solo espere a que los demás se adapten a su modo de trabajo.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios