¿Cómo asegurar nuestra empleabilidad?

Descubre porqué tener un plan de carrera puede ser un diferencial

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 03/10/2019

El mercado laboral actual es mucho más competitivo que hace diez o quince años y obliga a los profesionales a definir un plan de carrera que les asegure el crecimiento deseado en el rubro donde se desempeñen. Cuanto más temprano se animen a diseñar este plan (recordemos el ciclo de vida del profesional), más ventaja ganarán frente a otros profesionales.

Reglas de juego

Un plan de carrera es la guía que toda persona en etapa profesional debería diseñar. Esta herramienta permite determinar cuáles son nuestras habilidades y talentos. Al mismo tiempo, permite definir qué oportunidades laborales serán verdaderamente retribuidas, gracias a la propuesta de valor, conocimientos y experiencia que se tengan.

Este plan también le permite al profesional trabajar con reglas claras para enfocarse en su crecimiento y tener mayor claridad respecto al tipo de talento humano que busca el sector donde proyecta desarrollarse. Asimismo, podrá definir el tiempo estimado que le tomará alcanzar el perfil que desea, las competencias necesarias para lograrlo y cómo desarrollarlas para ser más atractivo ante los empleadores.

A pesar de la importancia del plan de carrera, son pocos los estudiantes y profesionales que lo han diseñado. Como profesor de una escuela de negocios puedo dar fe de ello, pues incluso hay personas que optan por una maestría sin saber cuál será su siguiente paso. Y esto es un gran error pues los ascensos no ocurren solo por tener un grado de Magíster.

Ante este contexto, mi primera recomendación es que el plan de carrera debe comenzar a definirse al concluir la etapa escolar y ser revisado cada cierto tiempo: al terminar la universidad, antes y después de la primera experiencia laboral, cuando se opta por cambiar de sector, o cuando se decide estudiar un programa de posgrado (sobre todo si es una maestría).

Errores comunes

Algunos profesionales pueden creer que la vocación basta por sí misma para triunfar. Si bien es importante, también hay que determinar si tiene espacio en el sector profesional donde quiere avanzar. De no ser así, el reto inmediato es enlazarla a este rubro. Aquí, el plan de carrera es la herramienta ideal.

Otro error habitual es que muchos profesionales solo se preocupan por cumplir los requisitos del puesto de trabajo al que aspiran. Lo mejor es realizar un cruce entre sus habilidades y experiencias, con base en el perfil que la empresa busca. Este proceso les dará la claridad, la certeza y la tranquilidad de que son los candidatos ideales. De lo contrario, perderán ventaja en el proceso de selección de personal.

Finalmente, resulta pertinente tomar en cuenta si el puesto conlleva a situaciones indeseadas o que pueden ocasionar conflictos personales. Si el profesional desea pasar más tiempo con su familia, ¿por qué aceptar un empleo que lo obligue a trabajar fines de semana y feriados? Otra situación que puede darse es el buscar una trabajo en una empresa con varios niveles de aprobación y burocracia cuando se tiene una personalidad más libre y que necesita autonomía.

Ahora las personas ya consideran todos estos aspectos antes de aceptar una oferta. Estos consejos, sumados a un plan de carrera bien definido, aumentarán las oportunidades de éxito en el mercado.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios