¿Cómo lograr ser reconocidos en nuestro trabajo?

Conoce cuál es la mejor forma de relacionarte con tus jefes y colegas

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 26/03/2019

Como hemos podido observar en anteriores artículos, todo profesional experimenta cuatro etapas durante su vida laboral y tiene diferentes objetivos por cumplir en cada una de ellas. En esta oportunidad, examinaremos la fase de madurez, caracterizada por una mayor responsabilidad en la organización y el reto de tomar decisiones transversales, sin perder la empatía entre los colaboradores.

Buena relación con todos

En esta etapa, el profesional ha ganado cierta experiencia y, finalmente, ocupa una posición de mayor responsabilidad en su organización. Sin embargo, aún tiene un jefe a quien siempre debe reportar sus avances o resultados y, al mismo tiempo, coordina con ejecutivos de su mismo rango que lideran otras áreas. Por último, cuenta con subordinados o equipos de trabajo a su cargo.

Para gestionar esta situación, se recomienda aplicar un modelo de evaluación de 360 grados. Siempre que el profesional es evaluado por sus superiores, demuestra su compromiso con los objetivos de la organización. Ese mismo compromiso debe transmitirse, junto con la capacidad de liderazgo, a trabajadores de cargos menores, a quienes hay que prepararlos para repetir ese proceso cuando asuman cargos superiores.

La relación con los jefes no tendrá mayores inconvenientes mientras exista empatía y “complicidad”. Sin embargo, la relación con los pares puede ser más complicada porque todos apuntan a una misma posición superior. Se requiere ser cordial y respetar el conocimiento y experiencia de cada colega. De lo contrario, pueden generarse conflictos por celos profesionales que, incluso, podrían migrar a un ámbito personal.

Los profesionales en la etapa de madurez deben buscar una sinergia con sus pares en la empresa y apuntar a lograr juntos los mismos objetivos, pensando que todos tendrán la oportunidad de destacar, según sus esfuerzos. Una forma de ganarse su respeto es demostrar proactividad, experiencia y conocimientos durante las reuniones de trabajo en los que participan todos los jefes de área y altos cargos.

Los retos pendientes

Al asumir cargos con mayores responsabilidades, el entorno se vuelve aún más competitivo que antes y el profesional debe apurarse en afianzar su posicionamiento. La capacitación constante es clave para hacerse un espacio en ya no solo la mente del cliente, sino del jefe, y destacar por las competencias y habilidades adquiridas. Recordemos que esta etapa debe prolongarse lo máximo posible, antes del declive.

Cuando se alcanza la etapa de madurez, usualmente el profesional ya tiene una familia y debe esforzarse más para mantener un equilibro entre su vida personal y profesional. Las buenas prácticas y hábitos adquiridos en las etapas previas ayudarán a mantener un estado de armonía, que aportará mucho a la productividad.

Un reto que se debe trabajar en esta fase es potenciar el desarrollo del personal a cargo. Para ganarse el reconocimiento de los colaboradores, el profesional debe destacar por su buen trato y empatía, además de su compromiso por prepararlos para asumir cargos superiores. Algunos consejos claves en este punto son:

  • Demostrar valores como honestidad y ética, por encima de todo.
  • Ser un ejemplo para los demás y no dejar trabajos a medias.
  • Estar dispuesto a escuchar a los colaboradores y proponer soluciones a los problemas que puedan tener.
  • Dar oportunidades al personal para crecer, pensando en cómo hubiera querido que lo traten a uno mismo. Brindarles opciones de capacitación, formación y rotación.
  • Trabajar en la línea de carrera de cada colaborador para impulsar su desarrollo profesional. Si no tienen más opciones de crecer en la organización, hay que aconsejarles los procesos de capacitación, para prepararse adecuadamente.

Es recomendable que los profesionales en etapa de madurez se mantengan capacitados, actualizados y tengan presente que el mundo va evolucionando. Por ejemplo, en la actualidad, se habla mucho de la transformación digital. Si el profesional no nació en una generación que maneja muy bien nuevas tecnologías, debe formarse con rapidez para solucionar este inconveniente.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios