¿Cómo proteger tus ojos de las radiaciones solares?

Recomendaciones para cuidar tu vista este verano

Posteado por: Roly Jara Espinoza , 29/01/2019

El verano es una de las estaciones del año más esperada para algunos de nosotros; solemos disfrutar de las playas, clubs, podemos usar ropa más ligera, etc. Sin embargo, también tenemos conocidos a quienes no les agrada mucho el verano, debido a la intimidad de transpirar, sentirse deshidratados y con una sensación de calor constante.

Mucho más allá de nuestras preferencias estacionales y de las actividades que nos permiten disfrutar, es preciso mencionar que existen elementos objetivos que pueden afectar a nuestra salud en época de verano, pero ello no debería desanimarnos. Sólo debemos poner en práctica algunas recomendaciones para cuidar nuestra salud.

En la actualidad, muchos de nosotros percibimos sensaciones térmicas elevadas en comparación a años anteriores. Incluso, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) ha venido reportando anualmente altos índices de radiación ultravioleta en nuestro país.

Para este verano el SENAMHI pronosticó que en el mes de febrero se registrarán los valores más altos de radiación ultravioleta debido a que el sol se ubicará más cerca del hemisferio sur. Además, las zonas más afectadas serían las que se encuentran cercanas al litoral.

Mucho hemos oído hablar al respecto sobre el cuidado de nuestra piel, utilizar fotoprotectores es una de las recomendaciones más frecuentes por ejemplo. Sin embargo, muchos de nosotros al preocuparnos en la salud de nuestra piel (lo cual es adecuado), tal vez no hemos pensado mucho sobre el cuidado de nuestros ojos en época de verano.

El tejido del cual están formados nuestros ojos es susceptible a dañarse al igual que nuestra piel, es por ello que es importante que al momento de poner en práctica medidas preventivas no nos olvidemos de ellos.

Nuestros niños son más propensos a sufrir los efectos perjudiciales del sol en los ojos, debido a que sus ojos son más permeables que los de los adultos. Los niños menores de dos años no deben exponerse directamente a la luz del sol ni a la intensidad de los rayos UV durante el día. Se recomienda que permanezcamos en la sombra cuando la luz del sol es muy fuerte, pero incluso así, es necesario que tengamos cuidado.

Como regla general, debemos evitar la exposición directa al sol entre las 10:00 am y las 4:00 pm. Un sombrero de ala ancha nos protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Sin embargo, las nubes solo atenúan el 15% de la radiación según el SENAMHI, por ello es importante que no nos confiemos si vemos “días nublados”.

Los resultados pueden ser daños en la córnea y en la retina, que pueden llegar a ser irreversibles. A veces un solo día de exposición al sol puede ser suficiente para dañar la sensibilidad del ojo. Al igual que en la piel, la radiación UV en el ojo puede provocar una quemadura. Pocas horas bajo el sol puede producirnos una irritación conjuntival, que se manifiesta con ojos rojos o llorosos. Sin embargo, los daños no siempre pueden revertirse tan fácilmente, un ejemplo de esto es la queratitis fotoeléctrica, que afecta a las capas más superficiales de la córnea y provoca enrojecimiento y dolor; otro ejemplo puede ser el desarrollo de cataratas.

Es muy importante que usemos gafas de sol homologadas. Para reconocer qué gafas de sol son buenas debemos fijarnos en que lleven la marca CE (Comité Europeo), que certifica que las gafas son apropiadas para proteger nuestros ojos contra las quemaduras del sol y que el producto cumple con las directivas europeas aplicables. Además, deben especificar la categoría del filtro, la 1 es para un resplandor bajo pero la categoría 4 es para un brillo alto y una protección aún mayor. Para que las gafas de sol sean de calidad no tienen por qué ser costosas.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Roly Jara EspinozaRoly Jara Espinoza

Roly Jara Espinoza

Jefe de Salud y Bienestar en Scotiabank

Médico especialista en Medicina Ocupacional y Medio Ambiente, auditor médico con maestría en Salud Ocupacional y Medio Ambiente, maestría de Medicina Ocupacional, diplomado internacional en Gestión de Salud y Seguridad en empresas. Certificado como Conservacionista Auditivo por The Council for Accreditation in Occupational Hearing Conservation (CAOHC). Homologado en España, con experiencias académicas y laborales en Colombia, Brasil y Argentina. Miembro activo de la International Commission on Occupational Health (ICOH).

Comentarios