Crecimiento: la segunda etapa de la vida profesional

Conoce la importancia de invertir en nuestro aprendizaje

Posteado por: Otto Regalado Pezúa , 19/02/2019

En anteriores artículos hemos podido conocer que toda persona atraviesa por cuatro etapas durante su vida laboral: introducción, crecimiento, madurez y declive. Cada una tiene diferentes objetivos que cumplir, mediante la estrategia de marketing más adecuada. En esta oportunidad analizaremos la etapa de crecimiento que se caracteriza por la acumulación de conocimientos y experiencia para aspirar a puestos más altos.

Inversión a largo plazo

Durante la etapa de crecimiento, los esfuerzos del profesional apuntan a obtener puestos de mayor rango en la compañía, que impliquen mayores responsabilidades y conlleven un incremento de sus ingresos. Del mismo modo, también se buscan otros aspectos más emocionales: reconocimiento de los compañeros, felicitaciones por los logros y la construcción de una marca profesional (e incluso personal) más consolidada. Este es un camino complicado, ya que el profesional todavía no cuenta con experiencia suficiente. Por ello, el despegue dependerá mucho de la inversión que realice en su propia formación.

El retorno de esta inversión radicará, precisamente, en el aumento de salario de la persona con el ascenso a un puesto más alto, ya sea en su propia empresa o en otra que lo contrate. Es importante recordar que la mayor competencia en el mercado laboral se da entre profesionales en etapa de crecimiento, por lo que estudiar un postgrado puede marcar una amplia diferencia. Y cuando nos referimos a postgrado hablamos desde cursos cortos de especialización (dos meses de duración), diplomados, hasta inclusive una maestría.

Con respecto a la maestría, es recomendable dar este paso luego de dos a tres años de experiencia reunida. Para elegir la maestría adecuada, es importante que el profesional tenga claras las habilidades que necesita desarrollar para obtener el puesto deseado y pasar a la siguiente fase. En paralelo, esta subetapa de formación debe acompañarse de una buena relación con los colegas y jefes.

Vale recordar que el postgrado también puede llevarse antes de cumplir dos años de trabajo. Aunque puede marcar una diferencia inicial, puede no ser de mucha utilidad para el profesional al no tener experiencias que compartir y analizar en clase. Por otra parte, puede prescindir de ella y esperar un ascenso luego de varios años de crecimiento al interior de la empresa.

Dificultades en el camino

La inexperiencia del profesional debe suplirse con una buena actitud por aprender rápidamente las funciones del puesto que se le asigne y evitar errores, sobre todo en la curva de aprendizaje. En cada proceso debe demostrar su compromiso, valores, ética, motivación y capacidad de comunicación. Si además de todo ello demuestra habilidades blandas tendrá más posibilidades de destacar en su trabajo.

La falta de madurez en el profesional puede conllevar a una sensación constante de inseguridad al momento de tomar decisiones, por miedo a equivocarse. Para superar esta dificultad, es recomendable que establezca puentes de comunicación con sus superiores, de manera inmediata. Así, perderá el miedo a preguntar y lo hará las veces que sea necesario, lo cual reducirá el riesgo de cometer algún error grave.

Para terminar, recordemos que todo cae por su propio peso. Las empresas suelen reconocer el esfuerzo de los profesionales que continúan con su formación profesional y progresivamente asumen nuevas responsabilidades. El objetivo final de todo profesional debe ser su crecimiento académico, profesional y personal. Factores directamente relacionados y que tendrán impacto directo en las dos etapas posteriores.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Otto Regalado PezúaOtto Regalado Pezúa

Otto Regalado Pezúa

Director Comercial de ESAN Graduate School of Business

Doctor en Ciencias de las Organizaciones por la Université de Nice Sophia-Antipolis, Niza. Máster en Marketing Cuantitativo por la Université Pierre Mendes France, Grenoble. MBA de ESAN. Licenciado en Ciencias Administrativas por la Universidad de Lima. Actualmente, se desempeña como Director Comercial de ESAN Graduate School of Business; y es profesor visitante en el Tecnológico de Monterrey, Guadalajara y de la Universidad Internacional de Valencia, España.

Comentarios