Dieta Keto: la nueva tendencia para bajar de peso

Infórmate sobre el proceso e impacto en tu organismo

Posteado por: Sara Abu-Sabbah Mitre , 03/06/2019

Observando la conducta de las personas cuando se enrumban en la búsqueda de la dieta perfecta, pareciera que no tiene nada que ver con la alimentación, con los alimentos y mucho menos con la nutrición. Lo relevante para los buscadores es lo que da resultado ciegamente.

Esta es la ventana más abierta y peligrosa para colar una serie de tendencias y estilos de alimentación basados en intuiciones y sospechas que pueden lograr el resultado deseado pero a costa de la salud.

Hoy quiero presentarles la dieta keto. Esta no es una dieta nueva, de hecho a lo largo del tiempo ha adoptado varios nombres: dieta cetogénica, dieta de Atkins, dieta modificada Atkins, entre otras. En realidad la dieta keto es el resultado de una serie de adaptaciones que nace de la dieta original, la dieta cetogénica muy popular hacia los años 20 y 30 desarrollada para tratar la epilepsia en niños.

En esa época, los observadores notaron que los estados de ayuno mejoraban la recurrencia de los cuadros epilépticos, sin embargo pronto pasó al olvido debido al desarrollo de fármacos anticonvulsivos. Además, mantener periodos largos de ayunos no era sostenible para los pacientes. Pocos años después, otro investigador desarrolla más esta dieta para complementar el tratamiento farmacológico ya que éste no alcanzaba un nivel terapéutico suficiente para controlar la epilepsia.

La dieta keto moderna, inspirada más por el modelo de Atkins tiene como única consideración lograr la pérdida de peso. La pérdida de peso en la dieta Keto se basa en eliminar los almidones y azúcares de la dieta para entrar en un estado de hipoglicemia (bajos niveles de glucosa en sangre) para estimular en el cuerpo los efectos del ayuno.

Los almidones y azúcares de los alimentos tienen la función primaria de aportar energía inmediata para el gasto diario de energía a todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. De hecho el 20% de la energía proveniente de este tipo de nutriente es utilizado por el cerebro.

Al descender los niveles de glucosa en sangre, el cuerpo activa una serie de mecanismos metabólicos para obtener energía de su reserva, es decir de la grasa. Con los días la grasa que se va liberando va formando cuerpos cetónicos que en adelante es la nueva fuente de energía para el cuerpo y cerebro, sin embargo sólo cubre el 50% de las necesidades de este órgano tan importante.

¿Qué se puede comer en la dieta Keto?

Primordialmente todos los alimentos fuentes de grasa libres de almidones o azúcares, todos los alimentos fuentes de proteína animal, algunos vegetales muy pobres en azúcares (brócoli, col, coliflor, espinaca o alcachofa) y muy poca fruta en variedad, cantidad y de bajo índice glicémico (mora, arándano o fresa).

La proporción recomendada por tipo de alimento es 80% a 90% grasa, 5% a 10% proteína y 5% a 10% carbohidratos. La cantidad de alimentos consumida no es relevante, salvo de las frutas y verduras que deben minimizarse, de manera que el desayuno puede estar representado por 3 huevos revueltos en mantequilla, tocino frito, crema batida y palta. El almuerzo puede ser chicharrón de cerdo frito cantidad a gusto y para la cena algo similar al almuerzo o cena. Entre comidas coco, nueces, semillas o cualquier grasa de origen animal. Los cereales, menestras, tubérculos y granos están prohibidos.

¿Qué resulta de esta dieta?

La dieta keto puede lograr una pérdida de peso a corto plazo así como el deterioro de la salud y la productividad a corto plazo. Puede ocasionar mareos, dolor de cabeza, malestar digestivo, mal aliento, problemas para dormir, entre otros. Al interior del organismo, puede alterar al hígado formando un hígado graso que de mantenerse crónico causa cirrosis, con la posibilidad de generar cáncer. También afecta la salud cardiovascular, desarrollando diversos niveles de dislipidemia (grasas elevadas en sangre que forman placas que obstruyen las arterias en cualquier nivel de la circulación sanguínea).

La dieta Keto no es recomendable. La dieta cetogénica en cambio, elaborada por el profesional en nutrición, puede estar bien indicada en ciertas condiciones de salud muy específicas donde la evidencia científica muestra beneficios y no perjuicios.

La dieta que ha demostrado lograr beneficios a la salud y el control de peso es la dieta mediterránea. Esta dieta no es otra cosa que el estilo de alimentación tradicional de la zona del mediterráneo, basada en una mayor ingesta de frutas y verduras además de granos y cereales integrales, legumbres, lácteos, mayor ingesta de pescado, poca ingesta de alcohol (vino) y consumo frecuente de aceite de oliva extra virgen. En pocas palabras, una dieta variada y balanceada que no excluye grupos de alimentos, sino que recomienda variarlos consumiéndolos en cantidades adecuadas.

Mantener un peso saludable es importante y debe lograrse de manera responsable siempre cuidando la salud.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete a Piensa Pro Futuro Newsletter y entérate siempre de las nuevas publicaciones.

Autor

Sara Abu-Sabbah MitreSara Abu-Sabbah Mitre

Sara Abu-Sabbah Mitre

Especialista en Nutrición y Dietética

Formada en la UNIFE, cuenta con una maestría en Ciencias Básicas con mención en Bioquímica. Es docente de posgrado en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Brinda conferencias de carácter científico a nivel nacional. Es autora de artículos publicados en diversas revistas de interés. Como comunicadora, ha sido conductora del programa “Salud en RPP” durante siete años, el cual fue premiado como “Campeón de la Salud” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, conduce el programa radial “Siempre en casa”.

Comentarios